Tsunami y terremoto en Indonesia: los rescatistas continúan trabajando, mientras el número de muertos asciende a 840

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Se cavaron fosas comunes el lunes cuando las autoridades indonesias se apresuraron a enterrar a cientos de personas muertas por un terremoto y un tsunami que rompieron calles, derrumbaron edificios y arrasaron casas en la isla de Sulawesi.

Tres días después del desastre, las calles de Palu, la capital de la provincia, aún estaban cubiertas de escombros y cuerpos arrojados por un terremoto de magnitud 7,5 que provocó olas de tsunami de hasta tres metros de altura.

Las autoridades elevaron el número de víctimas a 844 muertos, y advirtieron que es probable que se encuentren más cadáveres cuando se trasladen los equipos pesados ​​para despejar los escombros.

Las condiciones en el área devastada son sombrías, con el suministro de alimentos y agua baja y pocos edificios lo suficientemente sólidos como para ofrecer seguridad ante cualquier réplica.

Mientras esperaban la ayuda el domingo, los sobrevivientes tomaron el asunto en sus propias manos, entrando a las tiendas y retirando los carros llenos de comida y agua. Mientras otros corrieron al aeropuerto con la esperanza de tomar uno de los pocos vuelos fuera del área.

En total, se estima que 2.4 millones de personas se vieron afectadas por el desastre, dijo el portavoz de la Agencia Indonesia para el Manejo de Desastres, Sutopo Purwo Nugroho. Unas 600 personas fueron hospitalizadas y más de 48.000 han sido desplazadas.

En el caos posterior al terremoto, más de 1.000 reclusos de cinco prisiones huyeron, según CNN Indonesia. Las autoridades les han instado a regresar dentro de una semana.

El comienzo del horror

Los terremotos fueron solo el comienzo del horror para los residentes de Palu y las áreas circundantes. El temblor más grande provocó un tsunami que envió olas de “unos tres metros de altura” a las playas de Palu y Donggala.

Casas, negocios y vehículos a lo largo de la costa fueron arrastrados por las olas violentas. Las carreteras y los puentes fueron destruidos.

En toda la región, los primeros en responder continúan cavando entre los escombros, a veces a mano, con la esperanza de encontrar sobrevivientes que quedaron atrapados por el terremoto masivo o el destructivo tsunami que siguió.

Ayudemos a Indonesia

Los funcionarios de desastres dicen que la imposibilidad de acceder a las zonas más afectadas ha obstaculizado sus esfuerzos, ya que no pudieron entregar rápidamente la ayuda y la maquinaria pesada utilizada para rescatar a los sobrevivientes. El aeropuerto Mutiara Sis Al Jufri en Palu estuvo cerrado durante 24 horas después del tsunami, pero desde entonces se ha reabierto a vuelos limitados.

La ayuda se ha infiltrado en la ciudad de Palu, pero los primeros en responder han llegado recientemente a la regencia de Donggala, hogar de más de 300.000 personas. Fueron los más cercanos al epicentro del mayor terremoto de magnitud 7,5 que azotó el viernes, antes de que el tsunami llegara a la larga y estrecha bahía, pasando la ciudad de Donggala y hacia Palu.

“La Cruz Roja Indonesia está corriendo para ayudar a los sobrevivientes, pero no sabemos qué van a encontrar allí. No creo que ya hayamos visto lo peor”, dijo Jan Gelfand, quien encabeza la delegación de la Cruz Roja Internacional en Indonesia.

Se dará prioridad a evacuar a los sobrevivientes y permitir que los cooperantes traigan alimentos y agua potable, dijo el presidente de Indonesia, Joko Widodo, quien visitó el lugar del desastre el domingo.

Widodo ha autorizado al país a solicitar ayuda internacional.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones que pueden interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE ESTO