Odio el fútbol! (Pero fui a un superclásico en la Bombonera)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Mi historia con los deportes puede resumirse con una sola palabra: DESASTROSA. Todos ellos se ensañaron en mi contra durante una época de mi vida. Pero uno fue el más cruel y despiadado de todos: el fútbol.

Siendo latinoamericano donde el fútbol es una institución tan importante como la iglesia y viniendo de una familia muy aficionada, el cruel y despiadado fútbol no me hizo fácil la existencia. Su saña maliciosa contra mí incluyó pelotazos en la cara, burlas comunitarias, peleas con amigos, disgustos paternos, diversas quemaduras de sol y raspaduras de rodillas.

"Qué mierda hago aquí?", pensaba.

Pero esta historia no es sobre mí y mi enemistad con el fútbol. Se trata más bien de las cosas que descubrí yendo a ver un partido entre Boca y River en la Bombonera. Sí, las vueltas de la vida me llevaron a estar inesperadamente en la mitad de un un momento y lugar en el que millones de personas en el mundo desearían estar pero no pueden. Y yo, con mi desconocimiento del universo futbolístico y mi enemistad con ese (cruel y despiadado) deporte, estaba allí, mirando a mi alrededor, como invisible, fijándome en la gente y haciendo fotografías.

Bombonera completa

Por lo que vi, un superclásico no es un juego, no es un partido de fútbol y ni siquiera es un evento deportivo. Un superclásico es más bien como un hito histórico, un choque cósmico, una cita de vida o muerte que se repite sólo un par de veces cada año. Las familias se preparan con antelación para ir juntas, alistan sus mejores camisetas y trapos y, como si fueran a recibir a un familiar que no ven hace años, preparan carteles con mensajes de amor y pasión.

Se respira un ambiente contradictorio de calma y tensión, amistad y rivalidad, y tantas almas reunidas en la platea, se unen como si fuera un único ser que respira, grita y se mueve al unísono; como si cada uno fuera un Power Ranger y sin importar su color o procedencia, hacen mórfosis para gritar “árbitro hijodeputa” o “gol”, según sea el caso.

La masa y sus altibajos

Ese momento del grito triunfal del gol es como asistir a un sublime e intenso orgasmo colectivo. Tiene su momento previo en el que todos tensos, apretando cada músculo existente, gritan “dale, dale” o “ahí viene, ahí viene”. Y por supuesto, también tiene un post coito: se abrazan (aunque sean desconocidos), se relajan, sonríen satisfechos, e incluso muchos se prenden un puchito.

Celebración orgásmica!

Debo admitir que de ese día no recuerdo quién ganó, quién jugó o hizo los goles. Lo que sí recuerdo es que el maldito fútbol paralizaba temporalmente las capacidades perceptivas de todos los asistentes, de modo que en el medio tiempo, una hamburguesa dura y grasosa y una cerveza rebajada con agua, eran degustadas como si se tratara del mejor menú del mejor restaurante. Y ni se hable de ir a los baños sucios y destartalados: la gente hacía la fila feliz, como si les fueran a regalar plata!

Pero, por otra parte pude presenciar cosas lindas: hasta cuatro generaciones de una misma familia reunidas, padres y madres llevando a sus hijos pequeños al superclásico, enseñándoles las cosas básicas de la vida (al menos para los argentinos) como amar la camiseta, cantar las canciones de cancha y putear. Putear de principio a fin.

Familia bostera

Debo ser honesto: ir a la cancha me gustó, aunque no por las razones que tendría un verdadero hincha; más bien por poder experimentar en mi propia piel esa loca pasión que nunca en mi vida he logrado entender pero que se te contagia al estar allí. Poder presenciar esa unión de las familias en torno al maldito fútbol, y el amor que se esconde detrás de actos sencillos como el abrazo a un desconocido o enseñar a un hijo la historia y tradición del equipo.

Los trapos

Me gustó porque estar en medio de un superclásico Boca vs River, es como asistir al corazón mismo de Argentina: presenciar la pasión para lo bueno y para lo malo, entender los movimientos de las manos que se utilizan incluso fuera de la cancha y, al menos por una vez en mi vida, compartir la sagrada tradición dominical de reunirse para ver a un grupo de veintipico tipos corriendo detrás de un balón durante 90 minutos.

Posdata: Maldito fútbol, aún te odio!

Hijos Nuestros

Esto te puede interesar ...

Aruba se abre a turistas latinoamericanos a partir del 1° de diciembre

¡Buena noticia para la región! Los turistas latinoamericanos podrán sumar un nuevo destino en sus debates sobre qué lugar visitar durante sus próximas vacaciones: Aruba abrirá sus fronteras a partir del 1° de diciembre para todos aquellos viajeros provenientes de Latinoamérica.

Así, la isla situada en el Caribe buscará posicionarse como un destino privilegiado para la elección de los viajeros: los visitantes no solo podrán disfrutar de una temperatura promedio de 28 grados centígrados, sino que también podrán relajarse ante la tranquilidad de ser receptores de los más altos estándares de seguridad, limpieza y salubridad en materia de evitar el contagio de COVID-19. 

Aruba se abre a turistas latinoamericanos a partir del 1° de diciembre
Aruba se abre a turistas latinoamericanos a partir del 1° de diciembre

¿Cuáles son los requisitos y protocolos para el ingreso a Aruba?

Para mantener la seguridad y el bienestar de los visitantes y arubianos, se establecieron nuevos requisitos para que los visitantes puedan ingresar a Aruba. También hay protocolos establecidos por el gobierno para los turistas mientras están en Aruba.

Como ser, todos los visitantes deberán completar el proceso de la tarjeta de Embarque/Desembarque (ED Card) en línea, y deberán ser aprobados, para poder ingresar a Aruba.

El nuevo proceso de la tarjeta ED estará disponible en línea a partir del 25 de junio de 2020 y los requisitos de la tarjeta ED incluirán cinco partes. En este proceso se destacan pasos importantes, y los visitantes no tendrán acceso a Aruba sin completar el mismo.

Cabe destacar que, para oficiar el trámite de solicitud de ingreso, los turistas latinoamericanos interesados deberán contar con un pasaporte válido y una dirección de correo electrónico válida a la que tenga acceso. Al mismo tiempo, también se solicitará la cartilla de vacunación contra la Fiebre Amarilla.

Como te comentaba anteriormente, la tarjeta ED comprende cinco partes importantes que deben ser de especial atención por parte de los viajeros. A continuación te detallamos de qué se tratan:

PARTE 1: INFORMACIÓN BÁSICA DEL VIAJERO

Esto requerirá que los viajeros den detalles personales y de viaje básicos como: fecha de nacimiento, información del pasaporte, duración de la estadía, entre otros. Consejo: se recomienda a los visitantes que comiencen y completen esta parte del proceso en cualquier momento después de reservar su viaje a Aruba.

PARTE 2: EVALUACIÓN DE SALUD PERSONAL

Esto requerirá que los visitantes brinden respuestas verdaderas y precisas a las preguntas relacionadas con su salud. Entre ellas podría ser si ha sido caso sospechoso o diagnosticado con neumonía o COVID-19 en los últimos 14 días; si tuvo síntomas como fiebre, tos, dolor de garganta, falta de aliento o pérdida del olfato/gusto en las últimas 24 horas; si ha tenido algún contacto cercano (menos de dos metros) durante más de 15 minutos con una persona probablemente infectada o confirmada con COVID-19 en los últimos 14 días.

Esto debe ser diligenciado entre 72 y 4 horas antes de viajar a Aruba. 

PARTE 3: SE REQUIERE PRUEBA MOLECULAR DE COVID-19 NEGATIVA

Para crear un entorno seguro tanto para los viajeros como para los residentes arubeños, es importante contar con la presencia de pruebas para confirmar que todos los viajeros son negativos para el coronavirus.

De esta manera, se ha determinado que todos los visitantes, mayores de 15 años, que viajan a Aruba deben realizarse una prueba de COVID-19 molecular. Para ello, existen tres opciones para hacer la prueba: se puede hacer antes del viaje, a la llegada a isla o a través de un proceso de prueba dual.

Para obtener detalles sobre los procedimientos que deben seguir los viajeros que sean positivos en la prueba de COVID-19 mientras se encuentran en Aruba, pueden consultar a la sección “Regulaciones cuando muestran síntomas o dan positivo por COVID-19 mientras están en Aruba“.

PARTE 4: COBERTURA DE SEGURO OBLIGATORIA

Debido a la pandemia de COVID-19, el gobierno de Aruba debe garantizar que todos los visitantes estén debidamente asegurados. El Seguro de Visitantes de Aruba es un seguro obligatorio que ayuda a proteger a los visitantes respecto a los gastos médicos y no médicos incurridos si dan positivo por COVID-19 durante su estadía en Aruba.

Para obtener información completa sobre el Seguro de Visitantes de Aruba, incluidos los detalles de la cobertura, los requisitos de elegibilidad, los cálculos premium por edad, duración máxima de la cobertura, preguntas frecuentes y más, los visitantes pueden hacer clic aquí. Algunos aspectos importantes están destacados allí. Además:

  • Los visitantes deben comprar el seguro de visitantes de Aruba para completar el proceso de la tarjeta ED.
  • Los visitantes pueden comprar o usar su propio seguro de viaje o de salud para complementar el seguro de visitantes de Aruba, pero no para reemplazarlo.
  • Otros seguros pueden cubrirlo por algunos de los gastos relacionados con el COVID-19, pero pocos planes ofrecen cobertura integral de COVID-19 en Aruba y también cubren los costos de aislamiento fuera de un hospital.
  • Sujeto a un límite general de US $ 75,000, un visitante que da positivo por COVID-19 en Aruba, tendrá muy pocos, si alguno, gastos de bolsillo con el Seguro de Visitantes de Aruba, ya que los proveedores médicos y no médicos son pagados directamente por las aseguradoras con licencia local.
  • Si compra el Seguro de Visitantes de Aruba y no realiza su viaje, puede solicitar un reembolso completo por correo electrónico.
  • Tan pronto como haya completado el formulario y el pago de la tarjeta ED, recibirá un correo electrónico con los documentos de su póliza de seguro de visitantes de Aruba adjuntos. 

Tiempo: la compra del seguro de visitantes de Aruba debe completarse dentro de las 72 horas y 4 horas antes de viajar a Aruba. El costo del seguro $30 dolares por persona, y  0-14 años el costo es de $10 dolares por niño.

 PARTE 5: CONSENTIMIENTO A LOS MANDATOS DEL GOBIERNO DE ARUBA

Esta quinta parte, y última, requerirá que los visitantes den su consentimiento para cumplir con las reglas y procedimientos establecidos por el gobierno de Aruba. Esto incluye algunos aspectos desarrollados a continuación:

  • Reconocimiento y consentimiento de que, a su llegada y durante su estadía en Aruba, los visitantes deberán cooperar con cualquier tipo de evaluación y pruebas de salud COVID-19 según lo indiquen las autoridades de salud pública de Aruba, incluido el aislamiento y / o cuarentena.
  • Reconocimiento y consentimiento de que en caso de que el visitante se someta a la prueba de diagnóstico de PCR molecular COVID-19, deberá esperar los resultados de la prueba de PCR molecular COVID-19 en cuarentena, según las instrucciones dadas por las autoridades de salud pública.
  • Reconocimiento y consentimiento para seguir todas y cada una de las instrucciones impuestas por las autoridades de salud pública de Aruba; esto incluye, pero no se limita a, instrucciones para aislarse o ponerse en cuarentena debido a la exposición al COVID-19.
  • Para obtener detalles sobre los procedimientos para los huéspedes que muestran un resultado positivo de la prueba COVID-19 mientras se encuentran en Aruba, consulte la sección “Regulaciones al mostrar síntomas o pruebas positivas para COVID-19 mientras está en Aruba” a continuación.

Tiempo: el consentimiento para los mandatos del gobierno de Aruba debe completarse entre las 72 horas y 4 horas antes de viajar a Aruba.

Si quieres conocer más sobre lo que sucede en el mundo, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO