Los secretos mejor guardados de la Ruta 66

morten-andreassen-unsplash
Redactora Social
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
¡Valora esto!

Cruzando por el corazón de los Estados Unidos se encuentra la mítica Ruta 66, esta cruza el país en una línea diagonal y es considerada uno de los road trips número uno dentro del mundo del turismo. Este romance que se mantiene en el tiempo entre Los Ángeles y Chicago atrae a miles de turistas a lo largo del año, con el único objetivo de unir ambas ciudades mientras que en la travesía se va destapando la historia contemporánea de una de las naciones con más diversidad de culturas y etnias. La calle principal de América como también se la conoce se estableció en el año 1926, pero un año más tarde fue señalizada, originalmente tuvo un recorrido de 3940 km y su nombre trajo bastante controversia en aquella época. Luego de que varios delegados de los estados por donde pasaba la ruta tuvieran algunas discrepancias, finalmente Cyrus Avery designó que el número de la ruta sería el 66 ya que pensaba que dos números idénticos eran más fáciles de recordar, tanto a la hora de escucharlo como para decirlo.

Esta carretera madre atraviesa increíbles lugares que merecen una parada obligatoria. Uno de los aspectos más interesantes de esta ruta es el constante cambio del paisaje mientras uno avanza de una costa a la otra, además curva tras curva va dando a relucir algunos secretos de este vasto país como pueden ser los clásicos dinners de carretera, misteriosos moteles o las típicas gasolineras de película. Ya sea en un viejo Cadillac, una alucinante Harley-Davidson o en el típico Motorhome estadounidense, esta ruta tiene un sin fin de lugares por descubrir.

Al inicio de la aventura por esta mítica ruta uno puede hacer una parada instructiva y visitar el Museo del Salón de la fama de la Ruta 66 ubicado en Pontiac, Illinois donde se pueden admirar más de mil piezas, artefactos y recuerdos históricos de los días de gloria de esta carretera. Así, conforme uno avanza puede imaginarse cómo habría sido el esplendor que tuvieron los pueblos de alrededor de ella. A casi 1600 km de Illinois se puede admirar un paisaje bastante peculiar gracias a Chip Lord, Hudson Márquez y Doug Michels. Cadillac Ranch es una extraña instalación de escultura y arte público en donde se encuentran 10 Cadillacs semienterrados íntegramente cubiertos con grafitis. Solo peculiaridades que se pueden observar a lo largo de Carretera de Will Rogers.

Entrando en el estado de Nuevo México, la hermosa ciudad de Alburquerque que seguramente el nombre parecerá bastante familiar gracias a la serie “Better Call Saul” esconde uno de los teleféricos más maravillosos de la zona. Desde sus alturas se puede disfrutar de unas hermosas vistas del Valle del Río Grande y de la Tierra del Encanto.

Conforme uno avanza hacia el Oeste del territorio van floreciendo pequeños pueblos casi abandonados, pero que aún mantienen su encanto gracias al boom turístico que genera esta ruta. Uno de los que más destaca es Holbrook en el estado de Arizona, ubicado a orillas del pequeño Río Colorado. Este es un sitio ideal para pasar la noche en los típicos moteles ruteros, sin embargo, en la actualidad, en la zona destaca un motel con pequeñas habitaciones en forma de tiendas de campaña indias, el cual hace alusión a los nativos americanos de la región. Si se tiene algo de tiempo extra, el Parque nacional del Bosque Petrificado es altamente recomendable de visitar. Dentro del mismo estado se encuentra la ciudad de Kingman, donde se respira ese espíritu vintage que uno ve en las películas antiguas norteamericanas. Los moteles, bares, restaurantes, señales y tiendas de recuerdos de esta pequeña localidad son dignas de ver y fotografiar. Para los que quieran ponerle la frutilla del postre a este road trip, pueden disfrutar de una de las mejores ciudades de Estados Unidos desviándose tan solo 170 km del recorrido original, ya que muy cerca de Kingman se encuentra la ciudad del espectáculo y los juegos. Hoy en día, Las Vegas se ha “trasladado” al mundo online donde los usuarios pueden disfrutar de los mejores juegos de azar. A día de hoy, proveedores del entretenimiento como VSO ofrecen más de 7000 juegos tragamonedas gratis al mismo estilo Las Vegas. Sólo debes poner la moneda, pulsar el botón y ver si te llevas el premio. Asimismo, si estás en la carretera a punto de llegar a la ciudad sin ley, tienes la opción de jugar en tu móvil sin necesidad de descargarlo y con los mejores bonos que hay en el mercado.

Poco a poco la Ruta 66 va mostrando sus lugares más emblemáticos, como Bagdad Café en Newberry Springs donde se filmó la película que lleva su nombre en 1987. El interior del café es una caja de sorpresas, donde se pueden observar una gran cantidad de testimonios y recuerdos de la gente que se ha detenido ahí a lo largo de los años. Este punto nos obliga a despedirnos de la histórica ruta, ya que da paso a la autopista hasta llegar a Santa Mónica. Sin duda la Ruta 66, a pesar de los años, mantiene viva la mística que atrae. Para poder andar por los caminos históricos y ver los tradicionales carteles como así también las famosas gasolineras americanas es necesario desviarse y mantenerse sobre el trazado original de la carretera.

¡Valora esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.