Este fotógrafo recorrió Chernobyl de manera ilegal y capturó imágenes inéditas del lugar

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Darmon Richter es un escritor y fotógrafo independiente, autodiagnosticado como un experimentado “explorador urbano” y turista oscuro confeso. Ahora está entrando en su tercer año de viajes de larga duración. Su interés por destinos inusuales y fuera de lo común lo ha llevado desde Mongolia Interior hasta el interior de Australia, y desde los tejados de Hong Kong hasta la no reconocida república socialista soviética de Transnistria. 

Al mismo tiempo, cocinó una especial fascinación por el lado oscuro del turismo, habiéndose inspirado en sus visitas a sitios controvertidos como Auschwitz, Chernobyl y Corea del Norte.

Precisamente uno de ellos, Chernobyl, ha provocado un especial interés: hizo su primer viaje a este lugar en 2013 como parte de una gira autorizada, y ha estado dirigiendo y diseñando recorridos por la Zona de Exclusión desde 2016. En total, confiesa que ha visitado Chernobyl unas 20 veces en viajes de varios días, incluida una vez ilegalmente con un “acosador” como guía, que es como se conoce a quienes visitan la zona ilegalmente.

En diálogo con el medio Matador Network, Darmon expresa: “Después de esa primera visita, no sé si necesariamente hubiera querido volver a Chernobyl de nuevo… La experiencia de la gira que tuve no fue alucinante. Fue bastante sensacional. Tuvimos un grupo grande de 30 personas que fueron llevadas a las habitaciones y edificios abandonados con varias muñecas, máscaras de gas y todos estos accesorios que se sentían de alguna manera poco auténticos“.

Sin embargo, volvió. Y no solo una vez más, sino que se ha encontrado pisando suelo de la central nuclear Vladímir Ilich Lenin, ubicada en el norte de Ucrania, en muchas ocasiones. Así, a lo largo de los años y las numerosas visitas, reunió suficiente conocimiento experto para escribir Chernobyl: A Stalkers ‘Guide , una guía fotográfica y un diario de viaje recientemente publicada que lleva a los lectores mucho más allá de los clichés que la mayoría de nosotros tenemos sobre la zona.

En una de esas oportunidades, el recorrido lo hizo de forma ilegal. ¿Cómo es posible? Simple: hacer un recorrido con licencia es una experiencia exclusiva reservada casi en su totalidad a los extranjeros que no lo piensan dos veces antes de gastar entre $ 100 y $ 200 por una visita de un día. En el año 2019, unos 124.000 visitantes realizaron un recorrido oficial por Chernobyl. 

Sin embargo, para los lugareños menos privilegiados financieramente y que crecieron a la sombra de Chernobyl, hay una manera mucho más sencilla de ver este lugar por sí mismos y presenciar su propia historia: saltando la valla.

Un “guía” del lugar acompañó a Darmon en este recorrido, donde registró varias imágenes de todo lo que veía frente a sus ojos: “[La Zona de Exclusión de Ucrania] es un área enorme. Tiene alrededor de 1,000 millas cuadradas y solía haber casi 100 pueblos dentro de él, pero después de mirar mapas mientras diseñaba recorridos, me di cuenta de que el área donde van los autobuses turísticos es pequeña, así que sentí curiosidad“.

“Si alguien tiene derecho a sentir curiosidad y querer conocer este lugar de primera mano, es la gente que vive a su alrededor… Para muchos jóvenes ucranianos es casi como un rito de iniciación. Hay un gran atractivo [para ellos] para interactuar con este lugar y, para muchos, es más fácil colarse que pagar una gira “.

Darmon Richter en diálogo con Matador Network

Durante su única visita ilegal a Chernobyl, Richter penetró en la Zona de Exclusión vadeando el río Uzh, que forma una frontera natural con el resto de Ucrania. Y aunque fue bastante fácil entrar, una vez dentro, no fue un picnic. Durante cuatro días agotadores, Richter y otros acosadores durmieron en pequeñas casas en desuso durante el día y caminaron durante las noches; se escondían constantemente de la gente y controlaban los niveles de radiación; les preocupaba que los atraparan; tenían miedo de caer por los pisos de los edificios abandonados que exploraron y ser atacados por los lobos que viven en la zona hoy.

¿Quieres ver los resultados de su experiencia? A continuación sus fotos rememorando el momento:

recorrió Chernobyl de manera ilegal y capturó imágenes inéditas del lugar
Darmon Richter recorrió Chernobyl de manera ilegal y capturó imágenes inéditas del lugar
imagen Chernobyl Small cabins in the woods in the Chernobyl exclusion zone
imagen Chernobyl Art in Chernobyl
imagen Chernobyl Stained glass and dog in abandoned building in Chernobyl
imagen Chernobyl Sensational props seen in official tours of Chernobyl

Si quieres conocer más curiosidades como esta, ¡síguenos en Instagram!

Una respuesta

  1. Buenas tardes, una pregunta, los stalkers despues de su visita a Chernobyl regresan con radiacion a los hoteles?, o los hoteles y hostales tienen alguna forma de medir la radiacion de los huéspedes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Una respuesta

  1. Buenas tardes, una pregunta, los stalkers despues de su visita a Chernobyl regresan con radiacion a los hoteles?, o los hoteles y hostales tienen alguna forma de medir la radiacion de los huéspedes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO