Este hombre de Malaui logró iluminar todo su pueblo utilizando solamente una bicicleta y el río

Colrerd Nkosi
Redactora Social
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram
¡Valora esto!

«Para inventar se necesita una buena imaginación y un montón de basura», dijo Thomas Edison.

Colrerd Nkosi tenía toda la basura que necesitaba, y la voluntad de llevar electricidad a su pequeña aldea en Malawi, y no solo logró su objetivo, sino que ganó un premio de la Reina de Inglaterra.

Utilizando un motor de máquina desgranadora de maíz reutilizado y un río en movimiento rápido, Nkosi creó una turbina eléctrica que ahora ilumina todas las casas de manera gratuita en la ciudad de Mzimba.

Al igual que Edison, experimentó mucho. Al principio, puso una bicicleta en el río e hizo una lluvia de ideas sobre cómo la corriente movía los pedales y cómo podría convertirse en energía. Luego, usó un viejo compresor de refrigerador que convirtió la energía para 6 hogares. Sus vecinos estaban suplicando poder tener luz, por lo que continuó mejorando.

Según el inventor autodidacta, su última turbina tiene el potencial de producir suficiente energía para proporcionar electricidad a 1.000 hogares y dice que se puede instalar otra turbina aguas abajo para expandir la red.

Colrerd Nkosi

La energía hidroeléctrica tiene el beneficio adicional de disminuir la deforestación al negar la necesidad de que los lugareños corten árboles para obtener carbón vegetal.

En un país donde solo el 11% de la población tiene acceso a la electricidad, tener una fuente de energía confiable y renovable ha cambiado las reglas del juego, especialmente en las escuelas.

“En el pasado, teníamos que estudiar a la luz de las velas y cuando no había dinero para comprar velas, no podíamos estudiar”, dijo a la AFP el estudiante Gift Mfune. «Ahora que tenemos acceso a la electricidad, muchos más de nosotros pasaremos nuestros exámenes».

La fuerza impulsora detrás de la iniciativa de energía DIY de Nkosi (conocida como la planta de energía hidroeléctrica de Kasangazi) es sin fines el lucro. De hecho, el único cargo por su servicio es una tarifa de mantenimiento de 1 € al mes.

Más de 2.000 personas se han beneficiado de su electricidad sostenible y generada localmente, y en 2018, Nkosi ganó un premio Point Of Light de la reina Isabel II de Gran Bretaña por su dedicación a la innovación.

Además de traer luz a sus vecinos literalmente, el sueño de Nkosi es llevarles la iluminación a ellos también a través de la educación.

Nkosi ya imparte lecciones prácticas sobre los conceptos básicos de carpintería e ingeniería a los niños del pueblo, y espera fervientemente ampliar su propio conjunto de habilidades con estudios más avanzados.

«Me gustaría poder encontrar un patrocinador que me ayude a cumplir con mi plan de volver a la escuela para ampliar mis conocimientos y transmitir lo que he aprendido a otros», dijo durante su entrevista a la AFP.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *