Espeluznante prisión abandonada en Italia va a convertirse en una «atracción turística al estilo de Alcatraz»

Santo Stefano
Redactora Social
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Una ANTIGUA prisión en Italia se convertirá en una gran atracción turística similar a Alcatraz en los Estados Unidos.

La renovación de 70 millones de euros incluirá un museo y recorridos por la prisión, así como albergues y un bar en el lugar.

Ubicada en Santo Stefano, a la pequeña isla solo pueden acceder buceadores o pescadores, sin un muelle principal para turistas, y está rodeada de rocas y naufragios de la Segunda Guerra Mundial.

Anteriormente se usaba para albergar a prisioneros, especialmente durante las décadas de 1930 y 1940, liderados por el gobierno fascista, y su pasado espeluznante vio a los que fueron llevados allí torturados y los pocos que intentaron escapar se ahogaron.

En la década de 1950, se transformó en una prisión más regular con un cine y un campo de fútbol construido, así como una panadería e incluso tiendas para permitir que los presos utilicen un oficio como albañiles y cocineros.

Los prisioneros incluso podían usar su propia moneda para comprar y se les permitía pintar sus habitaciones.

La prisión finalmente cerró en 1965 y fue abandonada.

Hay recorridos limitados a la isla en este momento, pero implican una caminata empinada de 40 minutos y solo pueden realizarse cuando el mar no está agitado.

Sin embargo, es probable que su ubicación remota cause problemas a los turistas que deseen visitarla.

Ventotene Lighthouse

Silvia Costa, la funcionaria italiana que supervisa el proyecto, dijo a CNN Travel: «No hay luz ni agua corriente. El acceso es complicado».

Sus planes incluyen un «museo multimedia al aire libre» con una exposición ambulante de la prisión.

La antigua casa del director de la cárcel y el campo de fútbol se convertirán en alojamiento con planes para 30 habitaciones de albergue.

Otros planes incluyen convertir el edificio pensado para realizar espectáculos ecuestres en un espacio para eventos y espectáculos.

También esperan abrir un bar de cócteles para 2025, construido donde solía estar la panadería, con vistas al monte Vesubio.

Costa dijo: «Queremos que la isla atraiga visitantes durante todo el año, no solo durante los concurridos meses de verano».

«El turismo debe ser sostenible, pero Santo Stefano será más que eso».

«Será un centro para que los académicos mundiales se unan en temas clave como las políticas ecológicas, los derechos humanos, la libertad de expresión, la ciudadanía europea y el diálogo mediterráneo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *