Giethoorn: El único pueblo del mundo que no tiene carretera

0d68b52d-1aa8-45f2-a91c-0091d5a68874_woman-libre-1200_default_0
Redactora
¡Valora esto!

En el pintoresco paisaje de los Países Bajos, entre la serenidad de la campiña detenida en el tiempo, se encuentra Giethoorn, un pueblo que desafía las normas urbanas convencionales. Aquí, el rumor de motores y el estruendo de cláxones se disuelven en el suave murmullo de las aguas, donde los botes eléctricos navegan con parsimonia por los canales, creando una sinfonía natural que acompaña cada paso.

Giethoorn es un enclave sin carreteras, donde estrechos caminos peatonales y ciclovías serpentean entre encantadoras viviendas, cafés y restaurantes. Sin embargo, para adentrarse en la mayoría de estos rincones, uno debe entregarse a la magia de los canales. Embarcaciones de diversos tamaños y colores danzan en el paisaje, mientras la ausencia de automóviles y humo confirma que aquí, la vida se desplaza con la calma de las aguas circundantes.

image image 35

La historia de Giethoorn se remonta al siglo XIII, cuando los primeros pobladores, según cuentan, huyeron del norte de Italia y se toparon con cuernos y calaveras de cabras entre el barro. Se dice que los huesos de las cabras, víctimas de las inundaciones de 1170 conocidas como All Saints Flood, inspiraron el nombre del pueblo: Giethoorn, antes ‘goat horn’ (cuerno de cabra).

La meticulosa atención al detalle en Giethoorn se refleja en cada rincón. Los jardines son como alfombras perfectamente cortadas, los tejados cambian de color según el clima y las barcas reposan en lugar de automóviles. Incluso los buzones cuelgan cerca del agua, convirtiendo la entrega de correspondencia en una tarea desde la comodidad de una barca.

image image 36

Explorar Giethoorn requiere una travesía en barca, una experiencia que se convierte en el corazón del encanto neerlandés. Alquilar una «whisper boat» o barca susurro es adentrarse en una travesía eléctrica y apacible, donde el visitante se convierte en timonel, guiando la barca con movimientos precisos que revelan la danza silenciosa entre el agua y la vida en Giethoorn.

Enclavado en la campiña neerlandesa, Giethoorn no es solo un pueblo; es un cuento de hadas moderno donde los canales son las venas que alimentan la vida. Lejos del bullicio de las ciudades, este rincón holandés invita a sumergirse en la simplicidad y la armonía con la naturaleza. En Giethoorn, el tiempo se desvanece, dejando un espacio donde el suave susurro de los canales se convierte en la banda sonora de la belleza simple que la vida puede ofrecer.

image image 37
¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *