Reproducir vídeo

Conoce la historia detrás del Hotel Viru y su escalofriante “piso 23” que esconde rastros del servicio de inteligencia soviético en Estonia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

Estonia, el país situado en Europa del Norte, que limita con el mar Báltico y el golfo de Finlandia, incluye más de 1.500 islas y un diverso terreno que abarca desde playas pedregosas, antiguos bosques hasta muchos lagos. Fue parte de la Unión Soviética, motivo por el cual el espeluznante Hotel Viru se ha convertido en un atractivo en sí mismo. Además, cuenta con varios castillos, iglesias y fortalezas sobre colinas que lo convierten en un destino digno para los viajeros curiosos de todo tipo.

Su capital, Tallin, es conocida por ser una ciudad antigua conservada, la presencia de museos y hasta la Torre de TV de Tallin de 314 metros de alto, que cuenta con una plataforma de observación.

Precisamente, Tallin se ha consolidado como el centro cultural del país y conserva su Ciudad Antigua amurallada y con adoquines, que alberga cafés y tiendas, junto con Kiek in de Kök, una torre defensiva del siglo XV.

Como si fuera poco, allí un hotel refleja a la perfección las características de la época soviética, donde un establecimiento dedicado al hospedaje de turistas extranjeros contaba con una polémica planta 23 en la que la el Comité para la Seguridad del Estado,​ o más comúnmente KGB, se dedicaba al espionaje de todas aquellas personas alojadas en su interior.

Sí, lo que leíste. En Tallin, el hotel Viru se destaca como un vibrante hotel urbano donde la historia se encuentra con el presente. El tiempo lo ha hecho único y genuino: aquí obtienes algo que no puedes encontrar en ningún otro lugar. En medio de todo y de todos. Una amplia gama de diferentes salas, restaurantes, servicios de entretenimiento y recreación, un centro de conferencias y banquetes, un centro comercial y un interesante Museo de la KGB, todo bajo un mismo techo.

El Comité para la Seguridad del Estado (KGB) fue el nombre de la agencia de inteligencia, así como de la agencia principal de policía secreta de la Unión Soviética, desde el 13 de marzo de 1954 al 6 de noviembre de 1991.

En el Hotel Viru, la Seguridad del Estado contaba en la época soviética con equipos para escuchar las conversaciones de los turistas extranjeros que se alojaban en ese establecimiento, uno de los mejores de la desaparecida URSS.

Los habitantes de Tallin y los huéspedes de la capital acostumbraban a visitar el restaurante del Hotel Viru, situado en la planta 22, con vistas sobre el distrito de Stari Gorod (Ciudad Antigua) y del mar. En teoría, aquel era el último piso del complejo: desde afuera del edificio se podía identificar 23 pisos en la construcción, pero los ascensores solo marcaban 22 plantas así que prácticamente nadie sabía lo que ocurría un piso más arriba.

Conoce la historia detrás del Hotel Viru y su escalofriante "piso 23" que esconde rastros del servicio de inteligencia soviético en Estonia
Conoce la historia detrás del Hotel Viru y su escalofriante “piso 23” que esconde rastros del servicio de inteligencia soviético en Estonia

La planta 23, a la cual solo se podía acceder mediante escaleras detrás de una puerta “oculta” en el piso 22, escondía rastros del lugar de trabajo de los agentes del KGB, con estanterías con equipos electrónicos que permitían controlar en secreto a los huéspedes del hotel. Sobre las mesas pueden verse magnetófonos, máquinas de escribir, teléfonos de tiempos soviéticos y diversa documentación.

Desde hace algunos años, ante la curiosidad que despertaba en visitantes a la zona, el hotel decidió inaugurar en aquel espacio un museo, que consta de dos habitaciones y pasillos, recreando el lugar de trabajo de los agentes del KGB.

Hotel Viru
El piso 23 del Hotel Viru
Hotel Viru

Para los interesados, anteriormente a la pandemia, la planta 23 podía ser visitada únicamente en grupos de un máximo de 25 personas y en compañía de un guía. Según explica el guía del lugar, los servicios secretos soviéticos controlaban 60 de las 400 habitaciones del hotel y contaban con conexión por radio con Moscú y Finlandia, de donde provenían la mayoría de los turistas extranjeros.

De esta manera, un tour sobre su secretísimo piso 23 descubre el apasionante y, con frecuencia, absurdo mundo del espionaje durante la Guerra Fría.

Hospedarse en el Hotel Viru

Este hotel moderno, ubicado en el primer rascacielos de Estonia construido en el año 1972, con acceso directo al centro comercial Viru Keskus, se encuentra a 2 minutos a pie de una parada de tranvía y del casco antiguo de Tallín.

Hotel Viru

Sus modernas habitaciones cuentan con suelos de parqué, vistas a la ciudad y Wi-Fi gratis, así como televisiones de pantalla plana, minibares, cafeteras y teteras. Las habitaciones familiares incluyen literas. Las suites cuentan con salas de estar, saunas y / o bañeras de hidromasaje.

Hotel Viru

El desayuno buffet es gratuito. Otros servicios incluyen un restaurante amplio y un restaurante mexicano, además de 2 bares, un club nocturno y un pub. También hay 2 saunas y 2 piscinas pequeñas, además de una sala de juegos para niños y, por supuesto, el famoso museo.

Publicado en
Destino
Hay más sobre esto
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO