¿Por qué los aviones comerciales no llevan paracaídas de emergencias?

aviones comerciales paracaídas
Redactor
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram
5/5 - (1 voto)

Volar se ha vuelto mucho más seguro a lo largo de los años, pero eso no ha impedido ciertas
personas se sientan nerviosas o asustada cada vez que se suben a un avión. Una pregunta que suelen hacer las personas que tienen miedo a volar es por eso que estos aviones no vienen equipados con paracaídas.

Primero debe tenerse en cuenta que los paracaídas son voluminosos y pesados, lo que significa que requeriría mucho espacio para proporcionar uno para cada pasajero y esto aumentaría significativamente el peso del avión.

Los paracaídas también son muy caros, lo que aumentaría enormemente el costo de volar. Además, los aviones comerciales no están diseñados para saltar desde ellos. Sus puertas no permiten esta práctica de forma segura.

Pero incluso suponiendo que estos obstáculos se superaran de alguna manera. El siguiente problema es que la mayoría de la gente no sabría cómo usarlos. Cuando la gente salta en paracaídas por diversión, el salto más sencillo y básico en el que el estudiante está conectado a un instructor, requiere media hora de enteramiento.

Aquellos lo suficientemente valientes como para saltar solos necesitan pasar cuatro a cinco horas de entrenamiento que incluyen aprender el posicionamiento del cuerpo y las maniobras de vuelo.

El siguiente obstáculo a superar es el clima. Si hace mal tiempo, como suele ser el caso cuando hay complicaciones de vuelo, podría ser peligroso desplegar paracaídas, especialmente en casos de fuertes viento o tormentas eléctricas.

Pero el factor clave para desplegar un paracaídas es la velocidad del avión y su altitud de crucero. Un Boeing 737 viaja a un promedio de 930 kph cuando está a una altitud de crucero de 11000 metros. Esto es considerablemente más rápido y más alto que un avión que se utiliza en paracaidismo.

Éstos viajan a una velocidad de entre 130 y 180 kph y los saltos generalmente se realizan desde altitudes de 3000 y 3900 metros. Si alguien intentara un salto a una altura superior a los 4500 metros, el riesgo de hipoxia sería
muy alto. Supongamos que todos los pasajeros también recibieran oxígeno suplementario.

¿Qué pasaría si saltaran de un avión de gran tamaño volando a 900 kph?

Existe una alta probabilidad de que sean arrastrados y se estrellen contra él. También debe tenerse en cuenta que al saltar es necesario mantener una distancia de 150 a 450 metros entre cada persona. Si esta regla debe seguirse en un avión o en 200 o más personas, probablemente los pasajeros se queden sin tiempo para saltar. O de lo contrario saltarían demasiado rápido y se chocarían entre sí.

Por todas estas razones, lanzarse en paracaídas desde las aerolíneas comerciales simplemente
no es una opción viable.

5/5 - (1 voto)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hay mucho más sobre