Estos son los destinos imperdibles que debes visitar en el Eje Cafetero colombiano

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

El Eje Cafetero es uno de los sitios turísticos que más atrae a viajeros en Colombia. Desde las tradicionales fincas cafeteras hasta los enormes parques naturales, las posibilidades que este destino brinda son muchísimas.

El Eje Cafetero se compone de tres departamentos: Caldas, Risaralda y el Quindío. Cada uno con atractivos que los hacen únicos y que en su conjunto componen el Paisaje Cultural Cafetero, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Si es tu primera vez en Colombia y quieres vivir toda la experiencia cafetera, estos son los destinos que no te puedes perder:

Parque del Café

Es un lugar es casi obligado para cualquier viajero, turista o nacional. Está ubicado en el departamento del Quindío, en la ciudad de Armenia; y es un parque de diversiones que gira en torno al café y a su tradición.

Allí vas a disfrutar de atracciones mecánicas, espectáculos y un paisaje encantador. Llegar es muy sencillo, basta con tomar un bus desde la Terminal de Armenia y listo.

Colombia

Salento y el Valle del Cocora

Visitar Salento es uno de los planes más comunes entre los viajeros que llegan al país. Y es que su belleza y popularidad han traspasado las fronteras del continente atrayendo a viajeros de todas partes del mundo.

Salento es uno de los Pueblos Patrimonio de Colombia, está ubicado en la ciudad de Armenia y es la puerta de entrada para llegar al famosísimo Valle del Cocora, hogar de la palma de cera, el árbol nacional del país.

Colombia

Hacer senderismo en el Valle del Cocora es una oportunidad perfecta para reflexionar y entrar en contacto con la naturaleza. El recorrido normal dura entre 2 y 3 horas, pero si eres más aventurero, atrévete a hacer el recorrido largo que dura entre 5 y 6.

Para llegar a Salento basta tomar un bus desde cualquiera de las terminales de Armenia, Pereira o Manizales.

Colombia

Fincas cafeteras

Visitar el Eje Cafetero y no ir a una Finca Cafetera es como no haber hecho nada. Y es que en las fincas es donde ocurre toda la magia, y tú puedes ser testigo de ello.

Allí verás todo el proceso de producción de uno de los mejores cafés del mundo. Aprenderás a identificar un buen grano de café y todo lo que debe pasar para que este llegue hasta ti. Algunas fincas ofrecen la opción de hospedaje, otras no. Sólo debes informarte bien y listo.

Las fincas están en todas partes, en cada pueblo vas a encontrar más de una. Dependiendo de tu viaje y de lo quieras hacer, puedes elegir cuál de todas visitar.

Colombia

Termales de Santa Rosa de Cabal

Aunque el municipio de Santa Rosa de Cabal, ubicado en el departamento de Risaralda no es el más popular de todos, los termales que se encuentran ubicados a unos minutos de allí sí lo son.

Allí vas a disfrutar de un descanso total y un paisaje simplemente bellísimo, adornado con una cascada natural y un pequeño río que atraviesa todo el lugar. Y si te animás a hacer la “expedición termal” que ofrecen, descubrirás la historia de los termales y verás con tus propios ojos cómo nacen sus aguas.

Para llegar primero debes tomar un bus desde la terminal de Pereira rumbo a Santa Rosa de Cabal. Una vez allí debes ir al parque principal y tomar otro bus que te lleva a la entrada de los termales. Estos buses pasan cada 2 horas desde la 6:00 a.m.

Colombia

El Eje Cafetero ofrece otras opciones como el Parque Panaca, El parque Natural Los Nevados, y el Mariposario del Quindío. Además de otros pueblos como Filandia, Montenegro y Quimbaya.

Lo único que necesitas es planear bien qué lugares quieres visitar, tener mucho tiempo disponible para poder disfrutarlos todos al máximo y querer tomar mucho café. ¿Te atreves a visitarlos?

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá por ingerir alimentos fuera de su dieta habitual

No hace más de diez días que compartíamos una alegre noticia que llegaba desde los Esteros del Iberá a todo el territorio argentino: en la provincia de Corrientes, tres guacamayos rojos recién nacidos parecían marcar un gran avance para la recuperación de la especie, considerada por más de 100 años como en extinción.

Incluso advertíamos que posiblemente, estos guacamayos fueran los primeros en nacer en estado silvestre, luego de 150 años de extinción. Motivo por el cual el acontecimiento había sido muy celebrado por los trabajadores en el predio y la fundación Rewilding Argentina, creada en el año 2010 para enfrentar y revertir la extinción de especies y la degradación ambiental resultante, recuperando la funcionalidad de los ecosistemas y fomentando el bienestar de las comunidades locales.

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá
Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá

Ahora, tristemente, la misma fundación fue encargada de comunicar la muerte de uno de los tres pichones de guacamayo rojo que habían nacido días atrás en el Iberá. Tras un exhaustivo control y necropsia, detectaron que había sido alimentado con semillas de girasol, una oleaginosa no nativa perjudicial para estas aves.

Las mismas han sido provistas por humanos, marcando la polémica en una práctica que no es la primera vez que se debate: el peligro que podría causar dar de comer a animales con alimentos indebidos o fuera de su dieta habitual.

“Uno de esos pichones a los pocos días aparece muerto y en la necropsia se le encuentran en el buche restos de semillas de girasol, justo en el momento que nos llega la información de que había una mujer, que es operadora de turismo, guía del parque provincial, coordinadora de un Club de Observadores de Aves (COA) de la localidad de Ituzaingó, que estaba cebando a los guacamayos con una bandeja donde ponía diferentes semillas, entre ellas de girasol”

Marisi López, referente de la fundación Rewilding Argentina

Además, López detalló que “se tardan años en lograr que estas aves aprendan a ser libres, aprendan a reconocer los frutos silvestres para poder comer y dejen de comer alimentados por una persona en una bandeja y el hecho de que se las pongan hace que retrocedan en la fase de aprendizaje… El girasol es altamente dañino porque tiene una gran concentración de aceite que hace que los guacamayos se vuelvan adictos y que en largo plazo les ocasione la muerte“.

En efecto, los responsables de la fundación descubrieron que el padre de estos guacamayos recién nacidos iba hasta esas bandejas y después alimentaba a los pichones. En diálogo con la agencia de noticias Télam, desde Rewilding destacaron que se trata de “una noticia tremenda para el proyecto porque pone en riesgo la salud de los guacamayos, de los que ya están libres, de los tres guacamayos rojos recién nacidos, porque volvemos un paso atrás en su libertad y vuelven a ser mascotas“.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO