Fotógrafo capturó olas congeladas de un lago en US que parecen dunas de vidrio

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

El fotógrafo de paisajes Eric Gross ha visto muchos paisajes increíbles en América del Norte, pero nada lo preparó para lo que encontró durante su primera visita a un lago en su propio país. Escondido entre las Montañas Rocosas cubiertas de nieve, este viaje le reveló algo inesperado.

Mientras caminaba a lo largo de la costa, observó algo que nunca había visto antes: conjunto de las olas heladas que reflejaban el paisaje en su curiosa superficie. Esto instantáneamente lo llevó a retratar este curioso fenómeno

“Sin planear encontrarme con esto y sin los equipos necesarios, la única forma que encontré para disparar a nivel del suelo era acostarme en el hielo ondulado”, dice Gross a My Modern Met,

“Utilicé lo que tenía disponible (guantes, gorro) para sostener la cámara y poder realizar disparos con diferentes planos focales que permiten el apilamiento de enfoque para crear una imagen con un enfoque nítido desde seis pulgadas de distancia hasta el infinito. ”.

Fue una escena que provocó tanta energía creativa que Gross regresó al lago una y otra vez, siempre buscando nuevas formas de inmortalizar las olas heladas. Mientras la nieve continuaba derritiéndose, Gross pudo capturar una última imagen para recordar su descubrimiento. Las olas son tranquilas y suaves, como un trozo de vidrio. Congelados en el tiempo, obtienen una calidad escultórica que nos permite apreciar realmente las formas naturales del agua.

Para Gross, que pasa hasta 18 meses seguidos en la carretera, este descubrimiento es aún más especial gracias a la ubicación, un lugar cercano a su casa que poco solía visitar. Es un recordatorio de que, a menudo, los mejores tesoros están cerca; todo lo que necesitamos hacer es reducir la velocidad y buscar para encontrarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá por ingerir alimentos fuera de su dieta habitual

No hace más de diez días que compartíamos una alegre noticia que llegaba desde los Esteros del Iberá a todo el territorio argentino: en la provincia de Corrientes, tres guacamayos rojos recién nacidos parecían marcar un gran avance para la recuperación de la especie, considerada por más de 100 años como en extinción.

Incluso advertíamos que posiblemente, estos guacamayos fueran los primeros en nacer en estado silvestre, luego de 150 años de extinción. Motivo por el cual el acontecimiento había sido muy celebrado por los trabajadores en el predio y la fundación Rewilding Argentina, creada en el año 2010 para enfrentar y revertir la extinción de especies y la degradación ambiental resultante, recuperando la funcionalidad de los ecosistemas y fomentando el bienestar de las comunidades locales.

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá
Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá

Ahora, tristemente, la misma fundación fue encargada de comunicar la muerte de uno de los tres pichones de guacamayo rojo que habían nacido días atrás en el Iberá. Tras un exhaustivo control y necropsia, detectaron que había sido alimentado con semillas de girasol, una oleaginosa no nativa perjudicial para estas aves.

Las mismas han sido provistas por humanos, marcando la polémica en una práctica que no es la primera vez que se debate: el peligro que podría causar dar de comer a animales con alimentos indebidos o fuera de su dieta habitual.

“Uno de esos pichones a los pocos días aparece muerto y en la necropsia se le encuentran en el buche restos de semillas de girasol, justo en el momento que nos llega la información de que había una mujer, que es operadora de turismo, guía del parque provincial, coordinadora de un Club de Observadores de Aves (COA) de la localidad de Ituzaingó, que estaba cebando a los guacamayos con una bandeja donde ponía diferentes semillas, entre ellas de girasol”

Marisi López, referente de la fundación Rewilding Argentina

Además, López detalló que “se tardan años en lograr que estas aves aprendan a ser libres, aprendan a reconocer los frutos silvestres para poder comer y dejen de comer alimentados por una persona en una bandeja y el hecho de que se las pongan hace que retrocedan en la fase de aprendizaje… El girasol es altamente dañino porque tiene una gran concentración de aceite que hace que los guacamayos se vuelvan adictos y que en largo plazo les ocasione la muerte“.

En efecto, los responsables de la fundación descubrieron que el padre de estos guacamayos recién nacidos iba hasta esas bandejas y después alimentaba a los pichones. En diálogo con la agencia de noticias Télam, desde Rewilding destacaron que se trata de “una noticia tremenda para el proyecto porque pone en riesgo la salud de los guacamayos, de los que ya están libres, de los tres guacamayos rojos recién nacidos, porque volvemos un paso atrás en su libertad y vuelven a ser mascotas“.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO