Estaba comiendo en una fuente de Roma y lo multaron

fontana_catecumeni_1024x512
Redactora
¡Valora esto!

Un turista estadounidense de 55 años se encontraba comiendo en la Fontana dei Catecumeni, en Roma la pasada madrugada. Al lugar, se hizo presente la policía y le labró una multa por “haber violado la ley que protege el patrimonio”.

Roma
La fuente fue cercada con cinta adhesiva para que los turistas no se sentaran en sus escalones.

En efecto, el turista estadounidense se había sentado a comer en el borde de una fuente histórica protegida por una ley para mantener el “decoro” de la ciudad y fue multado por 450 euros.

Además, según relataron los oficiales a un medio local, el turista se encontraba sentado sobre la misma con un helado en una mano y una cerveza en la otra. Las autoridades le pidieron que se bajara de la fuente pero ante la negativa del mismo, debieron labrarle la multa.

Un periódico italiano informa que el viernes por la noche la fuente fue cercada con cinta adhesiva para que los turistas no se sentaran en sus escalones. Sin embargo, en cuestión de horas, la cinta había desaparecido. Por eso, el estadounidense aseguró que no sabía que estaba prohibido sentarse en el monumento.

Image Roma Tal Fontana Dei Catecumeni Rome 2 Itftnfine0922 D5Bfdb89Add9407C86754A80584Ac90A

La fuente fue construida entre 1588 y 1589 por el arquitecto y escultor Giacomo della Porta y restaurada en 1997. La misma se encuentra protegida bajo una ley sancionada en 1970 para resguardar fuentes históricas, estatuas y otros monumentos, que fue actualizada en 2019 para mantener el “decoro del espacio”, debido al turismo masivo.

La misma ley aborda la prohibición de juntarse en la calle, así como nadar en las fuentes. También regula el volumen de la música en los bares. Los turistas podrían ser vetados de ciertas zonas por 48 horas y los reincidentes podrían tener prohibida la entrada a la ciudad hasta por 60 días.

La ley, apuntaron las autoridades romanas, tiene el objetivo de cuidar la ciudad en todos los aspectos, “sobre todo cuando se trata del patrimonio artístico y cultural de la capital”.

En Roma las autoridades ya no saben cómo contener las cuestiones que acarrea el turismo masivo. Antes de la pandemia, recibía alrededor de 10 millones de turistas anualmente. En mayo de este año, un turista saudí de 37 años fue detenido en el aeropuerto de Milán por conducir un Maserati alquilado por las escalinatas de la Trinità dei Monti. Fue acusado de daño al patrimonio. Sin ir más lejos, en julio, el Pantenón fue vandalizado por una inscripción en aerosol que rezaba «Alien Exist». Al igual que Roma, Venecia es otra de las ciudades italianas más afectadas por el turismo de masas.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.