Fotógrafo captura un raro fenómeno en las cataratas de Yosemite

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

En 2017, el fotógrafo de paisajes Greg Harlow, de Utah, capturó un fenómeno raro y hermoso en el Parque Nacional Yosemite. Pudo retratar las cataratas de Yosemite “proyectando” un arco iris: un fenómeno que solo ocurre en ciertas épocas del año y bajo ciertas circunstancias.

Harlow realizó los videos y fotografías del evento desde su punto de vista utilizando una lente de 200 mm.

Finalmente, aquí hay una foto fija de fotograma completo de la misma sesión:

Increíblemente hay otro fenómeno natural (y raro) de Yosemite, y son las “cascada de fuego“, o los raros “arcos de luna” que los fotógrafos han sabido perseguir alrededor de Yosemite.

Durante algunos días de febrero, el sol proyecta un fino rayo de luz sobre una catarata de agua creando un espectacular efecto luminoso como si fuese lava ardiente.

El caudal de la cascada ‘Horsetail Fall’ en Yosemite se inunda de colores volcánicos, creando una ilusión óptica única que atrae a decenas de fotógrafos de todo el mundo

El color rojizo del agua y el vapor que produce este fenómeno óptico llevó a popularizar el nombre de Firefall, es decir, “caída o salto de fuego”.

fotógrafos esperando el fenómeno

El salto Yosemite (Inglés: Yosemite Falls) es una cascada de 739 metros (o 2.425 pies) en el Parque nacional de Yosemité (‘Yosemite National Park). Ese salto es indiscutiblemente uno de sus atractivos más impresionantes y es una de las más altas de Norteamérica. Su agua cae en tres secciones diferenciadas, cuando llega al fondo.

El Parque Nacional de Yosemite se ubica a aproximadamente 320 km al este de San Francisco, en California, Estados Unidos. Cubre un área de 3081 km² y se extiende a través de las laderas orientales de la cadena montañosa de Sierra Nevada. Es visitado por más de cuatro millones de personas cada año, y la gran mayoría solo recorre la parte del valle de Yosemite. Fue nombrado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco en 1984 y es reconocido internacionalmente por sus acantilados de granito, saltos de agua, ríos cristalinos, bosques de secuoyas gigantes y la gran diversidad biológica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO