Los ‘hipopótamos de la cocaína’ de Pablo Escobar ahora podrían ser sacrificados tras una drástica decisión del gobierno colombiano

hipopótamos de la cocaína
Redactora Social
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!

Como cualquier capo de la droga que se precie de serlo, Pablo Escobar vivió un estilo de vida lujoso.

En los años 80, el colombiano construyó el imperio de la cocaína más grande del planeta, al mismo tiempo que construía su propio zoológico personal.

No ajeno a las importaciones ilegales, el exjefe del Cartel de Medellín envió cuatro hipopótamos a su zoológico, que también albergaba canguros, jirafas y elefantes.

Después de que la policía matara a Escobar en 1993, el gobierno tomó el control de su propiedad y reunió a la mayoría de los animales, pero los hipopótamos fueron abandonados debido al costo y los problemas logísticos asociados con el transporte.

Avancemos rápido hasta el día de hoy… la población del llamado ‘hipopótamo de la cocaína’ ha crecido a alrededor de 130, y los científicos han advertido que este número podría aumentar a casi 1500 para 2040.

Sin embargo, los animales ahora podrían enfrentarse a un sacrificio después de que el gobierno colombiano los agregara a una lista de especies «invasoras introducidas» el viernes (4 de febrero).

Hipopótamo

Los mamíferos deambulan libremente por el norte de Bogotá alrededor del río Magdalena, pero los expertos advierten que podrían causar daños ambientales irreversibles si se permite que la población crezca sin control.

La orina y las heces producidas por los animales son tóxicas y contienen bacterias que son peligrosas tanto para otras criaturas como para los humanos.

Su agresión también los hace peligrosos. Los hipopótamos matan a más personas anualmente en su África natal que cualquier otro mamífero.

En octubre, uno de los hipopótamos atacó e hirió gravemente a un hombre mientras pescaba, y en 2020 uno de los animales lanzó por los aires a un ganadero, rompiéndole la cadera, la pierna y varias costillas.

También amenazan a las especies nativas en peligro de extinción, como los manatíes.

Hipopótamos

La agencia ambiental del estado de Cornare ha logrado esterilizar quirúrgicamente a 11 hipopótamos y inyectar anticonceptivos a otros 40, pero esto ha costado más de 100,000 dólares y los números han seguido creciendo.

David Echeverri, jefe de la agencia, dijo a la AFP: «El sacrificio sigue sobre la mesa».

“Es una opción necesaria… podría ser la única forma de evitar que el problema empeore».

«Todo con hipopótamos es complejo, costoso y peligroso».

En África, los hipopótamos tienen que competir por el acceso al agua, defenderse de las enfermedades y evitar ser presa de una variedad de depredadores. Mientras que en Colombia, un entorno óptimo definido por la abundancia de lluvia y la falta de depredadores ha permitido que los hipopótamos de Escobar prosperen.

Hablando el año pasado, Echeverri parecía tener la esperanza de evitar un sacrificio.

Le dijo a The Telegraph: «Tiene que haber otra solución. Estos hipopótamos se han convertido en parte de la identidad local. Pero el tiempo se acaba».

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.