Mi primer viaje a Lisboa: ¿qué visitar en las afueras de la ciudad?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Uno de los países que no figura tanto en la lista de los turistas es Portugal, así que decidí ir contra la corriente y aventurarme a visitar su capital, Lisboa, y algunos de los pueblitos más lindos y emblemáticos del país (Belem, Sintra, Fátima, Batalha, Óbidos y Nazaré).

Así que hice mis maletas, compré mi boleto de bus redondo con la compañía ALSA por un total de 35 euros (su precio es muy económico!), lo único malo es el tiempo entre la capital española y Lisboa. El trayecto dura un total de 9 horas pero puedes escoger el horario de la nocturno y ahorrarte una noche de hospedaje.

Lisboa

El bus cuenta con wifi, enchufes de luz y un baño que cuesta 1 euro. La capital portuguesa cuenta con dos terminales de autobús y la que me quedaba más cerca de mi hostal era la estación Sete Rios así que decidí bajarme ahí.

Reservé una habitación en un Bed & Breakfast, este lugar ofrecía la opción de reservar una habitación privada y compartir el baño con más personas y sin dudas fue lo mejor para mí ya que era la primera vez que me quedaba en este tipo de alojamiento y todavía no estaba preparada para compartir habitación con desconocidos.

Lo mejor de este tipo de hospedaje es que ofrecen el servicio de cuidar tu maleta, ya sea porque llegaste demasiado temprano para ser el Check-in y también puedes dejar tu equipaje al momento de hacer el Check-out y regresar por él más tarde. Esto es genial para aquellos que quieran seguir recorriendo la ciudad sin cargar con sus valijas.

Lisboa

Al siguiente día de mi llegada a Lisboa decidí aventurarme por mi cuenta a recorrer sus calles, edificios históricos, museos y otras atracciones que me iba encontrando en el camino.

Me recomendaron que visitara The Pink Street, es una calle pintada de rosa y que sólo pocos turistas conocen. Me dieron indicaciones de cómo llegar al lugar pero me perdí y terminé en uno de los barrios típicos de la ciudad.

Ahí encontré el famoso tranvía amarillo, decidí subirme a él y vivir la experiencia lugareña. El ticket cuenta €2.90 por viaje y pasa por los barrios alto, Alfama, Chiado, Graca y la zona del jardín de la estrella. Al bajarme del tranvía y dirigirme a la plaza del Comercio
encontré de pura casualidad el lugar que tanto había buscado Pink Street, es un lugar sin dudas te dejará con la boca abierta.

Lisboa

La plaza del comercio es el punto más fotografiado de Lisboa y esto se debe que ofrece las mejores vistas del Río Tajo y su arquitectura es excepcional, pero si quieres ver los mejores atardeceres tienes que subir al mirador del Arco da Rua Augusta. Este se encuentra enfrente de la plaza y ofrece una vista espectacular.

Desde este lugar salen diferentes tours por toda la ciudad y también hacia los pueblitos más pintorescos cercanos a la capital. Así que me subí al City Sightseeing, un
Bus de dos pisos de color rojo que te permite subirte y bajarte todas las veces que quieras
durante todo el día. El precio es de € 20 día pero también tienen varios paquetes por 48 y 72 hrs los cuales que incluyen más rutas.

Lisboa

Un paseo por Belém

Decidí tomar la ruta de Belém y me dejo a las afueras de uno de los monumentos más impresionantes que jamás haya visto: el Monasterio de los Jerónimos. En su interior hay un museo y el enorme claustro del monasterio.

Cerca de ahí se encuentra la Torre de Belém, puedes acceder a la cima pero tendrás que hacer fila ya que solo hay una estrecha escalera de caracol la cual permite la subida y bajada de los visitantes pero para que no allá embotellamiento vial. Se instaló
un pequeño semáforo que te avisa si puedes subir o bajar de la torre, vale la pena la espera.

Lisboa

No me podía ir de Belém sin probar la antigua receta secreta de los monjes, los deliciosos pastéis de Belém y solo de acordarme se me hace agua la boca.

Antes de irme de Lisboa, me subí al Elevador de Santa Justa. Este es un elevador estilo neogótico que mide 45 metros de alto y ofrece una vista de 360 grados de Baixa, Río Tajo, La Plaza de Rosso y del Comercio así como del Castillo de San Jorge, el ticket cuesta €5.15 y lo venden exclusivamente en la entrada. Sin lugar a dudas fue el mejor lugar para despedirme de esta hermosa capital.

¿Qué visitar en las afueras de Lisboa?

Mis siguientes destinos fueron Sintra aquí se encuentra el Palacio da Pena y lo que llamó más mi atención de este castillo es su colorida arquitectura en rojo-amarillo y con adornos de azulejos el interior me sorprendió aún más.

Lisboa

Después me fui a Obidos, es una pequeña ciudad rodeada de murallas de la época medieval, lo fascínate de este lugar son sus pequeñas calles que parecen laberintos. Ahí probé el Ginja es un licor de cereza que se produce en la zona y lo más curioso es que te lo venden dentro de una pequeña taza hecha de chocolate.

De aquí me dirigí rumbo a Fátima. Aquí se encuentra el santuario de la Virgen de Fátima, no tiene ningún costo la entrada al lugar y puedes visitar la Capilla de las Apariciones, la Basílica de Nuestra Señora del Rosario y la Iglesia de la Santísima Trinidad.

Mi penúltima parada fue Batalha la atracción turística de este lugar es sin dudas es el Convento de Santa María da Vitória mejor conocido como el Monasterio de Batalha, su arquitectura es estilo gótico tardía lo que hace muy impresionante y cada hora dentro del monasterio se realiza un cambio de guardia en la tumba del soldado desconocido, todo un espectáculo. Por último, visité Cabo da Roca es considerado el punto más occidental del continente europeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO