Los científicos descubren una misteriosa y enorme estructura cerca del núcleo de la Tierra

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Un equipo de científicos en Estados Unidos descubrió una gran estructura hecha de material denso cerca del núcleo de la Tierra a unos 3.000 km debajo de nuestros pies, después de haber compartido sus hallazgos en la revista Science.

Los investigadores de la Universidad de Maryland utilizaron un algoritmo de aprendizaje automático para investigar lo que sucedía en las profundidades de la Tierra (en el núcleo de la Tierra=, encontrando una anomalía que nunca antes se había detectado.

Según Vice, el algoritmo que utilizaron fue uno desarrollado originalmente para analizar galaxias distantes, pero esta vez los condujo a un fenómeno misterioso dentro de nuestro propio mundo.

Cloud forest
Tom Patterson

La anomolia que descubrieron estaba muy por debajo de las Islas Marquesas, un grupo de islas volcánicas en la Polinesia Francesa, mientras que otra estructura debajo de Hawái también resultó ser mucho más grande de lo que los científicos habían estimado antes.

“Utilizamos un algoritmo de aprendizaje múltiple llamado ‘El secuenciador’ para analizar simultáneamente miles de sismogramas de ondas que se difunden a lo largo del límite entre el núcleo de la Tierra y el manto y obtener una vista panorámica de la dispersión en la región del Pacífico”, explica el resumen del artículo.

“En casi la mitad de las formas de onda difractantes, detectamos ondas sísmicas dispersas por estructuras tridimensionales cerca del límite entre el núcleo y el manto. La prevalencia de estas llegadas dispersas muestra que la región alberga una heterogeneidad lateral generalizada”.

Tahiti, French Polynesia - Teahupo'o

“Nuestro análisis reveló señales fuertes debido a una raíz de penacho debajo de Hawai y una zona de ultra baja velocidad no reconocida anteriormente debajo de las Islas Marquesas”.

“Estas observaciones ilustran cómo los enfoques lo suficientemente flexibles como para detectar patrones robustos con poca o ninguna supervisión del usuario pueden revelar ideas distintivas de la Tierra profunda”.

El equipo, liderado por Doyeon Kim, sismólogo e investigador postdoctoral de la Universidad de Maryland, tomó sismogramas capturados de cientos de terremotos que ocurrieron entre 1990 y 2018 y los introdujo en el algoritmo ‘Secuenciador’.

Marquesa  Islands, Polynesie Francais

Al hacer esto, pudieron analizar 7,000 mediciones de terremotos con una magnitud de 6.5 o más, que habían tenido lugar bajo el Océano Pacífico dentro de esa ventana de tres décadas.

Kim le dijo a Vice en una llamada: “Este estudio es muy especial porque, por primera vez, podemos analizar sistemáticamente un conjunto de datos tan grande que en realidad cubre más o menos toda la cuenca del Pacífico”.

Señaló que, si bien los científicos han mapeado previamente estructuras en las profundidades de la Tierra, este estudio presenta una rara oportunidad de “unir todo y tratar de explicarlo en un contexto global”.

Tahiti, French Polynesia - Mo'orea

Después de ejecutar los sismogramas a través del algoritmo, el equipo se dio cuenta de que las señales de cursor más fuertes se encontraron debajo de las islas Marquesas y Hawái, lo que demuestra que hay dos ‘mega-ULVZ’ (enormes estructuras compuestas de materiales exóticos que se remontan a los tiempos antes de que la Tierra tuviera una Luna) que miden alrededor de 1,000 km o más.

Kim dijo: “Esto es muy interesante porque podría indicar que las mega-ULVZ son especiales y pueden albergar firmas geoquímicas primitivas que han estado relativamente sin mezclar desde los comienzos de la historia de la Tierra”.

Descubriendo qué hay en el núcleo de la Tierra

El equipo planea continuar la investigación para desarrollar un método de exploración de lo que hay dentro de la Tierra, con la esperanza de ver lo que también se encuentra debajo del Océano Atlántico.

Tahiti, French Polynesia - Huahine

“Esperamos que Sequencer pueda básicamente dejarnos usar todos estos conjuntos de datos diversos y reunirlos para buscar estas estructuras de manto inferior sistemáticamente”, agregó Kim.

“Esa es nuestra visión en el futuro, responder más preguntas sobre el manto inferior en general”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá por ingerir alimentos fuera de su dieta habitual

No hace más de diez días que compartíamos una alegre noticia que llegaba desde los Esteros del Iberá a todo el territorio argentino: en la provincia de Corrientes, tres guacamayos rojos recién nacidos parecían marcar un gran avance para la recuperación de la especie, considerada por más de 100 años como en extinción.

Incluso advertíamos que posiblemente, estos guacamayos fueran los primeros en nacer en estado silvestre, luego de 150 años de extinción. Motivo por el cual el acontecimiento había sido muy celebrado por los trabajadores en el predio y la fundación Rewilding Argentina, creada en el año 2010 para enfrentar y revertir la extinción de especies y la degradación ambiental resultante, recuperando la funcionalidad de los ecosistemas y fomentando el bienestar de las comunidades locales.

Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá
Murió uno de los tres guacamayos rojos nacidos en el Iberá

Ahora, tristemente, la misma fundación fue encargada de comunicar la muerte de uno de los tres pichones de guacamayo rojo que habían nacido días atrás en el Iberá. Tras un exhaustivo control y necropsia, detectaron que había sido alimentado con semillas de girasol, una oleaginosa no nativa perjudicial para estas aves.

Las mismas han sido provistas por humanos, marcando la polémica en una práctica que no es la primera vez que se debate: el peligro que podría causar dar de comer a animales con alimentos indebidos o fuera de su dieta habitual.

“Uno de esos pichones a los pocos días aparece muerto y en la necropsia se le encuentran en el buche restos de semillas de girasol, justo en el momento que nos llega la información de que había una mujer, que es operadora de turismo, guía del parque provincial, coordinadora de un Club de Observadores de Aves (COA) de la localidad de Ituzaingó, que estaba cebando a los guacamayos con una bandeja donde ponía diferentes semillas, entre ellas de girasol”

Marisi López, referente de la fundación Rewilding Argentina

Además, López detalló que “se tardan años en lograr que estas aves aprendan a ser libres, aprendan a reconocer los frutos silvestres para poder comer y dejen de comer alimentados por una persona en una bandeja y el hecho de que se las pongan hace que retrocedan en la fase de aprendizaje… El girasol es altamente dañino porque tiene una gran concentración de aceite que hace que los guacamayos se vuelvan adictos y que en largo plazo les ocasione la muerte“.

En efecto, los responsables de la fundación descubrieron que el padre de estos guacamayos recién nacidos iba hasta esas bandejas y después alimentaba a los pichones. En diálogo con la agencia de noticias Télam, desde Rewilding destacaron que se trata de “una noticia tremenda para el proyecto porque pone en riesgo la salud de los guacamayos, de los que ya están libres, de los tres guacamayos rojos recién nacidos, porque volvemos un paso atrás en su libertad y vuelven a ser mascotas“.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO