Longyearbye: la ciudad en donde por ley es ilegal morir

Longyearbye
Foto: Jason Ahrns | Flickr
Redactora Social
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!

«No se permite morir en las instalaciones». Longyearbyen, la ciudad más septentrional del mundo en el archipiélago de Svalbard, no tiene exactamente una señal de advertencia como esa, pero tal vez debería. Mira, la muerte está prohibida aquí desde la década de 1950. Es por este motivo que si se sospecha que alguien está a punto de morir, debe ser trasladado de regreso al continente inmediatamente.

Sigue leyendo para conocer la fascinante (y apropiadamente morbosa) razón detrás de esta política estatal aparentemente extraña.

La prohibición de la muerte no es una noción tan novedosa; de hecho, los antiguos griegos lo pensaron por primera vez en el siglo V a. C., declarando que morir en la isla de Delos estaba prohibido porque era un espacio sagrado. Incluso hoy en día, hay un puñado de ciudades en todo el mundo que han prohibido morir, pero con la excepción de Itsukushima en Japón, las razones son prácticas, no espirituales.

En la ciudad noruega de Longyearbyen, la muerte está prohibida debido al clima. Al estar por encima del círculo polar ártico, Svalbard “disfruta” de bajas temperaturas que frecuentemente alcanzan los -15° C y se sabe que a veces alcanzan los -32 °. ¿Qué significa eso, además de tener que usar overoles aislantes en todo momento? Significa que el suelo, y cualquier cosa que se ponga dentro, está en un estado de permafrost, nunca realmente se descongela, incluso cuando las temperaturas en la superficie aumentan durante el verano. En pocas palabras, los muertos no se descongelan ni se descomponen.

Artic City. Longyearbyen, Svalbard, Spitsbergen

Si estás pensando que esto crea problemas con el espacio y el almacenamiento de los muertos, solo tienes la mitad de razón. Mira, si un cadáver permanece perfectamente conservado, entonces cualquier virus o enfermedad que porta también permanecerá congelado dentro de él, y podría potencialmente ser un peligro para la seguridad, propagándose entre la población. Esto se hizo evidente en 1950, cuando los lugareños se dieron cuenta de que el permafrost impedía que los cuerpos se descompusieran adecuadamente y, por temor a la propagación de enfermedades, sacaron de servicio el cementerio de la ciudad y prohibieron la muerte en Longyearbyen.

Y algo bueno que hicieron también. Porque cuando los científicos en los años 90 exhumaron algunos de los cuerpos para estudiar el fenómeno del permafrost, encontraron que en el cuerpo de una persona que murió a causa de la pandemia de influenza de 1918, el mismo virus mortal aún estaba vivito y coleando, perfectamente conservado. Como puedes imaginar, esto tiene todos los ingredientes de una película de terror de Hollywood. Si el permafrost se descongela (y considerando el calentamiento global, eso no es un «si» sino un «cuándo»), entonces el virus podría infectar a toda la ciudad, y estamos hablando del mismo virus que acabó con alrededor del 5% de la población del planeta en 1918. Es por este motivo que prohibir la muerte parece lo más lógico.

Longyearbyen, Svalbard

Entonces, ¿Qué sucede si mueres accidentalmente antes de que te lleven volando?

La única forma de ser enterrado en Longyearbyen es ser incinerado primero (y sus restos enterrados en una urna funeraria), pero incluso esto es difícil ya que requiere una licencia estatal.

Pero, de nuevo, esto es Svalbard: aunque excepcionalmente gratificante, considerando las 2.000 personas que lo llaman hogar, la vida aquí no es más que difícil. El sol no sale durante cuatro meses enteros en invierno. Los osos polares te atacarán si dejas el asentamiento. El frío a veces puede ser tan abrumador que los niños tienen problemas para moverse. Y, como si la prohibición de la muerte no fuera suficiente, los gatos también tienen prohibido entrar en Svalbard, para preservar las aves de la zona. Si logras sobrevivir a todo eso probablemente seas un superhéroe.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.