Una marca de bebidas lanza mascarillas con un sistema de solapa para que puedas beber sin tener que quitártela

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Este es el verdadero “empezó siendo una joda y quedó“. Como todo, donde haya una necesidad, habrá alguien dispuesto a crear y ofrecer soluciones innovadoras para resolver problemas. La pandemia de coronavirus no ha sido la excepción, al contrario, las iniciativas tan creativas y positivas al consumo son más que bienvenidas.

Se trata de un proyecto desarrollado por Crook & Marker, una compañía de bebidas que se destacan por no tener azúcar ni ingredientes artificiales. Su equipo de marketing había compartido desde hace ya unas semanas una imagen que adjudicaba un poco de humor ante los “problemas” de la nueva normalidad. Entre ellos, la dificultad de hacer ciertas cosas llevando una mascarilla encima continuamente para evitar la propagación del coronavirus.

Esta imagen resultaba un montaje de un tapabocas con una válvula redonda en el medio, como si se tratara de la tapita para inflar esas pelotas de playa en la que las personas pudieran insertar un sorbete para beber un refresco si así lo quisieran. Lo que no imaginaron es que la reacción de los usuarios desencadenaría en la creación verdadera del producto.

En consecuencia, sorprendidos por el interés que generaba esta propuesta de diseño, la compañía puso manos a la obra para hacer realidad esta ocurrente mascarilla a la cual bautizaron como “TasteMask“.

mascarillas con un sistema de solapa
Una marca de bebidas lanza mascarillas con un sistema de solapa para que puedas beber sin tener que quitártela

¿En qué consiste? Luego de probar diferentes mecanismos para facilitar la posibilidad de ingerir bebidas con la mascarilla puesta, lograron obtener estas mascarillas con un sistema de solapa que se puede ajustar de forma fácil y rápida entre sorbos. Así fue como a principios del mes de julio lanzaron sus ‘TasteMask’ y para sorpresa de la marca, se agotaron en las primeras 24 horas.

mascarillas con un sistema de solapa
mascarillas con un sistema de solapa

Ante el furor que provocaron, el director de Marketing de la marca Crook & Marker, Daniel Goodfellow, ha indicado que las mascarillas no cuentan precisamente con una protección de grado médico, pero lo cierto es que las personas podrán encontrar más seguridad utilizando estos tapabocas que bebiendo sin mascarilla.

Según ha trascendido, la compañía ha informado que todo el dinero recaudado con la venta de estas máscaras sería donado al Gremio de Camareros de los Estados Unidos para apoyar a los trabajadores del rubro gastronómico que se ha visto afectado por la pandemia.

Si quieres conocer más curiosidades como estas, ¡síguenos en Instagram!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Esta serie de Netflix muestra los años en que Nueva York fue “la ciudad del miedo”

Se trata de ‘La ciudad del miedo: Nueva York contra la mafia‘, una miniserie documental disponible en Netflix, capaz de revelar los años más terroríficos de Nueva York. Con solo tres episodios publicados, podrás observar una realidad sobre la gran ciudad que, aunque ahora parezca extremadamente lejana, no quita que haya existido.

ciudad del miedo
La ciudad del miedo: Nueva York contra la mafia‘, una miniserie documental disponible en Netflix.

A partir de tres episodios, de aproximadamente una hora cada uno, esta miniserie documental estadounidense relata los crímenes reales sobre las cinco familias de la ciudad de Nueva York: las familias criminales Gambino, Colombo, Bonanno, Lucchese y Genovese.

ciudad del miedo
Una nueva serie documental de Netflix muestra los años en que Nueva York fue “la ciudad del miedo”

En efecto, se expone una situación excepcional que se vivió a lo largo de dos décadas: los años 70 y 80. Aquellos fueron años oscuros en los que Nueva York estaba rodeada de miedo y temor. La mafia campaba a sus anchas por Manhattan y los barrios aledaños y controlaba, prácticamente, todos los estamentos de la municipalidad.

Esta vez poco queda de la ficción que solíamos encontrar en películas y series, ahora esta producción de Netflix se aproxima bastante a los sucesos ocurridos, sin faltar a la verdad y sin adornos.

Al parecer, al menos cinco eran las familias que dirigían todos los negocios que por aquel entonces dominaba la mafia, se daba una actividad delictiva que se podía llevar a cabo con total impunidad y hubo que encontrar una solución por parte del FBI y el fiscal de Nueva York, cargo que entonces ocupaba Rudy Giuliani. El ahora abogado de Donald Trump y alcalde de la ciudad entre 1994 y 2001 conoció de primera mano los tejemanejes de estas organizaciones criminales que tenían en las calles de la Gran Manzana su centro de operaciones.

Así, el documental La ciudad del miedo en Netflix muestra en detalle todos los entramados empresariales que estos jefes de mafia crearon para enriquecerse extraordinariamente en Nueva York, al mismo tiempo que destaca aún más en los esfuerzos de la policía y los responsables de seguridad del lugar para acabar con ellos.

Si quieres conocer más curiosidades como estas, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reproducir vídeo
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO