La gente está dejando ‘palitos’ en la tumba de este perrito

tumba perro
Redactora Social
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram
¡Valora esto!

En la buena noticia de hoy, la gente sigue dejando golosinas y palos en la tumba de un perro en Nueva York.

Situado en Green-Wood Cemetery, en Brooklyn (Estados Unidos), hay un lugar de descanso muy especial. Pertenece a Rex, quien era la mascota leal de Jon E. Stow, uno de los principales comerciantes de frutas de la ciudad en el siglo XIX.

Si bien puede haber muchas otras personas enterradas aquí, es un canino en particular que está escondido de las otras lápidas el que llama la atención.

La estatua de bronce de Rex se encuentra literalmente sobre una plataforma de piedra que tiene grabado su nombre. Se encuentra justo frente al sitio donde se encuentra su difunto propietario, mientras protege la tumba de Stow, cerca de la esquina de las avenidas Sycamore y Greenbough.

Ha estado allí por más de 100 años, lo cual es un gran compromiso, y claramente es un muy buen chico. A lo largo de los años, la gente ha seguido dejando palos al lado o frente a él, lo que es más que adorable.

Rex es tan conocido que la gente incluso tuitea sobre él.

«La gente le trae palos y los coloca a sus pies porque todavía es un buen chico», escribió un usuario.

Como puede ver, una gran pila de ramitas, palos y ramas tienden a acumularse, lo que sin duda habría complacido al perro durante sus años más animados.

Stacy Locke, quien es la gerente de comunicaciones del cementerio Green-Wood, le dijo a The Dodo: ‘Cuando se trata de Rex, obviamente se destaca’. Ella continuó diciendo que la emoción que tienen los visitantes al verlo, ‘La gente lo ve desde el carretera, es una especie de lugar destacado, justo al lado de la intersección de dos carreteras aquí’.

Debido al lugar donde vive Rex, dice que dejar un palo parece apropiado, «Está justo debajo de un árbol y hay muchos palos alrededor».

«La gente dejará caer un palo sobre sus patitas. Alguien también dejó una foto de un perro allí una vez, tal vez su pequeña mascota que falleció, como para decir: «Rex, cuida de mi pequeño», agregó Locke.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hay mucho más sobre