Esta familia vendió su casa en Londres para mudarse al país africano más pequeño y salvar sus arrecifes de coral

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

En lugar de continuar viviendo una vida en la ciudad, esta familia británica decidió vender su casa en Londres para irse a vivir a Moyenne, la reserva natural más pequeña del mundo para salvar el sistema de arrecifes de coral de una nación.

Karolina y Barry Seath, junto con sus dos hijas pequeñas, se están preparando para mudarse a una isla en las Seychelles que mide solo 400 por 300 metros.

Han lanzado una organización benéfica y se han asociado con biólogos locales en un intento por revitalizar los arrecifes de coral en el país africano más pequeño, Moyenne, que han sido devastados por el aumento de la temperatura del mar.

Su granja de coral en tierra será solo la segunda de su tipo en el mundo, la otra en la Gran Barrera de Coral de Australia, que se especializará en regenerar el coral para regenerar el arrecife.

Barry, de 47 años, ex consultor de reclutamiento y policía, dijo: “Somos simplemente un esposo, una esposa y dos hijos normales, viviendo el tipo de vida que la mayoría de los demás… pero sentimos la necesidad de hacer un cambio positivo para nosotros, nuestros hijos y el mundo que habíamos dado por sentado. Así que hemos vendido nuestra casa y nuestra compañía con la mayoría de nuestras posesiones mundanas”.

En el transcurso de varias vacaciones en las Seychelles, los Seath fueron testigos del deterioro gradual de los arrecifes mientras nadaban alrededor de la costa de Moyenne.

Moyenne
Coral Reef Conservation

“Cada vez que visitamos, notamos que el coral empeoraba cada vez más”, dijo Barry. “Todos los turistas dicen lo mismo. Les encantan las playas, pero están realmente decepcionados con el coral. Esperan estos exuberantes arrecifes de coral, pero lo que realmente encuentran son muchos escombros de coral ”.

Después de más de 15 años dirigiendo una empresa de reclutamiento en Londres, Barry sintió que era hora de hacer un cambio y mostrar a sus hijas una forma alternativa de vida ecológica.

Luego, Barry se asoció con expertos de la Sociedad de Conservación Marina de Seychelles para desarrollar las instalaciones. Está previsto que la construcción de la granja demore solo tres meses con todo el equipo, incluidos tanques, enfriadores, filtros y tuberías, con un costo de 31,000 dólares.

Una vez completado, será la primera granja de coral terrestre a gran escala en el Océano Índico. Los eco-guerreros esperan usar la instalación para cultivar alrededor de 10,000 corales por año.

Una vez plantados en los arrecifes locales, se espera que su amplia gama de especies de coral mantenga la biodiversidad de los arrecifes y reponga los 250,000 corales individuales que ya se han perdido en los mares y arrecifes del archipiélago de Seychelles.

“No va a cambiar las cosas de la noche a la mañana y tomará mucho trabajo, pero a medida que aumentemos las operaciones, esperamos tener un impacto importante y positivo en los arrecifes de coral en el área”, dijo Barry.

Para producir el coral a escala, el equipo planea aprovechar las últimas técnicas en “microfragmentación”, una técnica de cultivo de coral recientemente descubierta que puede aumentar drásticamente las tasas de crecimiento mucho más allá de lo que ocurre en la naturaleza.

Al igual que las células de la piel crecen sobre un corte, el proceso consiste en cortar un coral individual en trozos pequeños para estimular su tasa de crecimiento. Normalmente, los arrecifes de coral tardan entre 25 y 75 años en alcanzar la madurez sexual. Esto significa que puede llevar hasta 6 años solo plantar 600 corales, pero la microfragmentación los ayuda a crecer 40 veces más rápido que en la naturaleza.

Los corales se pueden cultivar en tanques con temperatura controlada hasta nueve meses antes de volver a plantarlos en los arrecifes locales. Mientras estén en los tanques, los corales también estarán expuestos a temperaturas más cálidas, lo que les permitirá adaptarse a una edad temprana a las temperaturas del mar cada vez mayores que enfrentarán cuando regresen a su hábitat natural.

Los Seaths ya están hablando con investigadores universitarios del Reino Unido sobre el uso de sus tanques para llevar a cabo investigaciones innovadoras sobre nuevas técnicas de cultivo de corales. Y, el proyecto de Seaths podría proporcionar una rara oportunidad para que los científicos desarrollen su investigación de laboratorio a mayor escala, al tiempo que proporciona recorridos educativos a escolares y turistas locales.

Moyenne, su próximo hogar

Moyenne
Coral Reef Conservation

La granja estará ubicada en la isla Moyenne, una pequeña propiedad ubicada cerca de la costa de Mahé, la isla más grande de las Seychelles.

Moyenne fue designado el Parque Nacional más pequeño del mundo en 2012 después de que su único habitante, el expatriado británico y ex editor de periódicos Brendon Grimshaw, falleciera.

La familia espera que los vuelos internacionales vuelvan a la normalidad a medida que los bloqueos de coronavirus se alivien antes de su salida prevista a fines de agosto. Hasta entonces, están ocupados estableciendo una organización benéfica sin fines de lucro llamada Coral Reef Conservation UK, y ya están recolectando donaciones de individuos y corporaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá por ingerir alimentos fuera de su dieta habitual

No hace más de diez días que compartíamos una alegre noticia que llegaba desde los Esteros del Iberá a todo el territorio argentino: en la provincia de Corrientes, tres guacamayos rojos recién nacidos parecían marcar un gran avance para la recuperación de la especie, considerada por más de 100 años como en extinción.

Incluso advertíamos que posiblemente, estos guacamayos fueran los primeros en nacer en estado silvestre, luego de 150 años de extinción. Motivo por el cual el acontecimiento había sido muy celebrado por los trabajadores en el predio y la fundación Rewilding Argentina, creada en el año 2010 para enfrentar y revertir la extinción de especies y la degradación ambiental resultante, recuperando la funcionalidad de los ecosistemas y fomentando el bienestar de las comunidades locales.

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá
Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá

Ahora, tristemente, la misma fundación fue encargada de comunicar la muerte de uno de los tres pichones de guacamayo rojo que habían nacido días atrás en el Iberá. Tras un exhaustivo control y necropsia, detectaron que había sido alimentado con semillas de girasol, una oleaginosa no nativa perjudicial para estas aves.

Las mismas han sido provistas por humanos, marcando la polémica en una práctica que no es la primera vez que se debate: el peligro que podría causar dar de comer a animales con alimentos indebidos o fuera de su dieta habitual.

“Uno de esos pichones a los pocos días aparece muerto y en la necropsia se le encuentran en el buche restos de semillas de girasol, justo en el momento que nos llega la información de que había una mujer, que es operadora de turismo, guía del parque provincial, coordinadora de un Club de Observadores de Aves (COA) de la localidad de Ituzaingó, que estaba cebando a los guacamayos con una bandeja donde ponía diferentes semillas, entre ellas de girasol”

Marisi López, referente de la fundación Rewilding Argentina

Además, López detalló que “se tardan años en lograr que estas aves aprendan a ser libres, aprendan a reconocer los frutos silvestres para poder comer y dejen de comer alimentados por una persona en una bandeja y el hecho de que se las pongan hace que retrocedan en la fase de aprendizaje… El girasol es altamente dañino porque tiene una gran concentración de aceite que hace que los guacamayos se vuelvan adictos y que en largo plazo les ocasione la muerte“.

En efecto, los responsables de la fundación descubrieron que el padre de estos guacamayos recién nacidos iba hasta esas bandejas y después alimentaba a los pichones. En diálogo con la agencia de noticias Télam, desde Rewilding destacaron que se trata de “una noticia tremenda para el proyecto porque pone en riesgo la salud de los guacamayos, de los que ya están libres, de los tres guacamayos rojos recién nacidos, porque volvemos un paso atrás en su libertad y vuelven a ser mascotas“.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO