in

Esta compañía está utilizando botellas de plástico recicladas para pavimentar carreteras en Sudáfrica

Photo by Vidar Nordli-Mathisen on Unsplash

Se están reciclando botellas plásticas de leche para hacer carreteras en Sudáfrica. Este nuevo proyecto espera poder ayudar al país a abordar el problema que tiene con la basura y mejorar la calidad de sus carreteras.

Los baches le cuestan a los usuarios de la carretera del país un estimado de 3.4 mil millones de dólares por año en reparaciones de vehículos y lesiones, según la Federación Sudafricana de Carreteras, así como daños en la carga.

En agosto, Shisalanga Construction se convirtió en la primera compañía en Sudáfrica en colocar un tramo de carretera parcialmente plástico, en la provincia de KwaZulu-Natal (KZN) en la costa este.

Hasta el momento se han repavimentado más de 400 metros de la carretera en Cliffdale, en las afueras de Durban, utilizando asfalto hecho con el equivalente de casi 40.000 botellas de plástico recicladas.

Cada tonelada de asfalto utilizado contiene el equivalente de 118 a 128 botellas de leche plásticas de dos litros.

Shisalanga utiliza polietileno de alta densidad (HDPE), un plástico grueso que generalmente se usa para botellas de leche. Una planta de reciclaje local lo convierte en gránulos, que se calientan a 190ºC hasta que se disuelven y se mezclan con aditivos. Reemplazan el 6% del aglutinante de betún del asfalto, por lo que cada tonelada de asfalto contiene aproximadamente 118 a 128 botellas.

Shisalanga asegura que se producen menos emisiones tóxicas que durante los procesos tradicionales y afirma que su compuesto es más duradero y resistente al agua que el asfalto convencional, soporta temperaturas de hasta 70ºC y tan bajas como -22ºC.

El costo es similar a los métodos existentes, pero Shisalanga cree que habrá un ahorro financiero ya que se espera que sus carreteras duren más que el promedio nacional de 20 años.

En Sudáfrica, el 70% se obtiene de los vertederos.

Shisalanga ha solicitado a la Agencia Nacional de Caminos de Sudáfrica (SANRAL) que coloque 200 toneladas de asfalto de plástico en la carretera principal N3 del país entre Durban y Johannesburgo y está esperando la aprobación del proyecto.

Si cumple con los requisitos de la agencia, la tecnología podría implementarse en todo el país. Dado que los estándares de SANRAL son tan altos, Shisalanga espera que pueda cumplir con las regulaciones más estrictas en todo el mundo.

India comenzó a tender caminos de plástico hace 17 años, y el concepto ha sido probado en lugares de Europa, América del Norte y Australia. Pero existen preocupaciones sobre los posibles gases cancerígenos creados durante la producción y la liberación de microplásticos a medida que las carreteras se desgastan.

Shisalanga ha pasado cinco años investigando la tecnología. Su gerente técnico, Wynand Nortje, dice que su método de fundir el plástico en el modificador de betún minimiza el riesgo de microplásticos.

[ENCUESTA] Viajes sustentables: cómo nos comportamos y qué hacemos para cuidar el medio ambiente

Queremos realizar una encuesta entre todos nuestros lectores para conocer en detalle las decisiones que tienen en cuenta al momento de planificar sus viajes y disfrutar de sus estadías en los destinos elegidos.

Para participar, deberán contestar unas preguntas en el siguiente link.

A partir de esto, nos proponemos analizar los resultados con el objetivo de visibilizar los cambios en el comportamiento de los viajeros al momento de organizar sus viajes. Continuar leyendo…

Escrito por Claudia Franco Alcántara

Mexicana en Argentina, lo mejor de los dos mundos. Viajera. Aventurera. Amo recorrer el mundo. Positiva ante todo. Live, Laugh & Love.

Qué piensas?

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

Se enamoró de un hombre australiano mientras vacacionaba en Bali y ahora la busca por las redes

Récord histórico: Registraron la tormenta más eléctrica del mundo y aquí te contamos dónde