Pospuso su boda pero decidió armar un casamiento con los 115 conejos de chocolate que iban a regalar como souvenirs

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin
Share on pinterest

Mas allá de lo terrible y dramático de la situación que varios países están viviendo con la emergencia sanitaria por el avance del coronavirus, lo mejor que nos dejará esta crisis mundial será sin dudas la capacidad de sobreponernos aún a pesar de haber vivido situaciones límite o impensadas por nosotros como lo puede ser tener que aislarnos del mundo desde dentro de las paredes de nuestra propia casa.

Gente que celebrará sus cumpleaños sin familiares ni amigos alrededor, personas que ansiaron por mucho -mucho- tiempo un viaje que ha sido cancelado, o quienes se encontraban en la cuenta regresiva para celebrar oficialmente su matrimonio que, ante la prohibición de encuentros masivos, quedará postergado.

Justamente esta última circunstancia es la que tiene como protagonista a Mark, un joven que debió posponer su boda por “obvias razones” como él mismo menciona.

Aún así, lejos de amargarse, ha decidido tomarlo con un poco de humor e incluso jugar con un detalle muy particular que tenía previsto para su casamiento.

Se trata de que Mark y su pareja habían encargado 115 conejitos de chocolate Lindt para entregar a sus invitados como souvenirs y agradecimiento por su presencia.

Tal como parece no haber una resolución exacta de cómo se vivirán las próximas semanas ni cuándo acabará esto, Mark ha decidido recrear una boda… ¡con una pareja de conejos como actores principales!

Y como no podía ser de otra forma, los otros 113 conejitos de chocolate restantes oficiaron de testigos de esa unión:

Un barrio entero le cantó el feliz cumpleaños a su vecina desde sus balcones por la cuarentena en España

“Es para ti, sal. Están todos los vecinos en el patio, sal a saludarnos”, le decía uno de los vecinos de Charo para que se asomara a la ventana para recibir los saludos de todo el vecindario.

Este lunes Charo cumplía 80 años y, a pesar de la cuarentena, todos sus vecinos quisieron llevarle un pastel y cantarle el cumpleaños feliz, una escena que se ha hecho viral a través de las redes sociales.

Gracias a la solidaridad de sus vecinos, esta abuela pudo tener un improvisado festejo de cumpleaños. Continuar leyendo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

QUIZÁ ESTO TE PUEDA INTERESAR