Las cárceles en Holanda están tan vacías que las están convirtiendo en hogares para refugiados

carcels-en-holanda-2-portada
Redactor
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!

Las prisiones holandesas se están vaciando rápidamente. El número de presos en los Países Bajos cayó de 20.463 en 2006 a 10.102 en 2016. Esto equivale a unos 59 presos por cada 100.000 habitantes, según los datos del World Prison Brief.

En comparación, los Estados Unidos, que tiene la tasa de encarcelamiento más alta del mundo, tiene 666 presos por cada 100.000 habitantes, o un total de más de 2,1 millones de reclusos.

Las bajas tasas de encarcelamiento de los Países Bajos se deben en gran medida a leyes flexibles respecto al consumo de drogas, un enfoque en la rehabilitación y un sistema electrónico de control de tobillo que funciona muy bien.

Estas medidas han resultado en el cierre de varias prisiones en todo el país en los últimos años, incluido Bijlmerbajes en Amsterdam, que se cerró en 2016.

El sitio está programado para ser demolido y convertido en vivienda este año, pero mientras tanto se ha transformado en un centro creativo llamado Lola Lik, que incluye espacio para nuevas empresas, una escuela de idiomas y una cafetería.

Holanda

Lola Lik también es vecina del centro de refugiados Wenckebachweg, donde hasta 1.000 personas reciben alojamiento mientras buscan asilo. Aquí se anima a los huéspedes que lleguen al centro a compartir sus habilidades y aprender nuevas artesanías y profesiones.

Junto a este proyecto, la ciudad de Amsterdam y varios socios firmaron un acuerdo para ayudar a los refugiados a obtener oportunidades de empleo. Según un informe presentado en Fast Company, esta iniciativa refleja la política de Amsterdam de fomentar y alentar activamente las actividades destinadas a la inclusión de los refugiados.

Bijlmerbajes es solo una de varias cárceles que experimentan esta transformación. Un informe de NBC News destaca varias prisiones vacías, incluida De Koepel en Haarlem, cerca de Amsterdam, que se ha convertido en un espacio temporal para solicitantes de asilo.

Los dueños del albergue dicen que la prisión fue «modernizada artísticamente desde un lugar de reclusión a un espacio abierto, lugar de libertad personal y expresión artística».

Los espacios re-imaginados también son cada vez más comunes en otros lugares. Por ejemplo, Bayview Correctional Facility en la ciudad de Nueva York se convirtió recientemente en Women’s Building, un espacio dedicado diseñado para ayudar a promover alianzas y crear redes.

Según un blog en el sitio web de la compañía: «The Women’s Building» representa lo que es posible cuando el potencial de las niñas y las mujeres se nutre, en lugar de encerrarse.

«A través de su propia estructura y planificación, sirve un nuevo tipo de justicia, una basada en la colaboración, la asociación, la equidad y la equidad».

En Eslovenia, mientras tanto, una antigua prisión militar yugoslava se convirtió en albergue juvenil en 2003, después de una campaña de activistas entre 1993 y 2001 para renovar el espacio.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hay mucho más sobre