No es que piense que tiene los zapatos más hermosos del mundo, simplemente quiere mostrar el mundo desde su perspectiva

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

El fotógrafo/viajero, Robert King, se dedica a viajar por el mundo sacando algunas de las mejores fotos (no por nada es colaborador de Lonely Planet). Uno de sus planos más destacados es en el cual muestra algunos de los paisajes más famosos del mundo, sentado con los pies como protagonistas de la imagen.

Waking up early to beat the crowd ✨

Una publicación compartida por Robert King 📸 (@king_roberto) el

La Gran Muralla de China, alimentar canguros en Sydney (Australia), el Mar Muerto, la Gran Manzana en la ciudad de Nueva York (Estados Unidos), la famosa Horseshoe Bend de Arizona y el Burj Khalifa de Dubai, fueron capturadas mientras él descansaba y hacia modelar a sus pies.

“Tomo este tipo de fotos en todos los países que visito. No tengo nada en contra de la selfie, pero me siento incómodo tomando una foto tan cerca de mi cara.”

Cuando comenzó no pensó que se harían tan populares sus fotos, era solo una forma de mostrarle a sus amigos y familiares que estaba en un lugar genial. Teniendo la vista desde la misma perspectiva que él, hace sentir al que mira las imágenes como si estuviera involucrado y en el momento.

Tunnel Log, Sequoia National Park 🙏🏽

Una publicación compartida por Robert King 📸 (@king_roberto) el

🚣🏻

Una publicación compartida por Robert King 📸 (@king_roberto) el

Después de haber viajado por Nepal, Jordania, México, Australia, Islandia, China, Estados Unidos y Malasia, entre otros, asegura que no tiene un lugar favorito, y dice que el único lugar al que siempre le va emocionar volver es Australia, su país natal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada

Una de las mejores mesas de la casa en un restaurante de la ciudad de Nueva York es (o era) también una habitación de hotel. ¿Cómo? En medio de reglas estrictas para cenas en interiores y un menor número de viajeros debido a la pandemia, Le Crocodile, un restaurante francés del Wythe Hotel en Williamsburg, ha optado por una solución innovadora y oportuna para los tiempos que corren.

Se trata de la posibilidad de acceder a una experiencia de restaurante totalmente privada dentro de una habitación de hotel vacía. Si bien la iniciativa tiene su sustento en propiciar espacios seguros y garantizar el menor contacto posible entre personas desconocidas, también ha servido como una estrategia para compensar las pérdidas comerciales debido a la ausencia de turistas internacionales en la Gran Manzana.

Así, por una cifra de cien dólares por persona, los comensales obtienen la habitación durante toda la noche para disfrutar de comida y bebidas francesas. Por lo pronto, según ha trascendido, las habitaciones privadas están completamente reservadas la mayoría de los fines de semana. No obstante, Le Crocodile todavía tiene su comedor interior principal y su jardín al aire libre con asientos limitados y mesas distanciadas físicamente según lo dictado por las pautas del estado neoyorquino.

Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada
Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada

El propietario del restaurante y chef de este hotel de Nueva York, Aidan O’Neal, dice que se le ocurrió la idea de reemplazar las camas por mesas de comedor, pero al principio nadie pensó que fuera una buena idea. Revisaron la idea nuevamente en el verano y ahora todas las habitaciones del segundo piso del hotel se han convertido en comedores.

Conoce Wythe Hotel: cómo es por dentro el hotel de Nueva York que convirtió sus habitaciones en comedores

El Wythe Hotel ocupa una antigua fábrica centenaria, tiene 70 habitaciones y está situado en el litoral de Brooklyn. Se ha conservado su carácter industrial y algunas habitaciones tienen paredes de ladrillo visto.

hotel de Nueva York

Todas las habitaciones cuentan con techos altos (casi 4 metros) de madera originales, ventanas y suelo de hormigón con calefacción. Algunas habitaciones ofrecen vistas al perfil urbano de Nueva York, y otras dan a los barrios de Brooklyn y Williamsburg.

hotel de Nueva York

El hotel tiene un restaurante en la planta baja, Le Crocodile, y un bar en la 6ª planta, el Lemon’s. El Lemon’s ofrece platos pequeños, y Le Crocodile sirve desayunos, almuerzos y cenas a base de platos americanos. Para las comidas, se utilizan ingredientes de origen local. Hay un comedor privado.

hotel de Nueva York

La parada de North Williamsburg del ferry de East River está a 644 metros del alojamiento, t el Music Hall de Williamsburg se encuentra a 483 metros del Wythe Hotel.

Si quieres conocer más curiosidades como esta, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO