La pizza Napolitana ya es Patrimonio de la Humanidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Los napolitanos no podrían estar más felices. Y es que después del fútbol, la pizza es otra de sus pasiones y desde hace siglos vienen perfeccionado su técnica para hacerlas sabrosas, delgadas y crocantes. Es prácticamente una labor de orfebrería donde cada detalle cuenta. Por eso, no se ha reconocido solo el producto, sino fundamentalmente “el arte tradicional de los pizzaiuoli napolitanos”. Y nosotros, no podríamos estar más de acuerdo.

El pasado jueves, el Comité del Patrimonio Mundial del organismo cultural de la ONU, dio por fin el visto bueno a una distinción que llevaba tiempo cocinándose, a fuego lento, desde el año 2009. Y desde el año pasado, dos millones de personas habían firmado una petición mundial para respaldar la candidatura de este arte que es practicado en la ciudad del sur de Italia por 3000 “pizzaioli” y que, según sus defensores, “desempeña un rol esencial en la vida social y en la transmisión entre generaciones“.

Se desconoce dónde y cuando nació exactamente la fórmula, que parece ser milenaria, pero la tradición de comenzar a aliñar el pan con diversos ingredientes estaba presente en las antiguas culturas romana y etrusca. Probablemente la llegada del tomate a Europa, en los siglos XVI -XVII cambió la concepción y añadió un nuevo modo de cocinar.

Hoy la pizza es uno de los productos más vendidos y consumidos en el planeta.

En Italia cinco millones de pizzas son consumidas por día y el sector genera 12 mil millones de euros de ganancia por año. Pero son los estadounidenses los que se ubican al tope del ranking: comen 13 kilos por año por persona, seguidos por los italianos con 7,6 kilos y los españoles con 4,3. 

Otras comidas elegidas por la Unesco

Comida mexicana al estilo de Michoacán. Llegó a la lista en 2010 por impulsar las costumbres ancestrales desde la agricultura tradicional. Maíz, frijoles, chile y mucho más.

Kimchi. La preparación coreana de vegetales cocidos (repollo en especial), sazonados y fermentados fue elegida porque se prepara en sociedad. El de Corea del Sur es más picante que el de Corea del Norte.

Pan de jengibre. Se prepara en Croacia desde la Edad Media. Los encargados son artesanos del norte que decoran las galletas como si fueran obras de arte.

Washoku japonés. Fue reconocido en 2014 y se trata de un plato para los dioses. Se prepara con respeto a los recursos naturales con alimentos frescos, vegetales, plantas silvestres, arroz y pescado.

La comida gastronómica francesa. Las costumbres de juntarse en una mesa para celebrar y comer en grupo, además de los platos caseros, fueron elegidos en 2010.

El café turco. Todo el mundo toma café pero muy pocos lo preparan con tanto detalle como los turcos. Es toda una experiencia beber una taza macerada, espumosa y dulce de café turco.

Qué otra comida crees que tendría que ser parte de esta lista?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada

Una de las mejores mesas de la casa en un restaurante de la ciudad de Nueva York es (o era) también una habitación de hotel. ¿Cómo? En medio de reglas estrictas para cenas en interiores y un menor número de viajeros debido a la pandemia, Le Crocodile, un restaurante francés del Wythe Hotel en Williamsburg, ha optado por una solución innovadora y oportuna para los tiempos que corren.

Se trata de la posibilidad de acceder a una experiencia de restaurante totalmente privada dentro de una habitación de hotel vacía. Si bien la iniciativa tiene su sustento en propiciar espacios seguros y garantizar el menor contacto posible entre personas desconocidas, también ha servido como una estrategia para compensar las pérdidas comerciales debido a la ausencia de turistas internacionales en la Gran Manzana.

Así, por una cifra de cien dólares por persona, los comensales obtienen la habitación durante toda la noche para disfrutar de comida y bebidas francesas. Por lo pronto, según ha trascendido, las habitaciones privadas están completamente reservadas la mayoría de los fines de semana. No obstante, Le Crocodile todavía tiene su comedor interior principal y su jardín al aire libre con asientos limitados y mesas distanciadas físicamente según lo dictado por las pautas del estado neoyorquino.

Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada
Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada

El propietario del restaurante y chef de este hotel de Nueva York, Aidan O’Neal, dice que se le ocurrió la idea de reemplazar las camas por mesas de comedor, pero al principio nadie pensó que fuera una buena idea. Revisaron la idea nuevamente en el verano y ahora todas las habitaciones del segundo piso del hotel se han convertido en comedores.

Conoce Wythe Hotel: cómo es por dentro el hotel de Nueva York que convirtió sus habitaciones en comedores

El Wythe Hotel ocupa una antigua fábrica centenaria, tiene 70 habitaciones y está situado en el litoral de Brooklyn. Se ha conservado su carácter industrial y algunas habitaciones tienen paredes de ladrillo visto.

hotel de Nueva York

Todas las habitaciones cuentan con techos altos (casi 4 metros) de madera originales, ventanas y suelo de hormigón con calefacción. Algunas habitaciones ofrecen vistas al perfil urbano de Nueva York, y otras dan a los barrios de Brooklyn y Williamsburg.

hotel de Nueva York

El hotel tiene un restaurante en la planta baja, Le Crocodile, y un bar en la 6ª planta, el Lemon’s. El Lemon’s ofrece platos pequeños, y Le Crocodile sirve desayunos, almuerzos y cenas a base de platos americanos. Para las comidas, se utilizan ingredientes de origen local. Hay un comedor privado.

hotel de Nueva York

La parada de North Williamsburg del ferry de East River está a 644 metros del alojamiento, t el Music Hall de Williamsburg se encuentra a 483 metros del Wythe Hotel.

Si quieres conocer más curiosidades como esta, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO