Los lugareños en Japón aprovechan para capturar las atracciones más hermosas del país sin multitudes

InsideJapan Tours
Redactora Social
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!

Un templo centenario de Kioto con banderas de arcoíris ondeando sobre una pasarela de madera. Montañas boscosas salpicadas de estallidos rosados ​​de flores de cerezo de sakura. Y una puerta de santuario solitaria en las costas rocosas de una isla volcánica. Cada una de estas escenas evoca instantáneamente la esencia de Japón, un destino amado durante mucho tiempo por su cultura única, rica herencia y sensibilidad estacional. Pero quizás hay un detalle que cambió toda la escena: no hay turistas extranjeros.

Durante la última década, la cantidad de visitantes internacionales a Japón, que llenaron templos, santuarios, rascacielos y salones de karaoke en todo el país, se disparó a alturas vertiginosas, alcanzando un máximo de 31,88 millones en 2019.

Sin embargo, en un patrón pandémico familiar que se hizo eco a nivel mundial, las fronteras cerradas de Japón y los temores del coronavirus hicieron que el número de turistas internacionales cayera en picado a 4,12 millones en 2020, según la Agencia de Turismo de Japón, informó The Japan Times.

El impacto de esto se captura en una serie de imágenes en tiempo real, tomadas por guías en el terreno de InsideJapan Tours. Las fotografías no solo le recuerdan al mundo la belleza y diversidad de las atracciones más atractivas de la nación, sino que también muestran la inusual ausencia de las hordas habituales de visitantes extranjeros.

Kioto es uno de esos lugares. El romanticismo de la antigua capital, un tesoro de templos, santuarios y lugares de interés cultural que van desde las ceremonias del té hasta la artesanía, normalmente atrae a un gran número de turistas internacionales.

Tanto es así que antes de la pandemia, los visitantes extranjeros eran reprendidos regularmente por las autoridades de Kioto y las empresas locales por cuestiones de etiqueta, como se refleja en el distrito de Gion, donde los carteles solicitan a los turistas que se abstengan amablemente de comportarse mal, como seguir a las geishas por la calle para tomarles una foto.

Pero desde la pandemia, los lugares que alguna vez fueron abarrotados de la ciudad han estado bastante tranquilos, con oleadas de turistas nacionales que aumentan y disminuyen, según las declaraciones regionales del estado de emergencia.

Un lugar capturado en la serie fotográfica InsideJapan Tours es Tanukidani Fudo-in, un templo envuelto en las colinas de Higashiyama en el noreste de Kioto, que parece vacío de turistas.

El templo ha sido famoso durante mucho tiempo por su arquitectura tradicional de madera sobre pilotes, estatuas de mapaches dispersas (tanuki, que significa mapache en japonés) y ceremonias de bendición de automóviles (sí, en realidad, los sacerdotes de las montañas tradicionalmente otorgan buena fortuna a los vehículos).

Otra imagen exquisita muestra flores de cerezo en plena floración en las densas montañas de Yoshino, en la prefectura de Nara, un área que, a pesar de su lejanía remota, es considerada como uno de los lugares primaverales más pintorescos de Japón, lo que resulta en una inundación anual de sakura amantes.

Mientras tanto, Nishinoshima, parte del archipiélago de Oki, es otro lugar popular. Una de un grupo de cuatro islas volcánicas frente a la costa oeste en el Mar de Japón, Nishinoshima ha sido popular durante mucho tiempo gracias a su rica topografía (es un Geoparque Global de la UNESCO, con acantilados verdes y caballos errantes).

Otras imágenes capturan dos templos: Unpen-ji y Tsubosaka-dera: el primero, un templo brumoso en la cima de una montaña con ráfagas de hortensias, y el segundo, famoso por su gran estatua de Buda rodeada de flores de cerezo. Unpen-ji también se puede encontrar en la famosa ruta de peregrinaje de Shikoku, que conecta un circuito de 88 templos alrededor de la isla de Shikoku.

También está el azul de ensueño del mar interior de Seto, su horizonte salpicado de miles de pequeñas islas de pesca (entre ellas, la «isla del arte» Naoshima), así como las dramáticas gargantas boscosas de Takachiho, escondidas en los densos interiores de Kyushu en el sur de Japón (también hogar a una cueva donde supuestamente se escondió la diosa del sol de Japón, Amaterasu, sumergiendo al mundo en la oscuridad, según la leyenda).

Si bien las fronteras de Japón actualmente permanecen cerradas para los visitantes internacionales, el equipo de InsideJapan Tours ha ideado una forma para que los viajeros experimenten la inusual calma de muchos de los principales lugares turísticos del país, con una serie de recorridos virtuales en vivo.

«Después de haber realizado un recorrido a pie en vivo por Kioto durante la temporada alta de los cerezos en flor en marzo, se hizo obvio que había una demanda para estos eventos en vivo», dijo Jeff Krevitt, vicepresidente de marketing de InsideJapan Tours en las Américas.

«Más de 1,000 personas se unieron a nosotros en vivo, y otras 7,000 más o menos vieron la versión grabada después del evento. Nos inundaron los comentarios entusiastas de los nostálgicos clientes anteriores, los clientes emocionados que aún esperaban viajar e inspiraron a los clientes potenciales a reflexionar sobre su próximo viaje».

Para aquellos que anhelan regresar a la Tierra del Sol Naciente, estas experiencias virtuales ofrecen quizás la mejor oportunidad de disfrutar de los aspectos más destacados de la nación.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hay mucho más sobre