Highline: la otra cara de NY

20683439645_a93be024cd_k
Redactor
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Unos días antes de viajar a NY, les pregunté a una pareja de amigos qué lugar no podía dejar de visitar. Cuando me recomendaron el Highline lo hicieron con tanto énfasis que me crearon mucha expectativa. Por la descripción de este inédito lugar, no sabía con qué me iba a encontrar. Pero todos los detalles que me pudieron dar fueron pocos. Amé este lugar desde el minuto 0.

Imagen Highline 394343 10151114820884280 1713947686 N

Este parque, conocido como el High Line Elevated Park, es un área que fue totalmente reconstruida sobre la antigua línea de ferrocarril elevada East Side Line que dejó de funcionar en 1980. Es un espacio urbano inspirado en el concepto de agri-tectura (tendencia que fusiona aspectos de agricultura) y fue inaugurado en tres momentos: 2009, 2011 y, por último, en el 2014 se abrió el tramo final. Con sus casi 2 km y medio recorre desde Gansevoort Street hasta la calle 34 en el distrito oeste de Manhattan. Desde su apertura en el 2009 le ha aportado a la ciudad un hermoso recorrido por el coqueto barrio Meatpacking district.

Imagen Highline 293411 10151114829539280 891458429 N

La caminata tiene una duración aproximada de una hora. Si les agrada sacar fotos, como a mí, les recomiendo que les saquen todo el jugo a sus cámaras, ya que este paseo es único para capturar. Durante todo el trayecto, se puede apreciar el contraste de las diferentes arquitecturas que conviven en armonía en un mismo lugar. Entre todas las obras de arte diseminadas en el camino, la que a mí más me gustó fue el mural del beso del artista brasilero Kobra, es una explosión de colores. Este sendero multifacético cuenta con baños, foodtrucks, reposeras de madera súper modernas, distintos miradores y muchos lugares de descanso para sentarse a comer, leer un buen libro o simplemente admirar las grandes vistas que ofrece de la ciudad y del río Hudson. Otra de las ventajas que tiene, es que, al estar dividido en tres partes, se puede acceder a él por diversos puntos a lo largo de su recorrido, es decir, que puedes subir o bajar en cualquiera de las escaleras.

New-York, Highline

El resultado, uno de los rincones más asombrosos de la ciudad, por su ejemplo de reinvención, su diseño paisajista y sustentable y su mezcla naturaleza y arte, entre otras cosas. Es un concepto de parque impecablemente pensado y armado, totalmente distinto y novedoso por la originalidad de haber reciclado las antiguas vías de tren para convertirlas en un parque elevado.

Chilling Out

Es un sitio mágico en el que es posible desconectarse del ruido y caos neoyorquino. Este paseo, te permite ver la ciudad con otros ojos, te hace olvidar que estás en Nueva York. Creo que siempre es importante poder tomar un respiro, incluso en la vorágine de Manhattan.
Y sé que no importa las veces que vuelva a NY, siempre que lo haga voy a visitar y disfrutar el Highline como si fuera la primera vez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *