Recorrí el mundo trabajando a bordo de un crucero, esta fue mi experiencia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Apuesto que alguna vez escuchaste que el trabajo en cruceros es muy glamoroso. O todo lo contrario, que se trabaja mucho y los tripulantes nunca ven la luz. En este artículo te voy a aclarar algunas dudas sobre el trabajo a bordo basándome en mi experiencia en cuatro compañías distintas.

¿Perdón? ¿Cuatro? Sí. Cuando comencé esta aventura en altamar, no pensé que me iba a gustar tanto. Tampoco pensé en hacer carrera, más bien era la fórmula que encontré para viajar, ahorrar dinero, y luego seguir viajando en tierra con ese dinero. Después entré a la universidad y volví a los barcos solamente en verano, por cortos periodos de tiempo.

Principales requisitos

barco20

  • Saber inglés intermedio o fluido, dependiendo del cargo al que aspires.
  • Tener experiencia en el puesto al que postulas.
  • Tener una salud acorde a la vida a bordo.
  • Posibilidad de obtener una visa C1D.

Puedes informarte más sobre preguntas frecuentes sobre el trabajo en cruceros en mi blog.

Firmando el contrato

barco

Por lo general, los contratos a bordo de cruceros duran entre 4 y 8 meses. Yo me subía tres meses, pero como castigo debía pagar mi pasaje de regreso. Si completas el periodo que te corresponde, será la compañía la que se haga cargo de estos gastos. Varias veces debí renunciar porque tenía que volver a clases, pero al año siguiente postulaba a otra compañía y así solucionaba el problema. ¡Nunca me despidieron!

Las compañías no buscan personas que vayan por periodos cortos ni que trabajen en cruceros en sus vacaciones —como yo—. Ellos quieren que te quedes al menos un par de años y completes tus contratos.

No tienes días libres

barco18

Cuando hablamos del trabajo a bordo, todo depende de muchas circunstancias: del itinerario, de tu jefe, de la posición que tengas, de tu equipo. Por ejemplo, cuando trabajaba en las tiendas tenía bastante tiempo libre, incluso días completos para recorrer lugares como Barcelona o El Cairo. Las tiendas a bordo deben estar cerradas cuando el barco está en puerto, lo que me permitió conocer muchísimo. Y lo mejor es que volvía cada una o dos semanas para seguir conociendo las mismas ciudades.

Sin embargo, hay otras posiciones donde se trabaja más horas y tienen menos posibilidades de salir y conocer.

Vas a recorrer el mundo

halongbay4

Sí, literalmente. Te vas a subir a este monstruo de metal y vas a ir al Caribe, o a Europa, o a Asia, o a Sudamérica, o a Alaska, entre otros muchos destinos increíbles. Pero ten en cuenta que no siempre podrás bajarte a recorrer: a veces tendrás que trabajar, asistir a entrenamientos de emergencia o, simplemente, el país de destino no te permitirá bajar debido a tu nacionalidad. Una vez más, todo depende de múltiples factores.

Harás amigos de todo el mundo

halongbay6

La vida a bordo es muy intensa y el hecho de vivir y trabajar con personas de setenta nacionalidades distintas durante tanto tiempo hará que los aprecies como verdaderos hermanos. Sin duda, uno de los legados más lindos que me dejó la experiencia en barco. Hoy tengo amigos de lugares tan disímiles como Albania, Sudáfrica, Francia, Rusia, Brasil, entre otros.

Irás a las mejores fiestas de tu vida

Crucero Junio 019

Hay barcos más entretenidos que otros. Por ejemplo, hay algunos que no tienen uno, sino dos bares para tripulantes. Muchos saben que bajo el piso 4 es donde realmente ocurre la acción. Las fiestas pueden ser tan buenas, que los pasajeros intentan por entrar por todas las vías a pesar de tener prohibido el acceso. El alcohol es sumamente barato —a veces incluso es gratis— y las fiestas suelen continuar en las cabinas.

Vivirás en espacios confinados

Crucero Junio 037

Tendrás que vivir en un espacio muy pequeño, el cual compartirás con otra persona. En algunas compañías hay cabinas que se comparten entre cuatro, como en los hostales. Solamente algunas posiciones tienen el privilegio de tener cabina solos.

Pero, no todo lo que brilla es oro. Hay personas que no se acostumbran al movimiento del barco o no pueden con la presión de brindar un servicio de lujo a los pasajeros. Otros extrañan a sus familias y renuncian al mes de haberse subido.

El trabajo a bordo no es para todo el mundo, pero si quieres vivir una experiencia totalmente nueva y aprovechar de ahorrar dinero mientras recorres el mundo, quizás deberías probar. No es un mundo perfecto y todas las experiencias difieren unas de otras.

Personalmente tuve contratos maravillosos y otros no tanto, pero jamás cambiaría esos años en altamar. Gracias a eso pude viajar a Alaska, Escocia, el Caribe, Egipto, Italia, Noruega, México y muchos otros destinos espectaculares. ¿Lo mejor? Con el dinero ahorrado viajé a muchos países y pagué una carrera universitaria. Pero te voy a confesar algo: una vez que te subes a un barco, lo más probable es que te contagies con la enfermedad del tripulante, aquella que te hace recordar lo bueno, olvidar lo malo, y añorar esos días en que paseabas por la cubierta sintiendo el viento en tu rostro en medio del mar.

2 respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto te puede interesar ...

Nueva Zelanda probará por primera vez en el mundo la transmisión de energía inalámbrica de largo alcance

EMROD, una empresa emergente de Nueva Zelanda, ha desarrollado la primera transmisión de energía inalámbrica de largo alcance y alta potencia del mundo como alternativa a la tecnología de línea de cobre existente.

La tecnología Emrod funciona utilizando ondas electromagnéticas para transmitir energía de forma segura y eficiente de forma inalámbrica a grandes distancias. El prototipo recibió algunos fondos del gobierno y fue diseñado y construido en Auckland en cooperación con Callaghan Innovation.

Ha recibido una nominación al premio Royal Society, y la segunda empresa de distribución de electricidad más grande de Nueva Zelanda, Powerco, será la primera en probar la tecnología Emrod.

La compañía fue fundada por el empresario tecnológico en serie Greg Kushnir, quien estaba decidido a encontrar una tecnología que pudiera reducir los costos de distribución de energía, evitar cortes y respaldar la energía renovable.

“Tenemos una gran cantidad de energía eólica, solar e hidráulica limpia disponible en todo el mundo, pero existen desafíos costosos que conlleva la entrega de esa energía mediante métodos tradicionales, por ejemplo, parques eólicos marinos o el estrecho de Cook aquí en Nueva Zelanda que requieren cables submarino que son costosos de instalar y mantener ”, dijo el Sr. Kushnir.

“Quería encontrar una solución para mover toda esa energía limpia desde donde es abundante a donde se necesita de una manera rentable y ecológica.

“Los métodos de generación y almacenamiento de energía han progresado enormemente durante el último siglo, pero la transmisión de energía se ha mantenido prácticamente sin cambios desde que Edison, Siemens y Westinghouse introdujeron por primera vez redes eléctricas basadas en cables de cobre hace 150 años”.

Cuando el Sr. Kushnir investigó formas de transmitir energía de forma inalámbrica a grandes distancias, le sorprendió lo poco que se había hecho en el campo.

“Todo el mundo parece estar obsesionado con la idea de que la energía llega a los consumidores como electricidad a través de cables de cobre y sabía que tenía que haber una mejor manera”.

Kushnir se acercó al distinguido científico neozelandés Dr. Ray Simpkin de Callaghan Innovation, quien dirigió un estudio de viabilidad y trabajó en el prototipo. Callaghan Innovation respaldó a Emrod con una subvención de investigación y desarrollo y secundó a su científico principal para trabajar en el prototipo que cambia las reglas del juego.

Al reducir significativamente los costos de infraestructura, la tecnología de Emrod tiene la capacidad de apoyar a comunidades remotas como en África y las Islas del Pacífico al brindar acceso a energía barata y sostenible para alimentar escuelas, hospitales y economías.

“Las estadísticas son bastante convincentes. Estamos hablando de un aumento potencial del 50% en el consumo de energía sostenible, hasta un 85% de reducción en los cortes y hasta un 65% de reducción en los costos de infraestructura eléctrica debido a la solución Emrod ”, dijo Kushnir.

Emrod entregará el próximo prototipo a Powerco en octubre y pasará de dos a tres meses realizando pruebas de laboratorio y capacitando al personal de Powerco antes de pasar a una prueba de campo.

“El sistema que estamos construyendo actualmente para Powerco transmitirá solo unos pocos kilovatios, pero podemos usar exactamente la misma tecnología para transmitir 100 veces más potencia a distancias mucho más largas. Los sistemas inalámbricos que utilizan la tecnología Emrod pueden transmitir cualquier cantidad de corriente de potencia que transmitan las soluciones cableadas ”, dijo Kushnir.

La seguridad del prototipo también es una prioridad para Emrod, que está utilizando una banda de frecuencia industrial, científica y médica (ISM) no ionizante para transmitir energía.

La compañía se ha estado comunicando con el regulador Radio Spectrum Management (RSM) continuamente desde el principio y manteniendo los más altos estándares de seguridad.

“El proceso riguroso que estamos llevando a cabo tiene como objetivo demostrar que la tecnología es segura con niveles de potencia más altos a mayor escala. También ayuda a crear pautas de mantenimiento para empresas como Powerco que utilizarán nuestros dispositivos ”, dijo Kushnir.

“Hemos elegido esta frecuencia ampliamente utilizada y bien regulada porque existe una larga historia de uso seguro entre humanos y sus pautas de seguridad científicamente probadas, que son aceptadas internacionalmente.

Otras publicaciones que pueden interesarte

2 respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reproducir vídeo
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO