Estas pequeñas aves en Japón parecen pequeñas bolas de algodón y serán lo más tierno que verás hoy

Aves
Redactor
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
5/5 - (1 voto)

La naturaleza no deja de sorprendernos: en Hokkaido, la segunda isla más grande de Japón, estas pequeñas aves esponjosas conocidas como Shima enaga revolotean entre los árboles.

Todos los miembros de la especie son pequeños, miden de 13 a 15 centímetros de largo, ¡y la mitad de eso es cola! Pero en Hokkaido, estas aves tienen una característica particular que se suma a su ternura: sus colas tienen distintas «cejas» negras que se extienden por encima de sus ojos.

Sin embargo, cuando hacen la transición a la edad adulta pierden estas cejas, dejándoles con una cara blanca y pura que las hace parecer pequeños muñecos de nieve.

Long Tailed Tit In Japan

Estas aves viven todo el año en Hokkaido, en donde sus rostros blancos como la nieve ciertamente los ayudan a mezclarse durante los largos inviernos de la isla.

Estas aves enérgicas generalmente se mueven en bandadas de 20 a 30 y realizan trucos acrobáticos mientras revolotean. Si bien su pequeño tamaño los hace vulnerables durante los inviernos fríos, sus crías siempre se recuperan debido a la gran cantidad de huevos que ponen.

Por lo general, ponen de 7 a 10 huevos para que, incluso si algunos no sobreviven, eclosionen suficientes pollitos para mantener alta la población.

Aegithalos Caudatus Japonicus

Aunque esta especie se ha extendido desde Europa occidental a través de Rusia hasta Japón, no hay nada como la versión única de Hokkaido. Con sus pequeños cuerpos redondos y esponjosos, no es de extrañar que se hayan transformado en adorables animales de peluche.

¡Muy tiernos!

“Seguinos en Instagram para conocer más historias como esta”

Fotógrafo captura a una adorable foca bebé saludando con su aleta en una playa de Inglaterra

Un fotógrafo oriundo de Malta paseaba por las playas de Norfolk, Inglaterra, cuando se encontró con una escena muy particular, que no podía dejar de capturar.

Y es que Johan Siggeson logró capturar un tierno momento en el que una foca bebé se recostaba en la arena, mientras saludaba con su aleta.

Las imágenes muestran a la pequeña foca bebé relajándose en la playa boca arriba y sosteniendo su aleta contra su cabeza. Realmente pareciera que está posando para la sesión de fotos.

Continuar leyendo…

5/5 - (1 voto)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *