Este hombre recibe pizzas que no ordenó desde hace 9 años

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

La idea de que un conductor de reparto deje una pila de pizzas inesperadamente puede sonar como un sueño hecho realidad para muchos.

Pero no para Jean Van Landeghem, que tiembla de miedo cada vez que escucha un scooter frente a su casa en la ciudad belga de Turnhout.

El hombre de 65 años dijo que ha estado plagado de conductores de reparto que aparecen en su puerta con pizza que no ha ordenado a todas horas del día y de la noche durante casi una década.

Al principio, lo confundió con la dirección de entrega, pero los pedidos, que según los informes incluían otras comidas rápidas como kebabs, seguían apareciendo, a veces varias veces al día.

El “terror de la pizza” de Van Landeghem llegó a un punto crítico en enero del año pasado cuando 10 conductores de reparto aparecieron el mismo día, incluido uno con 14 pizzas.

Le dijo a Het Laatste Nieuws: “Ya no puedo dormir. Empiezo a temblar cada vez que escucho un scooter en la calle.

“Temo que alguien venga a dejar pizzas calientes otra vez”.

El Sr. Van Landeghem dijo que no ha tenido que pagar las pizzas porque siempre ha rechazado los pedidos, pero la situación es frustrante tanto para él como para los restaurantes.

Una broma muy pesada

Pizza!

Un amigo suyo, que vive a unos 30 kilómetros de distancia en Herenthout, ha experimentado una situación similar durante el mismo período de tiempo.

Los incidentes han sido reportados a la policía que, junto con las dos víctimas, cree que debe ser alguien que ambos conozcan.

Van Landeghem dijo que “no será su mejor día” cuando finalmente encuentre al culpable. Pero por ahora, sigue siendo un misterio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

La exitosa reintroducción del lobo en el Parque Nacional de Yellowstone que ayudó a estabilizar el ecosistema

Todo un ejemplo de conservación: El Parque Nacional de Yellowstone es considerado el parque más antiguo del mundo, creado en 1872. Sin embargo, en sus inicios, la fauna del parque no recibió la misma protección que hoy en día: los lobos y los pumas fueron eliminados deliberadamente en 1926.

Al cabo de unos años, la población de ciervos aumentó tanto que los administradores del parque reconocieron que los herbívoros estaban alterando la vegetación, por lo que se realizaron matanzas selectivas para controlar la población de dichos animales.

Estas finalizaron a finales de los años 60 y la población de ciervos volvió a aumentar, por lo que finalmente se optó por reintroducir el lobo: 14 lobos de la provincia de Alberta, Canadá, fueron liberados en 1995 y otros 17 lobos canadienses en 1996.

“La reintroducción del lobo (Canis lupus) en el Parque Nacional de Yellowstone es el experimento ecológico más celebrado de la historia“, así comienza un estudio publicado en Journal of Mammalogy por Mark Boyce, de la Universidad de Alberta.

lobos

Ahora, un estudio que abarcó más de 20 años descubrió que la exitosa reintroducción de lobos en el Parque Nacional de Yellowstone ayudó a estabilizar el ecosistema.

Esta especie, junto con otros depredadores como los osos grizzly, los osos negros y los leones de montaña, prosperaron en el parque antes de 1900, pero la campaña coordinada del gobierno federal llevó al exterminio de casi todos los que vivían en el área.

Chris Wilmers, ecólogo de vida silvestre de la Universidad de California, y Doug Smith, biólogo de vida silvestre de Yellowstone, analizaron a los lobos y las muertes de alces en Yellowstone, que se encuentra principalmente en Wyoming.

Los científicos rastrearon manadas de lobos durante un mes al principio y al final de cada invierno y localizaron a todos los alces que los lobos mataron, señalando la edad, el sexo y la condición física del animal antes de la muerte. El equipo también realizó un seguimiento de la cantidad de vida vegetal disponible para los alces cada año, dependiendo del clima.

Wolf
Pixabay

Sus hallazgos, publicados en el Journal of Animal Ecology, afirmaron que durante años los lobos de nieve mataron principalmente a alces de vaca más ancianos, ya que son más fáciles de cazar. Sin embargo, en los años más secos, los lobos cambiaron a cazar toros, lo que a su vez les dio a las vacas la oportunidad de reproducirse y permitió que la población permaneciera a flote.

Durante los últimos 12 años, los números de alces en el rebaño más grande del parque se han nivelado entre aproximadamente 6,000 y 8,000, informa National Geographic.

Los lobos, que ahora tienen una población entre 300 y 350, también podrían ayudar a los rebaños de alces a resistir un clima más volátil porque los rebaños de alces que mantienen números consistentes pueden resistir mejor las sequías más frecuentes.

La exitosa reintroducción del lobo en el Parque Nacional de Yellowstone que ayudó a estabilizar el ecosistema
 Jim Peaco, National Park Service

En el invierno de 2010 a 2011, por ejemplo, el alce tuvo que lidiar con nieve anormalmente profunda y temperaturas frías, y lograron sobrevivir en comparación con las muertes masivas observadas durante inviernos similares en los años ochenta y noventa.

Sin dudas, este nuevo estudio será relevante para futuras iniciativas, como una próxima votación que verá a los residentes de Colorado decidir si reintroducen lobos en su estado, hogar de aproximadamente 287,000 alces, el mayor número en los Estados Unidos.

“Seguinos en Instagram para conocer más historias como esta”

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Play Video
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO