Nueva York transformará muelles abandonados en islas repletas de vegetación y entretenimiento

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Con un proyecto bautizado como “Little Island”, la ciudad de Nueva York se embarca y presenta una nueva apuesta para seguir contribuyendo en la conversión de la ciudad a un lugar más verde y sostenible. ¿Cómo? Creando espacios naturales en las orillas de Manhattan con la intención de contrarrestar el aumento del nivel del mar. 

Cabe destacar que desde hace tiempo Nueva York está en la búsqueda de consolidarse como un destino verde: primero demostró interés en recuperar antiguas infraestructuras, viejas fábricas y almacenes para convertirlas en centros culturales y espacios verdes como huertos urbanos y pequeños invernaderos. Luego se dispuso a crear terrazas naturales en los tejados de los bloques. Ahora, su nueva ambición se encuentra atada a los antiguos muelles: precisamente como un juego de palabras, un proyecto ecológico, liderado por la firma Heatherwick Studio, buscará convertir pequeños pulmones verdes a partir de embarcaderos en desuso.

Por su parte, Little Island presume ser “un parque público que ofrecerá una relación única entre la naturaleza y el arte: una ruptura con la vida urbana y una conexión con la espontaneidad y la alegría“.

Como ser, el caso del muelle 54 , un bosque acuático de pilares que sobresalían del río Hudson. Aquel lugar estimaba contar con la presencia de los restos del Titanic, si es que hubiera atracado con éxito a orillas de Manhattan. Luego, se dispuso como lugar de trabajo de compañías como Cunard y White Star Line, aunque lo cierto es que desde hace tiempo ya que se encontraba en desuso.

Gracias a una reinvención del espacio, este viejo muelle está a punto de convertirse en la pieza angular de lo que será una isla flotante de más de 10.000 metros cuadrados de zonas verdes frente al barrio de Chelsea, en pleno centro neoyorquino:

Nueva York

Según han indicado desde la compañía a cargo del diseño, este espacio estaría inaugurado a principios de 2021 y, entre los equipamientos de los que dispondrá, se destaca la existencia de una red de senderos bordeados por más de cien tipos diferentes de árboles, jardines, un parque e incluso un anfiteatro con capacidad para 700 personas:

Nueva York

La misma suerte podría correr el muelle 97 de Nueva York, situado más al norte. Este lugar ha sido clave en la historia de muchas personas: muchos migrantes escandinavos encontraron en el muelle 97 la puerta de entrada al sueño americano. Incluso también allí se fundó la Swedish American Line que conectaría Gotemburgo con Nueva York.

Luego sería el escenario perfecto donde un joven Robert de Niro, peinado a lo mohicano, se pasearía a bordo de un taxi amarillo en la famosa ‘Taxi Driver’. Pero, si bien se encuentra abandonado desde el año 2003, su suerte podría cambiar para el 2024, año en el que se oficializaría la inauguración de una nueva propuesta en su interior. El estudio de arquitectura y paisajismo ¡Melk se ha propuesto aprovechar los más de 12.000 metros cuadrados para transformarlos en una extensión repleta de rutas ciclistas, huertos urbanos y jardines botánicos:

Nueva York transformará muelles abandonados en islas repletas de vegetación
Nueva York transformará muelles abandonados en islas repletas de vegetación

Una propuesta similar tendrá lugar en el muelle 57, que no solo se supone que será el hogar de una nueva oficina de Google, sino que también contará con zonas verdes, terrazas, espacios dedicados únicamente a eventos culturales y un centro de catas de vino. La transformación de este “supermuelle”, se posicionará como un lugar cálido donde pasar los días disfrutando de las vistas al río y a la gran manzana.

Por su parte, en el muelle 26 se crearían dos grandes campos de futbol con el objetivo de fomentar la educación, el juego y la comunidad a través del deporte; y en el identificado como muelle 2, existen planes de construir una piscina alrededor de un jardín acuático con vistas a los rascacielos. Parece ser que un lujo de tonos verdes nos deleitará pronto por la ciudad de Nueva York 🤩

Si quieres conocer más sobre medio ambiente y lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada

Una de las mejores mesas de la casa en un restaurante de la ciudad de Nueva York es (o era) también una habitación de hotel. ¿Cómo? En medio de reglas estrictas para cenas en interiores y un menor número de viajeros debido a la pandemia, Le Crocodile, un restaurante francés del Wythe Hotel en Williamsburg, ha optado por una solución innovadora y oportuna para los tiempos que corren.

Se trata de la posibilidad de acceder a una experiencia de restaurante totalmente privada dentro de una habitación de hotel vacía. Si bien la iniciativa tiene su sustento en propiciar espacios seguros y garantizar el menor contacto posible entre personas desconocidas, también ha servido como una estrategia para compensar las pérdidas comerciales debido a la ausencia de turistas internacionales en la Gran Manzana.

Así, por una cifra de cien dólares por persona, los comensales obtienen la habitación durante toda la noche para disfrutar de comida y bebidas francesas. Por lo pronto, según ha trascendido, las habitaciones privadas están completamente reservadas la mayoría de los fines de semana. No obstante, Le Crocodile todavía tiene su comedor interior principal y su jardín al aire libre con asientos limitados y mesas distanciadas físicamente según lo dictado por las pautas del estado neoyorquino.

Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada
Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada

El propietario del restaurante y chef de este hotel de Nueva York, Aidan O’Neal, dice que se le ocurrió la idea de reemplazar las camas por mesas de comedor, pero al principio nadie pensó que fuera una buena idea. Revisaron la idea nuevamente en el verano y ahora todas las habitaciones del segundo piso del hotel se han convertido en comedores.

Conoce Wythe Hotel: cómo es por dentro el hotel de Nueva York que convirtió sus habitaciones en comedores

El Wythe Hotel ocupa una antigua fábrica centenaria, tiene 70 habitaciones y está situado en el litoral de Brooklyn. Se ha conservado su carácter industrial y algunas habitaciones tienen paredes de ladrillo visto.

hotel de Nueva York

Todas las habitaciones cuentan con techos altos (casi 4 metros) de madera originales, ventanas y suelo de hormigón con calefacción. Algunas habitaciones ofrecen vistas al perfil urbano de Nueva York, y otras dan a los barrios de Brooklyn y Williamsburg.

hotel de Nueva York

El hotel tiene un restaurante en la planta baja, Le Crocodile, y un bar en la 6ª planta, el Lemon’s. El Lemon’s ofrece platos pequeños, y Le Crocodile sirve desayunos, almuerzos y cenas a base de platos americanos. Para las comidas, se utilizan ingredientes de origen local. Hay un comedor privado.

hotel de Nueva York

La parada de North Williamsburg del ferry de East River está a 644 metros del alojamiento, t el Music Hall de Williamsburg se encuentra a 483 metros del Wythe Hotel.

Si quieres conocer más curiosidades como esta, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO