La primera ministra de Nueva Zelanda se compromete a lograr tener el 100% de energía renovable en todo el país para 2030

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Desde que Jacinda Ardern se convirtió en primera ministra de Nueva Zelanda en 2017, emergió como una de las líderes climáticas del mundo.

Las iniciativas gubernamentales de los últimos años han incluido plantar 100 millones de árboles al año, prohibir toda futura exploración petrolera en alta mar y poner un límite al uso de fertilizantes nitrogenados sintéticos en un intento por proteger el agua dulce de la contaminación agrícola.

Ahora, el Partido Laborista ha prometido que, si es elegido en las próximas elecciones del 17 de octubre, toda la generación de energía en el país será 100% renovable para 2030. Esto aumenta el objetivo anterior de eliminar gradualmente toda la energía no renovable para 2035.

Según una declaración del partido, la promesa implica acelerar “la electrificación del transporte y los sectores industriales” e invertir “en tecnologías emergentes como el hidrógeno verde mientras se continúa haciendo que la energía sea asequible para los neozelandeses”.

“La recuperación económica de COVID-19 representa una oportunidad única en la generación de remodelar el sistema energético de Nueva Zelanda para que sea más renovable, más rápido, asequible y seguro”, dijo Ardern.

“La inversión en energía renovable también genera muchos puestos de trabajo. Nuestro plan creará nuevos puestos de trabajo y desarrollará la fuerza laboral altamente calificada que nuestra economía futura necesita para prosperar”.

La portavoz de Labor Energy, Megan Woods, agregó: “Nueva Zelanda produce ahora el 84% de su electricidad a partir de fuentes renovables, pero podemos hacerlo mejor. Pararemos las actividades que aumentan nuestras emisiones, por ejemplo, prohibiendo la generación de nueva carga de base térmica; y promover el desarrollo de energías limpias.

“Nuestro plan de energía limpia y menores emisiones de carbono nos ayudará a aprovechar las oportunidades económicas de ser el país limpio y verde que los neozelandeses nos consideran y en el que podemos comercializarnos”.

New Zealand, Sandfly Beach, Otago Peninsula.

El gobierno también ve una mayor inversión en energía limpia como un medio para reducir la dependencia del país de la energía importada.

“Podemos producir algo del hidrógeno verde más limpio del mundo”, explicó Woods, “y potencialmente recibir una prima por él en los mercados internacionales”.

Si el Partido Laborista de Nueva Zelanda gana las elecciones nacionales y cumple sus promesas, el país pronto podría unirse a Islandia y Paraguay en la lista de naciones que dependen de fuentes de energía 100% renovables.

Costa Rica también es un estado impresionantemente verde, con el 99% de su energía proveniente de fuentes verdes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO