Influencer colombiana pagó millonaria “multa” por violar territorio sagrado wayuu en La Guajira

ANUBA5L5LNGSPCHQ3A2KNHCFKA
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Una polémica desató la modelo caleña Elizabeth Loaiza Junca tras denunciar, el pasado sábado, a través de múltiples publicaciones en su perfil de Instagram, que había sido víctima de un caso extorsión y robo durante su más reciente viaje al departamento de La Guajira.

Nos extorsionaron, nos estaban pidiendo que les dejáramos una moto que costaba 200 millones de pesos. En la noche no nos dejaron salir del hotel, prácticamente secuestrados”, contó la también excandidata al Concejo de Bogotá, en un primer set de fotos. Según el relato, los hechos se dieron al tercer día de hospedarse en un hotel en el Cabo de la Vela.

Loaiza aseguró que, finalmente, acordaron pagar seis millones de pesos para que los dejaran salir del hotel y continuar el recorrido, que iría hasta Punta Gallinas, solo para encontrarse con “más de 100 retenes” de indígenas Wayuu que no permiten el paso a menos que los ocupantes de vehículos dejen algo de dinero.

Posteriormente, esta información fue desmentida por las autoridades del departamento, quienes emitieron un comunicado y confirmaron que los $6′000.000 que debió pagar la modelo junto a sus acompañantes no fueron ninguna extorsión para ser liberados de un “secuestro”, sino que se trató de una multa por haber ingresado en territorio sagrado de los wayuu sin respetar las leyes indígenas.

Según informó la Policía local a El Heraldo, los turistas que hacían parte de la expedición, organizada por Colombia Off Road ingresaron a una zona sagrada para los indígenas, conocida como Ojo de Agua lo que generó el malestar de los habitantes. Los indígenas se habrían acercado a los viajeros para informarles que no podían estar ahí sin el permiso de la comunidad indígena.

Sin embargo, el malestar de ambas partes, así como la intolerancia, generó una riña entre viajeros e indígenas, situación que fue atendida por la corregidora indígena del Cabo de La Vela. Ante las agresiones sufridas por parte y parte se pidió la colaboración de la Policía en el lugar, pero como se trataba de una zona ancestral para los indígenas, las autoridades recomendaron que ambas partes llegaran a un acuerdo siguiendo las prácticas de los indígenas pues, finalmente, eran sus leyes las que se habían irrespetado.

De esta manera, según retrató el medio barranquillero, ambas partes habían pactado pacíficamente los seis millones de pesos como pago de una multa por violar las leyes indígenas al ingresar a una zona ancestral prohibida, no una extorsión como lo denunció Loaiza en sus redes sociales.

Las declaraciones de Loaiza generaron más molestia entre autoridades de la zona e indígenas, pues se supone que la multa se pagó en común acuerdo, y días después de los sucedido la modelo aparece diciendo que fueron víctimas de una extorsión.

https://www.youtube.com/watch?v=0GTjQt_dV2E

Las reacciones tras la denuncia de Elizabeth Loaiza

La Comunidad del Cabo de la Vela, según informó el diario El Tiempo, lamentó la situación vivida con los viajeros y la modelo, pero desmintieron y rechazaron las acusaciones de Loaiza. Además, informaron que, desde este lunes, instauraron una demanda contra la caleña, pues ellos no consideran que se haya presentado ninguna extorsión o secuestro contra los turistas.

Esto como respuesta a la invitación que hizo el comando de la Policía la decirle a las personas “que participaron en estos hechos, y consideran que se presentaron irregularidades en los mismos, instaurar las denuncias ante las autoridades judiciales competentes”.

Por su parte, la secretaria de Turismo del municipio de Uribia María Angélica Deluque Iguaran no dudó en descalificar las denuncias de la modelo y asegurar que Loaiza desconoce e irrespeta las leyes indígenas. “Ella malinterpreta el derecho a la compensación por una falta que cometieron sus compañeros de viaje al iniciar una pelea y agredir físicamente a un miembro del Pueblo Wayuu hasta hacerlo sangrar, dentro del territorio ancestral, además de usar sus comentarios motivando a la discriminación desconociendo el contexto cultural y territorial que vive el pueblo wayuu”, explicó a El Heraldo.

Deluque añadió que las afirmaciones de la modelo al decir la Policía “no hizo nada” por ayudarlos son falsas, pues en el lugar hicieron presencia la policía nacional y la corregidora, quienes actuaron de acuerdo a la constitución.

“Rechazamos las afirmaciones de la modelo Loaiza que de manera irresponsable generaliza un hecho aislado, afectando la imagen y el turismo de todo un departamento y una cultura ancestral que encontró en esta actividad un modo de crecimiento económico”, manifestaron, a través de un comunicado, las integrantes del colectivo Mujer Wayuu, quienes coincidieron en que los viajeros desconocen que hay lugares sagrados para los indígenas al que ellos no pueden ingresar.

De la misma forma, la Alcaldía local emitió un comunicado diciendo que, le exigen a la influenciadora una disculpa pública, “por los agravios causados a nuestro pueblo y en contra de nuestro proyecto bandera el cual está encaminado a potenciar el turismo en nuestro territorio”.

Por ahora, Elizabeth Loaiza no se ha pronunciado al respecto y, de hecho, su cuenta oficial de Instagram ahora es privada, así que las publicaciones de su denuncia ya no son públicas para cualquier usuario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *