in

Me encantaMe encanta

Estas máquinas expendedoras están regalando cuentos gratuitos a los viajeros de Londres

Érase una vez, en una de las partes más concurridas de una de las ciudades más concurridas del mundo, la gente estaba tan ocupada que nunca tenía tiempo para terminar sus libros, meterse entre la poesía de una ficción y disfrutar de un mundo de fantasía por un momento. Fue así que se instalaron tres máquinas expendedoras, que no ofrecían barras de chocolate o latas de bebidas, sino historias cortas gratuitas para aquellos que quisieran conectarse con otros mundos, al menos por un ratito.

En otras palabras, las primeras máquinas expendedoras de cuentos en el Reino Unido se instalaron en Canary Wharf, en Londres, y emitieron lecturas de uno, tres y cinco minutos por autores desde Virginia Woolf a Charles Dickens con solo tocar un botón.

La investigación encargada por Canary Wharf encontró que alrededor de 53 millones de libros quedan sin terminar en el Reino Unido cada año, debido a la falta de tiempo causada en parte por el desplazamiento excesivo a través de las redes sociales.

Más de un tercio (36%) había abandonado al menos un libro en el último año, y más de una cuarta parte (30%) dijo que habían pasado seis meses desde la última vez que terminaron un libro.

Creadas por la compañía francesa Short Édition, las máquinas expendedoras cuentan con miles de historias impresas en rollos de papel de papiro ecológico sin costo alguno, e incluso cuentan con una historia del crimen especialmente encargada, el Sr. Robinson, del novelista más vendido Anthony Horowitz.

Poco tiempo

Lucie Moore, jefa de arte y eventos para Canary Wharf Group, dijo:

“Todos somos culpables de decir que estamos demasiado ocupados, pero nuestra investigación descubrió que un sorprendente 70% de nosotros preferiríamos perdernos en un buen libro que en el Agujero de conejo de las redes sociales “.

Anthony Horowitz dijo que disfrutó el desafío de escribir su cuento más corto hasta el momento: “Aquí hay un whodunnit, completo con sospechosos y pistas, que se puede iniciar y terminar en solo un minuto.

“¡Espero que sea entretenido para los viajeros del metro que sabrán, al menos, que no tendrán la frustración de tener que bajarse antes del final!”

Atractivo mundial

Las máquinas expendedoras que emiten historias al azar para que nunca sepas lo que vas a encontrar leyendo, ya se están haciendo populares en casi 200 lugares de todo el mundo.

Desde que se instaló la primera máquina en el aeropuerto Charles de Gaulle de París en 2011, han distribuido más de 3 millones de historias cortas, escritas por 8,000 autores, de todo el mundo, desde Filadelfia hasta Hong Kong. Nuevas y clásicas obras de ficción también están disponibles en el sitio web de Short Édition.

El padrino del director, Francis Ford Coppola, se convirtió en un gran fan, invirtió en la compañía e instaló un dispensador en su restaurante de San Francisco, Café Zoetrope.

Escrito por Santiago Cravero Igarza

Director Creativo y de Contenidos en Intriper.com.

Qué piensas?

1 point
Upvote Downvote

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

Alemania inaugura “autopistas eléctricas” que cargan las baterías de camiones híbridos mientras conducen

Saksun, el pintoresco pueblo escondido en las Islas Feroe