in

Hay una gran demanda por la piel de coyote debido a las parkas

Las parkas con adornos de piel en la capucha se han convertido en una prenda que todos quieren tener durante el invierno. Pero, lamentablemente, muchos las compran sin saber que muchos zorros mueren para poder tener esa piel en sus chamarras.

Por un buen coyote occidental, apreciado por su piel sedosa y de color claro, pueden obtener más de 100 dólares. El precio máximo en una subasta reciente en Colorado alcanzó los 170 dólares, un 40% más que hace cuatro años.

El final del otoño y el comienzo del invierno son los mejores momentos de captura, cuando los abrigos de coyote están en su máxima expresión, pero muchas de las ventas se producen a fines del invierno. La piel se vende en grandes casas de subastas en Canadá, en compradores individuales en América del Norte y en subastas locales cerca de donde vagan los animales.

Los expertos en peletería dicen que la demanda de coyotes comenzó con las cuando parkas de Canada Goose se pusieron de moda, en el 2013. A lo largo de los años, más celebridades y sus seguidores comenzaron a usarlas, hoy pueden llegar a valer hasta 1.000 dólares.

Para los tramperos, los coyotes son uno de los pocos animales que hacen dinero, junto con los gatos monteses y algunos otros.

Estos zorros fueron salvados de ser sacrificados y ahora vivirán en un templo budista

Al rededor de 170 zorros iba a ser sacrificados en una granja de pieles en China, pero Karen Gifford -una activista anima- llegó justo a tiempo para salvarlos y darles una nueva vida. Continuar leyendo…

Escrito por Claudia Franco Alcántara

Mexicana en Argentina, lo mejor de los dos mundos. Viajera. Aventurera. Amo recorrer el mundo. Positiva ante todo. Live, Laugh & Love.

Qué piensas?

0 points
Upvote Downvote

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

Buenos Aires, entre las ciudades más baratas del mundo según The Economist

Una vaca corrió por la ciudad hasta refugiarse en un lugar de pollo frito