Curaçao: guía de viaje de 6 días

Curaçao
Foto: CANVA
Redactora Social

Curaçao, un destino tropical con playas de ensueño, buceo, historia, cultura y diversión. 

Ubicada en el sur del Caribe, Curaçao es una paradisiaca isla ideal para los amantes del sol y del mar.  

Con 444 Km², actualmente es un Estado constituyente del Reino de los Países Bajos, pero no forma parte de la Unión Europea a semejanza de otros territorios de soberanía europea. Sin embargo, todos los ciudadanos de Curaçao poseen pasaporte neerlandés y, por ende, gozan de los mismos derechos que los ciudadanos de la Unión Europea.

Si estás pensando en viajar a Curaçao, te recomendamos quedarte viendo esta guía de 6 días, que será de gran ayuda para organizar tu próxima visita.

Día 1: Willemstad

Es la ciudad más grande de Curaçao, además de ser su capital. Tiene alrededor de  150 mil habitantes, y se divide en 4 distritos: Punda, Otrobanda, Scharloo y Pietermaai.

El gran encanto está en su centro histórico, compuesto por 4 bloques encantadores con casas coloridas de arquitectura estilo holandés. Vamos a conocer qué hay en cada uno:

PUNDA

Esta es la zona más carismática de la ciudad. La zona está llena de tiendas, restaurantes y cafés. Aquí es donde se encuentra Handelskade, una callecita llena de casas coloridas que se ha convertido en la principal postal de Curaçao. Aprovecha para perderte en los callejones amigables y coloridos y descubre lugares supergeniales en este encantador centro.

Queen Wilhelmina Square es otro de puntos destacados de Curaçao. Aquí también el ambiente es muy agradable y relajado. En el centro de la plaza hay dos carteles enormes, «Curaçao» y «Dushi», que significa algo así como «cariño» en papiamento, el idioma local.

No puedes dejar de visitar la famosa sinagoga Mikve Israel-Emanuel, construida en 1732. Es la más antigua en uso continuo en el hemisferio occidental. 

También encontrarás un museo judío que presenta muchas pinturas, fotografías, artefactos religiosos y muchos objetos de colección que todavía se usan activamente en los servicios.

OTROBANDA

Al otro lado del puente Queen Emma se encuentra Otrobanda, fundado en 1707, que también forma parte del centro cultural de Willemstad. Esta era la región donde vivían los esclavos africanos y, por lo tanto, era mucho más pobre en comparación con Punda. Hoy alberga excelentes museos y numerosas tiendas y restaurantes, sobre todo en el centro comercial construido donde se ubicaba un antiguo fuerte holandés.

Uno de los principales atractivos de Curaçao es precisamente es Reina Emma, un puente peatonal flotante de 167 metros de largo que cruza la Bahía de Santa Ana, conectando Punda y Otrobanda. La vía original se construyó en 1888 y remodeló en varias ocasiones a lo largo de los siglos XX y XXI. Los coloridos arcos se instalaron en 1955 para celebrar la visita de la reina Juliana y el príncipe Bernardo. El puente es articulado y se abre regularmente para permitir el paso de embarcaciones.

Visitar el Fuerte Rif es una buena opción también. Construido en el siglo XIX para proteger a Curaçao de piratas e invasores, se encuentra en la entrada de St. Anna. Sus muros eran a prueba de bombas y estaba armado con 56 cañones. El fuerte perdió su función militar en la primera parte del siglo XX y está catalogado, junto con el centro histórico de Curaçao, como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Hoy en día, gran parte del antiguo complejo alberga un centro comercial y gastronómico. 

Image Curaçao Curacao Willemstad
Willemstad | CANVA

PIETERMAAI

Es el distrito más animado de Curaçao. Pasó por un período de decadencia, pero después de un proyecto de revitalización, terminó convirtiéndose en uno de los lugares más geniales de Willemstad. En el barrio se encuentran numerosos bares, cafeterías y tiendas con encanto. Nieuwestraat es, sin duda, la calle más interesante de la región, ¡toda iluminada, llena de restaurantes y mucha música! 

El museo arqueológico, también conocido como el Museo Nacional, se estableció en 1998 y muestra los resultados de más de 30 años de investigación en todas las Antillas Holandesas. Las exhibiciones incluyen artefactos arqueológicos precolombinos, así como objetos etnográficos desde finales del siglo XIX hasta el presente.

SCHARLOO

Es una región con viejos edificios residenciales y restaurantes. La calle principal del barrio es Scharlooweg, donde se encuentran muchas mansiones, el acogedor hotel de 3 estrellas The Ritz Village y el Museo del Dinero Yotin Korta, este último administrado por el Banco Central de Curaçao y St. Marten.  

La isla es famosa por el licor producido a partir de un tipo de naranja de la isla que se tiñe artificialmente de azul. Blue Curaçao se utiliza en varios cócteles que se sirven en la región. Para los interesados en el producto, es posible conocer el Landhuis Chobolobo una famosa destilería que se encuentra a unos 5 km del centro histórico de la ciudad. Además de aprender sobre el proceso de destilación,  los visitantes tienen la oportunidad de probar el licor que se produce aquí desde 1896. 

Día 2: PLAYAS

Sin dudas que la isla es un paraíso para los amantes del sol y el mar. Puedes sumergirte en las aguas cristalinas y contemplar los coloridos arrecifes de coral, al igual que su vida marina, que incluye tortugas y muchas variedades de peces.

Ya sea practicando snorkel o submarinismo, los tesoros del mar nos esperan en numerosos puntos de inmersión de la isla, como la Sala Azul, el Bosque de Hongos o el remolcador

Algunos sitios que debes visitar si o si son:

Playa Kalki

Situada en el extremo occidental de la isla, es conocida por sus aguas claras y poco profundas y su variada vida marina, que incluye arrecifes de coral, esponjas y una gran variedad de peces tropicales. Lugar popular para el submarinismo y el buceo, también es visitada por su hermosa playa de arena blanca.

Image Curaçao Curacao Kalki
Kalki | CANVA

Remolcador

Situado en la parte sur de la isla, este punto de inmersión debe su nombre a un viejo remolcador que se hundió para crear un arrecife artificial. Actualmente, alberga una gran variedad de vida marina, incluidos coloridos corales y peces tropicales.

Bosque de setas

Situado cerca del extremo occidental de la isla, es un punto de inmersión conocido por sus singulares formaciones coralinas que se asemejan a setas y mucha vida marina, con esponjas, erizos de mar y bancos de peces tropicales.

Playa Porto Mari

Situada al este de la isla, es una gran playa de arena conocida por sus aguas claras y tranquilas y su variada vida marina 

Día 3: Cuevas de Hato

Son las cuevas más importantes de la isla de Curaçao. Se puede realizar una caminata autoguiada de 20 minutos para ver las tallas del pueblo de Caiquetio realizadas hace más de 1.500 años o unirse a una visita guiada de 1 hora, que se realiza varias veces durante el día y explica las leyendas e historia de este mundo subterráneo. 

Se encuentran a 15 minutos al norte de Willemstad y es un paseo no recomendado para personas con problemas respiratorios o que sufren de claustrofobia. Hay un baño en el lugar y un snack bar donde se pueden comprar bebidas y tienes que saber que el sendero puede ser empinado a veces, pero hay pasamanos.

Image Curaçao Curacao Cuevas De Hato
Cuevas de Hato | CANVA

Desafortunadamente, no está permitido tomar fotografías en las cuevas debido al efecto dañino de los destellos de luz.  

Este paseo se puede combinar con otras atracciones de Curaçao, como la granja de avestruces.

Día 4: Shete Boka

El poder del mar Caribe se puede ver en el Parque Shete Boka. Su nombre significa: las siete bocas. Esto se refiere a las siete entradas naturales de la costa norte, como: Boka Pistol, Boka Tabla, Boka Wandomi. 

La costa tiene más de 10 km de largo y es muy popular por la presencia de diferentes especies de tortugas que llegan a estas entradas o bahías para poner sus huevos.

Hay diferentes rutas a las entradas y se puede acceder a pie o en coche. La atracción más famosa de la zona es Boka Tabla, una cueva que en un lado es accesible desde tierra, y que por el otro lado recibe el viento del norte-este y el mar pega hacia adentro.

Image Curaçao Curacao Shete Boka
Shete Boka | CANVA

Día 5: Parque Christoffel

Puedes visitarlo a pie o en coche y recorrer 8 rutas diferentes. La más corta dura media hora, mientras que la más larga puede durar hasta 3 horas. La que ofrece las mejores vistas en el camino es la ruta de Christoffelberg y puede durar de 2 a 3 horas. Si no eres un gran aficionado a la montaña, te sugerimos la Ruta de las Orquídeas.

Es importante estar bien preparado para tu visita, ya que no hay lugares para comer en el parque, así que asegúrate de traer tu propia comida y mucha agua.

Image Curaçao Curacao Christoffel
Parque Christoffel | CANVA

Día 6: Klein Curaçao 

¿Te imaginas llegar a una pequeña isla desierta en medio del mar Caribe?

Klein Curaçao es un islote deshabitado ubicado al sureste de Curaçao; aunque está a unos 25 km, también pertenece al territorio del país.

El islote es conocido por sus playas de arena, aguas turquesas y por ser un excelente punto para relajarse o practicar el buceo en sus arrecifes de coral y cuevas submarinas. Este sitio no tiene habitantes permanentes, solo unas pocas estructuras cubiertas de palmeras que están destinadas a ser refugios temporales para los turistas que pasan por el sitio. Hay algunos cocoteros y una vegetación muy árida que hace que la isla sea inhabitable.

Image Curaçao Klein Curacao
Klein Curaçao | CANVA

Para llegar necesitarás tomar un viaje en bote de una hora y media o dos.  

Una vez en la isla podrás realizar varias actividades, además de relajarte y disfrutar del sol. 

Si hay algo que no debes perderte, es hacer snorkel con tortugas.

Además, puedes conocer el faro rosa y los naufragios que yacen en la isla, que nunca han sido removidos y son un verdadero atractivo para la multitud. La mayor atracción es seguramente el petrolero que varó en la isla en los años ochenta.  

4/5 - (1 voto)
Seguir leyendo

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hay mucho más sobre