Sobreviviente del campo de concentración comparte la impactante historia de cómo los prisioneros se comían unos a otros

Risa Silbert
Redactora Social
5/5 - (1 voto)

Una superviviente de un campo de concentración ha explicado cómo obligaban a los prisioneros hambrientos a comerse unos a otros.

Risa Silbert, de 93 años, una sobreviviente del holocausto que conmocionó a un tribunal alemán, dijo que los prisioneros recurrían al canibalismo todos los días.

El testimonio de Silbert se produjo ayer, 30 de agosto, como parte del juicio en curso contra Irmgard Furchner, de 97 años, acusada de ayudar en la muerte de 11.000 víctimas durante su tiempo de trabajo en el campo de concentración de Stutthof.

Al explicar las horrendas condiciones que se vio obligada a soportar, Silbert dijo: «Stutthof fue un infierno».

«Tuvimos canibalismo en el campamento. La gente tenía hambre y cortaron los cadáveres y querían sacar el hígado».

Silbert nació en 1929 en una familia judía en Klaipeda, Lituania.

Durante su testimonio, explicó que su padre y su hermano fueron asesinados por colaboradores alemanes y que ella, su madre y su hermana fueron llevadas a Stutthof en agosto de 1944.

La valiente superviviente explicó que los prisioneros eran obligados a presentarse ante los guardias a las 4 o 5 de la mañana y cualquiera que no pudiera quedarse quieto sería azotado.

Silbert agregó que: «Ninguno de nosotros recibió nombre. Simplemente nos llamaron ‘bastardos'».

Risa Silbert

En un momento, Silbert, entonces de 15 años, se escondió de los guardias de las SS bajo una pila de cadáveres.

A los prisioneros rusos se les ordenó limpiar los cuerpos, pero la dejaron a ella y a su hermana allí, evadiendo a los guardias.

Silbert también explicó que su madre murió en abril de 1945, de tifus, mientras Alemania se retiraba y los prisioneros se veían obligados a marchar a Danzig antes de ser llevados a través del Mar Báltico a Holstein.

Afortunadamente, Silbert fue liberada en mayo por los soldados británicos, pero según los informes, todavía tiene las cicatrices de las palizas en el campamento.

El testimonio se produjo como parte del juicio en curso contra Furchner, quien trabajó en el campamento desde junio de 1943 hasta abril de 1945.

Furchner afirmó que no sabía sobre los asesinatos en masa que se estaban produciendo, a pesar de ser secretaria del comandante del campo.

En una carta, dijo que no estaba en condiciones de ser juzgada: “Debido a mi edad y limitaciones físicas, no asistiré a las fechas del juicio y le pediré al abogado defensor que me represente».

«Me gustaría ahorrarme estas vergüenzas y no convertirme en la burla de la humanidad».

Intentó huir, dejando su casa de retiro en Quickborn, Hamburgo, pero luego fue arrestada por la policía.

5/5 - (1 voto)

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.