La producción de opio cesa cuando las comunidades en el Triángulo Dorado de México recurren a la silvicultura

bosque mexico
Foto: UCDFI Topia, S.C
Redactora Social
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!

Un área famosa por el cultivo de narcóticos y cannabis ha cambiado su apodo del Triángulo Dorado del Opio al Triángulo Dorado de la Silvicultura Sostenible.

Es un cambio que se está gestando durante cuatro décadas, ya que los residentes de cuatro comunidades en la parte montañosa y boscosa del norte del estado de Durango decidieron que querían asegurarse un futuro más sostenible para ellos.

El estado de Durango es uno de los grandes productores de madera de México. Desde la década de 1970, las cuatro comunidades del municipio de Tamazula han utilizado sus cerros, ricamente boscosos con varias especies de coníferas, como recurso forestal, llamándose Los Guardabosques del Norte de Tamazula.

Un estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura destaca a Durango como “uno de los estados mexicanos más importantes en cuanto a la producción forestal y la conservación de los recursos naturales”, y cuanto más se puedan desarrollar estos recursos, mayores serán los incentivos para alejarse del pasado narcotraficante de Tamazula.

Bosque Mexico
UCDFI Topia, S.C

Claire Storey de Mongabay, quien habló con un ingeniero forestal de UCDFI Topia, una organización comunitaria de gestión forestal, informa sobre esta industria en ciernes, llamado Carlos Zapata Pérez.

Cuando inicialmente comenzamos a brindarles asistencia técnica, vimos la situación [la fuerte presencia de cultivos destinados a la producción de drogas] e hicimos un gran esfuerzo para convencerlos de dejar de cultivar narcóticos”, dijo Zapata a Mongabay. “Les dijimos que su bosque era un recurso importante porque les podía ofrecer muchos beneficios, servicios ecosistémicos, por ejemplo”.

Durante más de 40 años, UCDFI Topia ha ayudado a las comunidades de Tamazula a crear un modelo de manejo forestal impulsado por la comunidad y beneficiado por la comunidad. Sus viveros han producido más de un millón de coníferas, y los fines económicos de su labor sustentan a 10.500 familias.

Hoy, mil familias aún viven de este sistema forestal. Mantienen la certificación más alta en México para la silvicultura sustentable, y esto ha ayudado a sacar al municipio de la lista de pobreza del estado.

Si bien Tamazula sigue siendo un lugar remoto, semiaislado y accidentado, los residentes hablan con orgullo de lo que han construido y de las victorias sobre el estigma del “Triángulo Dorado” que han logrado.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.