in ,

¿Por qué es mejor viajar en Tuk Tuk?

Sri Lanka es un país con forma de lágrima y relativamente pequeño, tiene 350km de norte a sur y 180km de este a oeste, de forma que se puede planificar un viaje circular alrededor de la isla pasando por los principales puntos de interés sin necesidad de hacer trayectos demasiado largos.

El medio de transporte que mejor funciona es el bus, también hay red de trenes aunque los destinos que cubre son muy escasos, sin embargo existe una forma de visitar Ceilán mucho más auténtica y divertida a la par que lenta pero que te permite pasar por lugares que de otra forma serían más difíciles de conocer, y es conduciendo un tuktuk.

Para quien no este familiarizado con ellos, el tuktuk o rickshaw es un vehículo muy utilizado en muchos países de Asia y aunque en cada uno de ellos tiene sus variantes en todos cumple la misma función y es la de taxi.

→ Encontrá los vuelos más baratos a India!

Tanto en la India como en Sri Lanka son una institución en si mismos y los hay por doquier. Vienen a ser algo parecido a lo que en España llamamos motocarro, es decir, un vehículo pequeño de tres ruedas pero diseñado para llevar en la parte trasera hasta tres personas con equipaje incluido.

Su conducción es igual que la de una Vespa, es decir las marchas y el embrague van en el puño izquierdo, acelerador en el derecho y un pedal para el freno, y eso es todo, literalmente, porque tienen menos detalles que un Seat Panda, parece ser que cuando construyeron el primer modelo hace cuarenta años le funcionó y dijeron para qué vamos a cambiarlo.

Por no tener no tienen ni indicador del nivel del depósito de gasolina, por lo que es conveniente llenarlo con frecuencia si no quieres verte en la situación de tener que empujarlo después de haber visto carteles de precaución por cruce de elefantes. En cualquier caso tienen una pequeña reserva, sólo tienes que girar una llave de paso y tienes para recorrer unos 25km en busca de gasolinera, nosotros la tuvimos que utilizar un par de veces.

A parte de eso tienen un motor pequeño para la carga que tienen que llevar al que se le atragantan y bastante las cuestas arriba y se pueden conducir con el permiso internacional de coche, el cual se puede conseguir fácilmente en España. La empresa de alquiler te proporciona un permiso adicional por el que tienes que pagar unos 30€, pero nosotros creemos que no es necesario, ya que con el internacional es suficiente.

Con el límite de velocidad hay que tener especial cuidado, porque a nosotros nos los explicó un amable policía la primera vez que nos pararon. Para los tuktuk es de 40km/h, así que hay que estar un poco pendiente ya que cuesta abajo estos cacharros se embalan y es fácil superarlos, además los policías en este país visten de verde lo que sumado a la cantidad de vegetación que hay a ambos lados de la carretera resulta en que no los veas hasta un metro antes de que te den el alto, al menos es de agradecer que el método de avisar con las largas funcione aquí también.

→ Encontrá los vuelos más baratos a India!

Si te ves en esa tesitura, el método para evitar las multas es siempre el mismo, decir que pensabas que el límite de velocidad era otro y hacerte el sueco, a nosotros nos funcionó las tres veces que nos cazaron, no sabemos si fue por suerte o porque alucinaban cuando veían a un extranjero conduciendo un tuktuk. Lo suyo es respetar los límites pero es que hacer un trayecto de 180km a esa velocidad puede llegar a desesperar.

Por lo demás la conducción no tiene mucho misterio, a priori puede parecer que no es muy estable por eso de tener tres ruedas, de hecho los primeros días tienes la sensación de que vaya a volcar hasta para bajar el más mínimo bordillo, pero conforme vas haciendo kilómetros te vas dando cuenta de lo que es capaz de hacer, da igual que sean caminos empedrados, con grava o barro que sale airoso de cualquier situación, aunque parezca de juguete es un todo-terreno en miniatura.

En cuanto a la circulación hay que tener en cuenta varias cosas. La primera es que se conduce por la izquierda, puede parecer una tontería, pero a veces la costumbre te la puede jugar y dar lugar a que tomes alguna rotonda o cruce por donde no era. Otra es que la preferencia no la determinan las señales de tráfico sino el tamaño del vehículo que conduces, es decir, puede darse la situación de que un autobús adelante a un coche que a su vez está adelantando a una moto, a la vez que te da las largas a ti que vas en dirección contraria porque le estás estorbando, puede pasar. Así que lo mejor en estas situaciones es no hacer maniobras bruscas y desplazarte suavemente al arcén, después de unos cuantos microinfartos ya se hace de forma automática.

No sabemos muy bien cual es la razón de que en este país los autobuseros parezcan pilotos de rally frustrados, porque su forma de conducir es de no temerle a la muerte. De hecho el estado subió las multas por conducción temeraria y el sector entero se puso en huelga.

Otro detalle a tener en cuenta al conducir en Sri Lanka es la forma de utilizar el claxon. Aquí no se pita para advertir a algún conductor de algo, sino para avisar de donde estás y cuales son tus intenciones. Por ejemplo, un coche te va a adelantar en línea continua y te pita antes de hacerlo para que estés informado, la seguridad ante todo.

Así que si estás pensando en visitar este increíble país no le des más vueltas y hazte con uno de estos ya que viajando en tuktuk todo mola más!

Escrito por Angelica Rojas

Somos Angie y Pau, un cóctel entre latino y andaluz.

Aunque me dicen que parezco más española que muchos, sigo siendo Colombiana (rolita) y a mucho orgullo, sé que he olvidado muchas cosas de allí, sé que he aprendido muchas cosas de aquí, así que si tuviera que describirme soy de ambos lados y a la vez de ninguno.

Pau es de Jaén y no para mucho quieto, siempre está inventando algo que hacer y si además es fuera de lo común pues mejor, entre sus pasiones que no son pocas están la fotografía, la música y la cerveza.

Así que somos una mezcla de culturas distintas pero con los mismos objetivos y proyectos. Somos dos amantes de viajar, del deporte, de vivir nuevas experiencias y de no dejarnos llevar por una vida convencional.

Se nos ha ocurrido el proyecto más brillante que hemos podido tener hasta ahora, hacer un parón en nuestras vidas y ver si lo que somos hasta ahora es lo que queremos seguir siendo en el futuro y que mejor forma de hacerlo si no es viajando. Para nosotros viajar es la mejor forma de aprender nuevas culturas, el medio más fácil de conocer gente (a veces incluso a uno mismo), se viven tantas historias al salir de tu casa, se aprenden tantas cosas al dejar lo que algún día pensaste que era lo tuyo.

Así que como nos han deseado nuestra familia y amigos: buena suerte y buena mar!. Es el proyecto más grande en el que nos hemos embarcado pero del que sabemos que tendremos mil satisfacciones que recordaremos por siempre.

Qué piensas?

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

¿Cómo sacar la visa Working Holiday para viajar y trabajar en Irlanda?

Conoce Halifax, una ciudad que te sorprenderá en Canadá