Esta maestra extrañaba a sus alumnos, así que tejió 23 muñecos para representar a cada uno de ellos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Muchas escuelas aún están cerradas debido a los bloqueos de COVID-19, lo que obliga a los padres a educar a sus hijos en el hogar y deja a muchos niños extrañando a sus amigos y su rutina. Los maestros son otro grupo afectado por los cambios. Algunos han tenido que adaptarse a tomar sus clases en línea, a través de videollamadas, pero esto no logra la misma proximidad que un aula tradicional. De hecho, la maestra de escuela primaria holandesa Miss Ingeborg Meinster-Van der Duin extrañaba tanto a sus [email protected] que creó 23 muñecas tejidas, que representan a cada [email protected] de [email protected]

Meinster-Van der Duin trabaja como maestra de escuela primaria en la escuela Dr. H. Bavinck en Haarlem, Países Bajos. Desde que su escuela cerró temporalmente sus puertas, ella lucha por no poder ver a sus amados estudiantes todos los días.

“Todo estaba funcionando genial hasta que la escuela cerró. Y sinceramente me puso muy triste”, dice ella. “No puedo ver a mis chicos, y los extraño mucho “.

Después de encontrarse con un proyecto similar de muñecas tejidas en Pinterest, Meinster-Van der Duin decidió crear pequeñas versiones textiles de sus 23 estudiantes. Le llevó entre 1 y 2 días para completar cada muñeca pero se tomó el esfuerzo de dejar algún detalle que permitiera representar a cada [email protected]: se le ha dado un atuendo, de acuerdo con su estilo en la vida real, y Meinster-Van der Duin incluso le hizo anteojos, lazos para el cabello y otros accesorios ¡incluso tejió una muñeca que se representa a sí misma!

Meinster-Van der Duin pudo darles a cada uno de sus alumnos su muñeca después de que regresaron recientemente a la escuela (uno por uno) para recoger sus pertenencias que habían dejado atrás antes del cierre.

[email protected] estaban [email protected] de obtener su “mini yo”, y Meinster-Van der Duin ya se ha comprometido a tejer muñecas para su nueva clase el próximo año. Incluso algunos de los otros maestros de la escuela le pidieron a Meinster-Van der Duin que tejiera las muñecas de sus alumnos, pero el artesano ocupado tuvo que declinar diciendo: “No, no hay tiempo para eso”.

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO