Los panaderos franceses quieren que la UNESCO reconozca como tesoro cultural a la baguette

pan
Redactora Social
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!

La baguette, una variedad de pan que se caracteriza por emplear harina de trigo, por ser mucho más largo que ancho y por su corteza crujiente, pronto podría unirse a la lista de tesoros culturales de la UNESCO.

Los panaderos aseguran que el pan artesanal tradicional, cuya compra en las panaderías locales ha sido un ritual en la vida cotidiana francesa, está desapareciendo lentamente, incluso en Francia, por palitos de pan congelados hechos en grandes fábricas

«No hay un solo secreto para hacer una buena baguette tradicional», dijo Mickael Reydellet, propietario de ocho panaderías. «Requiere tiempo, un savoir-faire, la forma correcta de hornear, una buena harina sin aditivos».

La UNESCO también tiene una designación de Patrimonio Cultural Inmaterial, y la Confederación Nacional de Panadería y Pastelería Francesa ha presentado, nuevamente, su solicitud para que las baguettes francesas se incluyan en esa lista, informa un artículo de Reuters. Esa designación preservaría el conocimiento de la repostería que se ha transmitido durante generaciones, y también diferenciaría claramente la baguette francesa de los impostores.

Baguette

«Una barra de pan es el símbolo culinario de Francia, es como la Torre Eiffel», dijo a Atabula Dominique Anract, presidente de la Confederación Francesa de Panadería. “Quiero luchar por el estatus de patrimonio mundial para proteger la calidad de la baguette tradicional.

Las baguettes son un elemento básico de la vida en Francia. De hecho, cada día se venden aproximadamente seis millones, según el Centro de Investigación y Estudio de la Panadería y sus Compañeros.

Como sabrá, los franceses también se toman en serio las baguettes. De hecho, el gobierno francés incluso aprobó un decreto en 1993 que estipula que una baguette «tradicional» solo se puede hacer con harina, levadura, sal y agua. Y, sin embargo, como todo panadero sabe, hornear es más que leer una lista de ingredientes.

«No hay un solo secreto para hacer una buena baguette tradicional», dijo en el artículo de Reuters Mickael Reydellet, propietario de ocho panaderías en Francia. «Requiere tiempo, un ‘savoir-faire’, la forma correcta de hornear y una buena harina sin aditivos».

Baguettes

Bien, entonces si Francia tiene un decreto de baguette que especifica de qué están hechas las baguettes, ¿cuál parece ser el problema? La respuesta es que los franceses visitan cada vez más los supermercados y las tiendas de conveniencia en lugar de las panaderías, lo que, según Anract, lo pone «furioso».

“Cuando veo la calidad del pan en los supermercados, es imposible no indignarse”, dijo Anract al Centro de Investigación y Estudio de la Panadería y sus Compañeros. “El pan está congelado, viene de quién sabe de dónde, no se hace nada según las reglas del arte [de la panificación]”.

La baguette francesa en realidad está en una carrera a tres bandas para convertirse en uno de los tesoros culturales de Francia. Los otros dos candidatos son los tejados cincados que se ven en todo París y el festival del vino Biou d’Arbois de la región del Jura.

Baguette

Roselyne Bachelot, ministra de cultura de Francia, tomará una decisión sobre qué artículo debe enviarse a la UNESCO a finales de este mes. Después de eso, el presidente Emmanuel Macron presentará la oferta al Comité de la UNESCO para su inclusión en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial, explica Connexion France.

El camino para ser nombrado tesoro cultural no siempre es rápido. Por ejemplo, tomó nueve años para que el arte napolitano de girar la pizza reciba la designación. Los esfuerzos para incluir la barra de pan francés en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial comenzaron en 2018. Sin embargo, Anract dice que está comprometido con la causa.

“El camino será largo … pero hay mucho en juego, para los panaderos artesanos, para los franceses y para la imagen de nuestro país”, dijo Anract a Atabula.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *