El pollo frito de KFC se destaca como comida de tradición navideña en Japón y esta es la razón

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Creer o reventar. Ni cena con pavo como en Estados Unidos, ni asado como en Argentina, ni vitel toné, ni nada que sea preparado artesanalmente: el pollo frito de KFC es la comida de tradición navideña en Japón. Y en esta nota te contamos por qué.

El pollo frito de KFC se destaca como comida de tradición navideña en Japón y esta es la razón
Creer o reventar: el pollo frito de KFC se destaca como comida de tradición navideña en Japón

Y es que, curiosamente, cuando se acerca diciembre, la cadena de comida rápida se prepara para lo que podríamos considerar como el mes de agosto en Japón, llegando a registrar altos niveles de demanda. Resulta increíble pero durante la tarde del 25, la mayoría de los locales pertenecientes a la cadena KFC parecen colapsar en Japón: se exhiben colas que llegan al exterior, en las que la gente espera hasta dos horas para recoger su pedido.

Exitosamente, el resultado de dicha iniciativa se traduce en ventas entre cinco y diez veces superiores a las de una jornada común y corriente. Por ejemplo, KFC embolsó durante el 2019 unos 6.900 millones de yenes (más de 56 millones de euros) en los cinco días que transcurren desde el 20 de diciembre hasta la noche de Navidad. Definitivamente, lo cierto es que el vínculo que une la celebración de la Navidad con el pollo frito es casi automático.

Cada año, desde mediados de la década de 1980, las estatuas de tamaño natural del coronel Sanders, vestidas como Santa durante las vacaciones, han recibido a multitudes de lugareños y turistas en todo el país.

El por qué de esta tradición navideña presenta muchas versiones contradictorias. En su mayoría, todas se remontan a los años setenta cuando, después de un par de décadas de austeridad tras la Segunda Guerra Mundial, la economía japonesa empieza a despegar. Los ciudadanos encuentran liquidez en su bolsillo para adquirir artículos de consumo, y a la hora de hacerlo dirigen su mirada hacia la primera potencia mundial, Estados Unidos.

Según reporta El País, gracias a la Expo de Osaka de 1970, las cadenas de comida rápida se colaron en el mercado. En los diez años siguientes, esta industria crecería un 600% en el país. KFC, que había abierto su primer local en Nagoya ese mismo año, luchaba por llevarse parte del pastel. Cuatro palabras desencadenaron el estallido. “Kurisumasu ni wa kentakki!”: ¡Kentucky en Navidad!

Durante este período de rápida globalización, la industria de la comida rápida japonesa se expandió un 600% entre 1970 y 1980, según “Colonel Comes to Japan”, un documental de 1981 dirigido por John Nathan. KFC, entonces conocido como Kentucky Fried Chicken, fue parte del paquete y abrió su primera tienda en Japón en Nagoya en 1970. Para 1981, la cadena había abierto 324 tiendas, más de 30 al año, y ganaba aproximadamente 200 millones de dólares al año.

La Navidad forma parte de una festividad secular en Japón, un país donde menos del 1% de la población se identifica como cristiana, y en la década de 1970 muchas personas no tenían tradiciones navideñas familiares establecidas.

Precisamente esa fue la razón por la cual entró KFC en la mente de los consumidores: la compañía lanzó su campaña de marketing “Kentucky para Navidad” en 1974 y pronto siguió la primera iteración de los baldes de fiesta. Algunos informes dicen que Takeshi Okawara, quien administró el primer KFC del país y luego se convirtió en CEO de KFC Japón, comercializó falsamente el pollo frito como comida tradicional navideña estadounidense para impulsar las ventas.

Sin embargo, según indica KFC Japón, Okawara fue a una fiesta de Navidad disfrazado de Santa. Cuando a los niños les encantó, vio una oportunidad de negocio.Mientras tanto, en 2017, el presentador de “The Rising Sun Show”, un programa de televisión de 30 minutos producido por el Departamento de Asuntos Públicos de Japón de la Guarnición del Ejército de EE. UU., Entrevistó a un miembro de KFC, quien dijo que el concepto se popularizó después de que un cliente extranjero le preguntó para entregar pollo frito con un disfraz de Santa Claus en Navidad.

Si quieres conocer más curiosidades como esta, ¡síguenos en Instagram!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO