Estas islas volcánicas recién formadas podrían ser “la cuna de la vida”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

El padre de la ciencia de la evolución, Charles Darwin, planteó la hipótesis de que la vida en la Tierra comenzaba en “pequeños estanques cálidos”, charcos poco profundos de agua donde las biomoléculas necesarias para la vida experimentaban una serie de reacciones químicas que conducían a la vida.

Solo hay un problema con esta teoría, en el marco de tiempo en el que Darwin planteó la hipótesis de que existían estas piscinas, la Tierra misma era una piscina gigante. El planeta entero era un “mundo acuático”, cubierto por océanos profundos, y los continentes aún tenían que asomar la cabeza por encima del agua. Sin suelo, sin piscinas poco profundas.

Un nuevo estudio que se encuentra en la edición en línea del 4 de enero de 2021 de la revista Nature Geoscience propone una solución a este enigma. Los investigadores Juan Carlos Rosas del Centro Ensenada de Investigación Científica y Educación Superior en México y Jun Korenaga, profesor de ciencias terrestres y planetarias en la Universidad de Yale, crearon un modelo teórico para el fondo marino de la Tierra durante el eón Arqueano, que está entre 4,000 millones y 2,500. hace millones de años.

Rosas y Korenaga descubrieron que en ese entonces, el núcleo de la Tierra estaba proporcionando mucho más calor al manto, o corteza, que en la actualidad. Este calentamiento podría haber creado cuencas oceánicas poco profundas en algunas partes del mundo que habrían llevado a la formación de islas volcánicas y mesetas oceánicas que habrían permanecido durante cientos de millones de años.

Según Rosas y Korenaga, lo que estaba provocando el calentamiento del manto fue la desintegración de elementos radiactivos, como el uranio, en la corteza terrestre. Los elementos radiactivos desaparecen con el tiempo, por lo que debe haber habido más en ese momento.

Durante los últimos 150 años, se han formado muchas islas nuevas por el vulcanismo, pero solo tres han sobrevivido durante un período de tiempo significativo, y cada una ha alimentado una abundancia de vida.

Surtsey

Surtsey

En el Océano Atlántico al sur de Islandia se encuentra la nueva isla de Surtsey. Se formó por una erupción volcánica que comenzó a 130 metros debajo del mar y alcanzó la superficie el 14 de noviembre de 1963. La erupción continuó hasta el 5 de junio de 1967, cuando la isla alcanzó su tamaño máximo de 2.7 km cuadrados y su altura máxima de 155 metrod sobre el nivel del mar.

En 1965, Islandia declaró a Surtsey reserva natural y, en la actualidad, solo los científicos pueden poner un pie en la isla para que la sucesión ecológica natural pueda proceder sin interferencia del mundo exterior.

En la primavera de 1965, se vio la primera planta creciendo en Surtsey, aparecieron musgos en 1967 y los líquenes se vieron por primera vez en 1970. Durante los primeros 20 años de vida de Surtsey, se observaron 20 especies diferentes de plantas, de las cuales 10 se establecieron por completo. Una vez que las aves comenzaron a anidar en la isla, sus excrementos mejoraron el suelo y esto permitió que crecieran más especies de plantas. Para 2008, 69 especies de plantas crecían en Surtsey.

Tres años después de que terminaron las erupciones, las aves comenzaron a anidar en Surtsey, incluidas las gaviotas y los frailecillos del Atlántico. Surtsey también está siendo utilizado por aves migratorias, incluidos cisnes, gansos e incluso cuervos. En 1983, las focas se estaban reproduciendo en Surtsey, lo que a su vez atrajo a las orcas que han hecho de las aguas alrededor de la isla su hogar.

En 2008, la UNESCO declaró a Surtsey como Patrimonio de la Humanidad y, en la actualidad, los científicos que visitan la isla deben examinarse cuidadosamente a sí mismos y a sus pertenencias para asegurarse de que no se introduzcan semillas accidentalmente en la isla. En 2009, se colocó una cámara web en Surtsey.

La erosión causada por las olas está haciendo que Surtsey se encoja y, a partir de 2012, su área de superficie se redujo a 1,3 km2. La NASA estima que Surtsey permanecerá sobre el mar solo durante otros 100 años.

Hunga Tonga-Hunga Ha’apai

Hunga Tonga-Hunga Ha'apai
wikipedia

En diciembre de 2014, un volcán submarino entró en erupción dentro de las islas de Tonga ubicadas en el suroeste del Pacífico. La ceniza volcánica combinada con el agua de mar y tuvo lugar una reacción química que permitió que la isla se solidificara rápidamente en un proceso similar a la creación de Surtsey.

Cuando los científicos de la NASA visitaron la isla en octubre de 2018, descubrieron que estaba cubierta de barro de arcilla pegajosa de color claro, cuyos orígenes desconcertaron a los científicos. El investigador Dan Slayback del Goddard Space Flight Center de la NASA en Greenbelt, Maryland, dijo en una publicación de blog: “Realmente no sabíamos qué era y todavía estoy un poco desconcertado de dónde viene”.

La nueva isla ya alberga plantas con flores de color rosa como se ve en la imagen al principio de este artículo, pájaros charranes negros y, extrañamente, lechuzas comunes. Pero, como Surtsey, Hunga Tonga-Hunga Ha’apai se está erosionando rápidamente debido a las fuertes lluvias, y la NASA ha modificado su estimación de la vida útil de la nueva isla de 30 años a alrededor de una década.

Nishinoshima (Ogasawara)

Nishinoshima (Ogasawara)

En 1974, nuevas erupciones volcánicas ampliaron la caldera de un volcán submarino conocido y nació una nueva isla. En noviembre de 2013, comenzó una nueva erupción, y para julio de 2016, Nishinoshima tenía un tamaño de 2,7 km2 con una altura de 142 mt.

Ocurrieron más erupciones, la más reciente en julio de 2020, agrandando Nishinoshima a 4,1 kilómetros cuadrados. Al igual que con las otras islas volcánicas nuevas, las autoridades japonesas están impidiendo la introducción de especies externas en Nishinoshima.

Hoy en día, las plantas goosegrass y verdolaga crecen en Nishinoshima. Las aves que anidan en la isla incluyen piqueros enmascarados, alcatraces y zarzas. Una manada de delfines ha comenzado a llamar hogar a las aguas alrededor de Nishinoshima, junto con las ballenas piloto de aleta corta y las ballenas jorobadas.

En la película de 1993 Jurassic Park, el Dr. Ian Malcolm, interpretado por Jeff Goldblum, dice: “No, simplemente digo que la vida, eh … encuentra un camino”. La vida ha encontrado un camino en tres de las islas volcánicas más nuevas de la Tierra, y puede que también lo haya hecho hace 4.000 millones de años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO