Este perro San Bernardo quiere hacerse amigo con un puerco espín y se arrepiente al instante

2 min


Si hay algo que caracteriza a los perros, y más a esta raza, es ser amistosos. Con otros perros, humanos, y bueno… con cualquier ser vivo, por qué no? Y si bien es genial que no discriminen cuando se trata de especies, a veces tanto afecto no les favorece.

Caso en cuestión: un San Bernardo llamado Ruckus se metió en un pequeño problemilla cuando intentó hacerse amigo de un puerco espín.

Después querer acercarse a esta ¨extraña criatura¨ (pensó él…?), el pobre cachorro se quedó con la boca llena de púas y tuvo que ser llevado a un refugio de animales en Nueva York por sus dueños.

El equipo veterinario de la granja Lollypop se encargó de retirar cuidadosamente cada pluma de su cara con forma de anzuelo. Ouch!

Un portavoz de Lollypop Farm dijo: “Ruckus llegó a Lollypop Farm con una cara llena de púas de puercoespín, y no fue su primera vez.

“Fue entregado a Lollypop Farm para que pudiera recibir tratamiento para las púas que estaban atrapadas en sus papadas, cara y dentro de su boca”.

Al parecer, Ruckus tiene un historial de perseguir puercoespines, pero a juzgar por su reciente percance, no ha aprendido de sus errores. (soy muy Ruckus en el amor)

Los puercoespines pueden tener más de 30,000 puas a su disposición, y los liberarán en la cara de lo que perciben como un posible atacante, incluso si un perro es curioso y no actúa agresivamente. Las púas se separan fácilmente del puercoespín, pero son bastante difíciles de quitar una vez que se han incrustado en otro animal como un perro.

Contrariamente a la creencia popular, los puercoespines no pueden realmente” disparar “sus púas, pero un simple golpe de su cola a un perro que se ha acercado demasiado es suficiente para liberarlos.

Las puntas de las púas de puercoespín que perforan la piel en realidad tienen la forma de un pequeño anzuelo y pueden ser muy difíciles de quitar.

“Por suerte para Ruckus, nuestro equipo pudo quitar todas las plumas de forma segura, y este gran cachorro se sintió mejor en poco tiempo”.

Gracias a Dios, Ruckus está bien. Esperemos que la próxima vez que se enfrente a un puercoespín recuerde este incidente y le dé un viraje a la criatura con pinchos. Aunque tememos pensar quién será su próximo objetivo … espero que nunca se encuentre con ninguna mofeta.


¿Te gusta? Compártelo con tus amig@s!

Santiago Cravero Igarza
Director Creativo y de Contenidos en Intriper.com.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comentarios

Selecciona el tipo de publicación
Historia
Cuéntanos tus experiencias con fotos, videos y links!
Lista
Los clásicos listados de Internet
Video
Youtube, Vimeo o Vines