in

Renunciamos a nuestros trabajos para viajar por el mundo haciendo House Sitting

Mi nombre Antonela (30), Lic. en Ciencias Ambientales de profesión y de corazón, y mi novio en aquel entonces (actual marido) Matías(34), abogado. Ambos nacidos y criados en la ciudad de La Plata.

Desde que nos conocimos (hace 5 años atrás) siempre nos gustó viajar juntos, hemos recorrido Argentina de punta a punta, Uruguay, Colombia , Brasil, hasta que finalmente ,el año pasado, cruzamos el Atlántico para hacer un viaje por Europa de 70 días, que fue el detonante para la decisión que tomamos luego.

→ Encontrá los vuelos más baratos a Colombia!

Nuestro presente era, lo que el común denominador de las personas llamaría “ perfecto”. Vivíamos en un lindo departamento, auto, con buenas condiciones de empleo, Matías tenía su propio estudio de abogados y yo estaba empleada en Capital Federal en una consultora de Ingeniería Sanitaria muy conocida, en fin,  cada uno ejercía su profesión.

Teníamos estabilidad sentimental, económica , salud, amigos, familia, etc, etc… pero nosotros nos sentimos incompletos, inquietos y coartados.

Siempre tuvimos en nuestro interior esas ganas de viajar, de dar la vuelta al mundo! Tomarnos unas largas vacaciones, de varios meses e incluso años para recorrer playas, montañas u otros paisajes lejanos… pero a decir verdad romper con todo lo que teníamos nos asustaba y bastante.

El mandato social de toda mujer por estos tiempos también pesaba. Todo el mundo nos decía: “¡Tenés 30!, ¿Cuándo te vas a casar? ¿Cuándo vas a tener un hijo? Si tienen todo, no les falta nada!”.

Hasta que una noche escuchamos por la tele una publicidad de descuentos aéreos, y no lo dudamos. Domingo 12 de la noche, corrimos a buscar la notebook,  nos metimos en internet y compramos dos vuelos (sin pensarlo), realmente baratos, con rumbo a Madrid.

A partir de ese momento, pasamos a los hechos.

Nos casamos, un 9 de Febrero, con una fiesta improvisada, no por eso menos hermosa,  ya que se organizó en 20 días, regalo de último momento de la familia. Celebramos, comimos, bailamos y reímos, rodeados de nuestra gente querida, de los más íntimos. Fue la despedida más linda que pudiésemos haber tenido.

Luego tuvimos que poner pausa a la vida profesional (momento dificilísimo, despedirse de los compas de laburo), renunciamos a nuestros trabajos, a la rutina, a esa de todos los días.

Comenzamos a practicar el desapego (palabra que cada día que pasa tiene más significado). Decidimos regalar ropa ( siempre hay gente que necesita de verdad, muchísimo más que uno), vender muebles, dar de baja impuestos, apostillar documentos, títulos e irnos.

¿A qué? A vivir señores! A aprender cómo se vive en otros rincones del planisferio, a comer comida de otras latitudes, a conocer gente que no conocemos, a hablar idiomas que no hablamos, a bailar música que jamás escuchamos, a dejar que la vida nos sorprenda, a leer el libro entero y no sólo la primera página.

Particularmente nosotros viajamos haciendo house sitter: cuidando casas y mascotas  gratis a cambio del alojamiento. No es un método muy conocido en Latinoamérica pero aquí en Europa sí que lo es, si te gustan los animales y el slow trip es IDEAL. Cuando los dueños se toman vacaciones, vos cuidas a sus mascotas y mientras tanto viajas, visitas, conoces.

Ahora estamos en Inglaterra (la hemos recorrido casi toda) y de aquí nos vamos a Dinamarca, ya con otro house sitter arreglado.

Luego el plan es visitar Copenhague, Oslo, Estocolmo, Helsinki, San Petersburgo y llegar a Moscú. Allí tomar el tren transiberiano y llegar a la muralla china para año nuevo. La idea es recorrer todo Asia, luego Oceanía, África… pero el viaje muta día a día, al ritmo al que mutamos nosotros.

→ Encontrá los vuelos más baratos a Oslo!

Ahora estamos viendo de hacer Couchsurfing o Workaway, ya que alquilar Airbnb (por más de dos días) se torna caro para este tipo de viajes.

En conclusión , no sé qué nos lleva a querer viajar, las respuestas pueden ser infinitas, pero el querer sentirnos libres nos seduce a todos. El llamado llega, tarde o temprano, inevitablemente. Estoy convencida de eso. Somos almas inquietas, buscando respuestas, tramas de vida, somos un laboratorio de experiencias que compartimos todo en nuestro Instagram.

Ojalá te animes a enlazar tus propias rutas . Ojalá algún día, dejes de vivir soñando y vivas viviendo.

Nuestra experiencia haciendo House Sitting

El house sitter siempre nos atrapó, aunque obviamente se tienen muchas responsabilidades y en ausencia del dueño de casa, por eso no se parece a ningún otro sistema de viaje. Ante todo hay que ser MUY prudente y responsable.

A uno lo eligen según el perfil de la plataforma web, se arregla por ahí el día y hora de llegada (en general un día antes de la partida de los dueños) ellos nos van a buscar a la terminal y durante ese día nos muestran el barrio, las actividades de los animales, el funcionamiento de la casa completoo (gas, agua, impuestos, basura, correspondencia, cuidados del jardín, seguridad, etc.) y en algunos casos se firma un contrato que está disponible en la web, el cual deja sentado por escrito que nosotros estaremos a cargo de la casa entre tal y cual fecha (para tranquilidad de todos).

Nosotros nos mantenemos en contacto por mail con los dueños de casa durante toda su ausencia, haciéndole saber cómo va todo, y siempre nos gusta dejar algún recuerdo nuestro en la casa ya sea unas flores de bienvenida para los dueños, o algunos juguetes nuevos para las mascotas.

El housesitter es una herramienta para viajar, abaratar los costos y para frenar un poco, ya que por lo general lo elegimos en pueblos alejados de las grandes ciudades, y después mechamos unos días de mucho turismo en las grandes ciudades.

Otra característica del housesitter es que no hay mucha gente joven haciéndolo, la mayoría de los sitters son jubilados, ya que al no haber intercambio de dinero, no muchas gente joven puede hacerlo. Es necesario que uno tenga sus propios ingresos (como nosotros) para poder hacerlo, ya que todos los gastos corren por cuenta de uno, pasajes, comida de la estadía, todo.

Nosotros particularmente nos solventamos con trabajo online, ya que tenemos una consultora ambiental y asesoramos empresas en materia de derecho ambiental y temas de sostenibilidad y medio ambiente.

Actualmente estamos en Inglaterra (cuidando perros y gatos) y seguimos para Dinamarca, allí nos esperan caballos de exposición y perros. Obviamente el cuidado de los animales tiene mucho que ver con los conocimientos y habilidades de uno (en mi caso estudié zoología en la universidad). Se ofrecen animales de granja y también exóticos para cuidar ( como ser ranas, lagartijas, tortugas, tarántulas, acuarios, etc). Muchas veces los animales necesitan cuidado intensivo, o medicación más de una vez al día, o inyectable, es por eso que insisto hay que ser responsable y saber lo que se está haciendo, ya que sus dueños depositan en nosotros la vida de un integrante importante de su familia.

→ Encontrá los vuelos más baratos a Reino Unido!

En Bournemouth estaba Dexter un Poodle de 5 años que podía quedarse horas tirando de un muñeco que Matías sostenía mientras estudiaba o trabajaba. Disfrutaba la caminatas en la playa, en cambio su hermano Henry solo disfrutaba cuando volvíamos a la casa a comer y dormir.

En Tetbury estaba Goblin, una labradora de 3 años, totalmente inagotable quien podía hacer caminatas de horas, por una antigua vía de tren hasta y volver y querer seguir jugando por horas. En estas caminatas había que prestar especial atención con que no se acerque demasiado a otros perros (no eran de su agrado al igual que los niños) y a la caca de vaca ya que era feliz de revolcarse en ella como si se tratase de un cerdo.

Escrito por Antonela Brianese

Qué piensas?

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

Renunciaron a sus trabajos y pasaron 6 meses viajando a destinos poco conocidos utilizando Instagram como su guía

¿Por qué no podes dejar de visitar Soweto si vas a Sudáfrica?