Este es el misterioso templo mormón en Aragón al que ‘solo pueden entrar los elegidos de Dios’

BQEMYCYIJFEZ7F3VVMHLYLTRY4
Redactora
¡Valora esto!

¿Cuáles son los secretos que esconde esta infraestructura ubicada en México?

image templo mexico 2

Ubicada al norte de la Ciudad de México, a unos cuantos minutos del conocido deportivo Los Galeana y a un costado del Zoológico y el Bosque de Aragón, se sitúa una estructura que es resaltada no sólo por su gran tamaño, sino también por su blancura que logra un contraste con sus alrededores. 

Estamos hablando del Templo de la Ciudad de México de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, o más conocida como la iglesia de los mormones. Este espacio es el recinto más importante a nivel nacional para los integrantes de esta religión y con cierta razón, ya que México es el segundo país en América con mayor número de adeptos, con una cantidad total de más de un millón de personas que se identifican como mormones.

 La construcción del gran templo comenzó en el año 1979, y en un principio su finalidad era crear un sitio para la celebración de matrimonios o bautizos, así como también para realizar otro tipo de actividades relacionadas a la educación. Para estas en específico, se designarían un ala de visitantes conocida como el Centro para Visitantes del Templo de la Ciudad de México; el único lugar del templo que en la actualidad puede ser visitado libremente por personas no mormonas —o “investigadores”, de acuerdo con la jerga de este grupo religioso—, así como otros los mormones sin importar su rango al interior de la iglesia. 

image

Dejando de lado su blancura, también destaca su inspiración en las culturas prehispánicas de México, lo cual lo hace distinguir de otros templos mormones, dado que en una de sus fachadas es posible ver grecas y otros diseños de inspiración maya. Sin embargo, si algo llama la atención, es el ángel Moroni que posa en la parte más alta del templo. Realizado a base de bronce, con una altura de 6.25 metros y un peso de una tonelada y media, se trata de uno de los símbolos más importantes para los mormones, es como una marca restringida. Éste supone ser el ángel y profeta que se le apareció al fundador de la iglesia, Joseph Smith, y le presentó las tablillas con la información que comprendería después el Libro de Mormon, uno de los textos sagrados del grupo, además de la Biblia.

image maxresdefault

Aproximadamente, el costo de la construcción fue de unos 85 millones de pesos, lo que deja entrever el impresionante poder adquisitivo de sus miembros, o por lo la cantidad de donaciones y diezmos de los feligreses, una cuestión que no solamente se da en la iglesia mormona y que permea otras instituciones religiosas e incluso sectas y cultos como la cienciología, en el que templos se construyen con las limosnas y los altos mandos se mantienen gracias a tales contribuciones.

En ese sentido y de acuerdo con los datos de Amelia Domínguez Mendoza, el templo logró convertirse en un sitio único y exclusivo para los mormones de la alta jerarquía. Estas personas, así como en otros cultos, suelen ser los miembros que hacen aportaciones monetarias importantes, o bien son aquellos que son identificados como «dignos» de su entrada. Es difícil visitarlo de otra manera, a menos que se trate de algún matrimonio. Este elitismo, así como designación de quien es o no digno de entrada, ha provocado que en torno al templo y su secrecía surjan todo tipo de cuestionamientos, sobre qué se alberga en las zonas exclusivas que debe permanecer secreto incluso para los miembros de la iglesia.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.