Razones por las que los mexicanos somos los mejores anfitriones del mundo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Tenemos la fortuna de haber nacido y crecido en el seno de una familia mexicana. Desde pequeños se nos ha inculcado que las puertas deben estar abiertas a cualquier persona que quiera entrar a nuestro hogar.

Los mexicanos somos mundialmente famosos por muchas cosas, entre ellas nuestra capacidad para disfrutar las fiestas en compañía de otras personas; por ejemplo las bodas pueden durar desde 8, 12 y 15 horas hasta días completos en algunas partes de nuestro país. Incluso cuando un niño cumple 1 año de vida, se organiza una fiesta para celebrar dicho acontecimiento, casi sin importar si el festejado es lo suficientemente grande para disfrutar de dicha reunión.

[easy-tweet tweet=”Cuando eres invitado a una casa en México, ni se te ocurra pensar que estarás por un corto periodo de tiempo”], incluso puede tomarse como una falta de respeto el retirarse temprano. Lo mismo pasa si planeas viajar a nuestro país, por alguna u otra razón, la mayoría de los visitantes se enamoran de nuestra hermosa tierra; creemos que una de las razones de mayor peso para esto es la gente, disfrutamos atender a los visitantes y tratarlos a todos como si fueran invitados de honor, porque para nosotros SON invitados de honor.

Estamos orgullosos de nuestras raíces y nuestra cultura y evidentemente queremos darla a conocer a todos los que no tienen el placer de conocerlas….

Por todo lo anterior, te recomendamos prepararte si es que piensas visitar México en algún momento, toma nota:

1.

Si tienes una fecha de llegada, nos parece perfecto, pero en caso de tener fecha de partida lo mejor es ir contemplando postergarla tal vez una o varias veces. No te dejaremos ni querrás irte cuando lo tenías planeado.

2.

Cuando alguien te hace una invitación en México, debes tomarla en serio, muy enserio y además prepárate para recibir no 1 ni 2 de éstas, casi toda la gente querrá abrir las puertas de su casa, presentarte a su familia, invitarte a comer y la sobremesa dura muuuucho tiempo.

3.

Habiendo dicho lo anterior, prepara tu estómago para disfrutar de una de las cocinas mas deliciosas del mundo, y no solo probarla, la comida en México es una de las mejores maneras de reunir a la familia y amigos, así que habrá demasiada comida, trae un contenedor contigo pues insistirán hasta el cansancio para que te lleves algo a casa.

4.

Ya preparado el estómago, la garganta es igual de importante. Habrás escuchado ya que la cerveza mexicana es también de las mejores del mundo y del mezcal y tequila ni se diga, son otros 3 de nuestros orgullos mas preciados, no te dejaremos ir hasta que hayas probado todo, literal, todo.

5.

Ya entrados en las bebidas, de algún inexplicable momento el mariachi aparecerá, que bueno que la garganta estaba preparada pues será momento de cantar.

6.

Después de varias horas de diversión, esperamos que estés listo para comer de nuevo, nunca puedes irte de ahí con el estómago vacío.

Es por esto y muchas otras cosas más que las familias mexicanas son enormes, llegas con extraños pero terminas despidiéndote de hermanos que tendrás para toda la vida….Siempre todos tenemos un ¨primo¨ mexicano.

Estás advertido, para tu siguiente viaje a México, prepárate para una de las mejores experiencias de tu vida.

Esto te puede interesar ...

Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada

Una de las mejores mesas de la casa en un restaurante de la ciudad de Nueva York es (o era) también una habitación de hotel. ¿Cómo? En medio de reglas estrictas para cenas en interiores y un menor número de viajeros debido a la pandemia, Le Crocodile, un restaurante francés del Wythe Hotel en Williamsburg, ha optado por una solución innovadora y oportuna para los tiempos que corren.

Se trata de la posibilidad de acceder a una experiencia de restaurante totalmente privada dentro de una habitación de hotel vacía. Si bien la iniciativa tiene su sustento en propiciar espacios seguros y garantizar el menor contacto posible entre personas desconocidas, también ha servido como una estrategia para compensar las pérdidas comerciales debido a la ausencia de turistas internacionales en la Gran Manzana.

Así, por una cifra de cien dólares por persona, los comensales obtienen la habitación durante toda la noche para disfrutar de comida y bebidas francesas. Por lo pronto, según ha trascendido, las habitaciones privadas están completamente reservadas la mayoría de los fines de semana. No obstante, Le Crocodile todavía tiene su comedor interior principal y su jardín al aire libre con asientos limitados y mesas distanciadas físicamente según lo dictado por las pautas del estado neoyorquino.

Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada
Un hotel de Nueva York reemplaza las camas por mesas, convirtiendo las habitaciones en espacios para una experiencia gastronómica privada

El propietario del restaurante y chef de este hotel de Nueva York, Aidan O’Neal, dice que se le ocurrió la idea de reemplazar las camas por mesas de comedor, pero al principio nadie pensó que fuera una buena idea. Revisaron la idea nuevamente en el verano y ahora todas las habitaciones del segundo piso del hotel se han convertido en comedores.

Conoce Wythe Hotel: cómo es por dentro el hotel de Nueva York que convirtió sus habitaciones en comedores

El Wythe Hotel ocupa una antigua fábrica centenaria, tiene 70 habitaciones y está situado en el litoral de Brooklyn. Se ha conservado su carácter industrial y algunas habitaciones tienen paredes de ladrillo visto.

hotel de Nueva York

Todas las habitaciones cuentan con techos altos (casi 4 metros) de madera originales, ventanas y suelo de hormigón con calefacción. Algunas habitaciones ofrecen vistas al perfil urbano de Nueva York, y otras dan a los barrios de Brooklyn y Williamsburg.

hotel de Nueva York

El hotel tiene un restaurante en la planta baja, Le Crocodile, y un bar en la 6ª planta, el Lemon’s. El Lemon’s ofrece platos pequeños, y Le Crocodile sirve desayunos, almuerzos y cenas a base de platos americanos. Para las comidas, se utilizan ingredientes de origen local. Hay un comedor privado.

hotel de Nueva York

La parada de North Williamsburg del ferry de East River está a 644 metros del alojamiento, t el Music Hall de Williamsburg se encuentra a 483 metros del Wythe Hotel.

Si quieres conocer más curiosidades como esta, ¡síguenos en Instagram!

Otras publicaciones que pueden interesarte
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO