Estuvieron 70 años casados y murieron agarrados de la mano

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

En la era de las relaciones modernas y los romances de Tinder, es muy difícil encontrar una historia de amor de esas que vemos en las películas o series de Netflix.

Pero de vez en cuando, aparece (o nos enteramos) de algo como esto que logra cambiar tu visión sobre las relaciones y hacerte creer en el amor verdadero.

Así es la historia de Norma June Platell, de 90 años y Francis Ernest Platell, de 92. La pareja estuvo casada durante 70 años y falleció recientemente. No días, ni horas, sino con minutos de diferencia.

Mientras Norma sufría de Alzheimer avanzado, su esposo Francis fue hospitalizado con junto a ella luego que se rompiera la cadera y tuviera una infección grave.

imagen Captura de pantalla 2019 01 29 a las 17.28.16

Su historia tal vez te recuerde el famoso libro de Nicholas Sparks, The Notebook. También se ha convertido en una película del mismo nombre protagonizada por Rachel McAdams y Ryan Gosling.

Mientras Norma era una niña educada en el convento de una buena familia, Francis era un niño muy pobre de Australia. A Norma le encantaba escribir cartas y Francis la amaba mas que cualquier otra cosa. Suena a novela, ¿verdad?

Su hija, en un elogio alentador, le dijo al Daily Mail que “la noche del 6 de enero a las 11.45, la enfermera los atendió, donde no solo compartieron una habitación sino que hicieron que sus camas estuvieran juntas para poder agarrarse las manos , fue un gran gesto “.

imagen pleqt 2

“Mamá respiraba inusualmente. Papá estaba inquieto. Así que la enfermera regresó diez minutos después para ver cómo estaban. En esos breves minutos, ambos habían fallecido. En paz. Juntos. Como hubieran querido”.

Según Amanda, la pareja tuvo un final perfecto, tal como lo habían imaginado: “También creo que Dios les prestó una mano para darles el paso más perfecto de este mundo al siguiente”.

En sus últimos momentos juntos, la pareja comenzó a imitar el comportamiento de cada uno. Ella dijo:

“Papá estaba atado a la cama, dolorido y confundido. Mamá solo lo miró. Si él se negaba a comer, ella se negaba a comer. Si él rechazaba el agua, ella también lo hacía. Ella estaba imitando su comportamiento. Algunos lo llaman ‘ hermanamiento ‘, cuando dos mentes están perfectamente en sintonía entre sí “.

Ella también escribió que “Y así, después del shock, en realidad no fue una sorpresa que su último acto de amor fuera a morir juntos. De la mano. En esta vida y en la siguiente”.

Y, en verdad, el amor de la pareja fue celebrado no solo por su familia, sino también por sus amigos y familiares. Cerca de 250 personas vinieron para decir un último adiós a la pareja, cuya historia es algo que debe ser apreciado para siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO