Turistas británicos en Mallorca ignoran el uso obligatorio de mascarillas y la fiesta sigue como siempre ha sido

turistas britanicos en mallorca
Redactor
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram

Mucho se ha hablado respecto a cómo sería el turismo post pandemia. De hecho, en charlas de expertos vinculados a la actividad turística se auspiciaba una oportunidad de re pensar la actividad, en la cual el turista sería más consciente y responsable de sus actos, elecciones, comportamiento. Pues pareciera ser que en los primeros indicios del regreso del turismo internacional, al menos en Mallorca, España, esto no estaría sucediendo.

Un video subido a twitter muestra una escena en donde la nueva normalidad y el respeto por las normas locales es ajena a este grupo de turistas británicos.

Desde hace años jóvenes británicos y alemanes llegan a Mallorca en busca de diversión, noche, alcohol, drogas y fiesta. Magaluf es una de las zonas principales de bares y discotecas, y donde suelen encontrarse la mayoría de estos visitantes, que tal como muestra el video subido por Guillermo Esteban, reportero del periódico local Ultima Hora, parecieran indiferentes a la obligación del uso de mascarilla y distancia social.

El uso de máscaras y el distanciamiento social son obligatorios incluso al aire libre, excepto en las playas, en las Islas Baleares, según The Guardian. España también anunció el viernes que desplegaría 40,000 agentes de policía en sus destinos más populares, incluyendo Baleares, para garantizar que se cumplan las reglas, informó The Local.

Pero nadie en el video parece estar al tanto o interesarse por las medidas. Y esto ha indignado a los locales, según Ultima Hora.

Playa de Palma y Punta Ballena, los dos enclaves favoritos de los turistas alemanes y británicos para sus legendarias borracheras han registrado esta noche, por primera vez en este atípico verano, incidentes y aglomeraciones peligrosas de personas, que no llevaban mascarilla ni mantenían la distancia de seguridad por el coronavirus.

Los vecinos se han mostrado indignados por tal imprudencia y las fuerzas de seguridad han actuado en algunos momentos para dispersar a los jóvenes, la mayoría de ellos en un estado etílico alarmante. En la calle de la cerveza, en la bahía palmesana, han sido cientos los alemanes que se han juntado en la vía pública, entre abrazos, cánticos y bailes.

Prácticamente nadie llevaba la mascarilla y muchos compartían bebida. En Magaluf la afluencia ha sido más contenida, pero se han vivido los primeros incidentes con ingleses que saltaban sobre coches aparcados y grupos descamisados que pululaba por Punta Ballena, entonando canciones que se oían a un kilómetro de distancia.

La Policía Nacional y la Guardia Civil han reconocido la preocupación que les provocas estas aglomeraciones irresponsables, que pueden convertirse en focos de contagio para el virus, y también por los problemas de seguridad pública que conllevan.

El gobierno de Baleares tuiteó el domingo un video de un bar concurrido, que muestra a muchos clientes sin máscaras, y agregó el comentario:

«La falta de responsabilidad de algunos no pondrá en peligro el esfuerzo de la mayoría».

Se impartirán numerosas sanciones a los turistas que no sigan las reglas, agregó el tuit.

Las islas son abrumadoramente populares entre los turistas británicos y alemanes, que durante mucho tiempo han visto las Baleares como un lugar para divertirse.

España es uno de los países más afectados en Europa por la pandemia de coronavirus, habiendo reportado casi 256,000 casos, pero también su economía depende muy fuertemente de la industria turística, y reabrió sus fronteras a países europeos y del área Schengen el 21 de junio.

Para lugares como Formentera, la más pequeña de las Islas Baleares, la industria turística consideró la reapertura con anticipación y precaución, según El País.

«El turismo es nuestro único motor económico», dijo Alejandra Ferrer, directora del gobierno local de Formentera, al periódico.

Una encuesta de YouGov publicada a principios de julio encontró que el 61% de los españoles dijo que no quería que los arribados del Reino Unido ingresaran a su país sin cuarentena.

El ministro de salud alemán, Jens Spahn, condenó las escenas en Mallorca. «Tenemos que tratar de prevenir infecciones, particularmente ahora en la temporada de vacaciones», dijo, según The Guardian.

«No tenemos que ver automáticamente una segunda ola en otoño e invierno», dijo. «Juntos como sociedad podemos evitar eso, como lo hicimos antes».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También
Te puede interesar