Un secreto bien guardado de las tierras cariocas: Praia do Aventureiro

5 min


A lo largo de toda la red suelen haber cientos de artículos como “las mejores 10 playas de Brasil”, “las playas más lindas de Isla Grande” o “playas paradisíacas del estado de Río de Janeiro”, y así muchos más. Este artículo viene a recomendarte un secreto bien guardado de las tierras cariocas y que la intención no es develárselo al mundo, pero si lograr compartirlo con más viajeros.

A unas horas de Río de Janeiro se encuentra Angra do Reis, un destino turístico que no es famoso por sus playas pero sí por su puerto, ya que desde allí salen barcos que van hacia Ilha Grande. La isla, conocida por los amantes de las playas de arena blanca y agua transparente, ofrece una gran extensión de costa y con ella muchas opciones para ir a relajarse. Lo más común es ir a Vila do Abraão, el poblado más grande y más civilizado de la isla, que si bien no cuenta con las playas más lindas si cuenta con hoteles, hostels, restaurants, vida nocturna, agencias de turismo que ofrecen excursiones y desde la villa se pueden realizar una gran cantidad de “trilhas” (estas son caminos de tierra por medio del morro que conducen a playas o atractivos de la isla). Ir desde Angra a Abraão es sencillo: todos los días cada media hora sale un bote desde el puerto (a un valor de 50 R) o se puede tomar el ferry municipal que sale dos veces por día (una por la mañana y otra por la tarde) y cuesta 15 R. Pero aquí es donde les proponemos cambiar el recorrido…

Hay una playa en Ilha Grande llamada Praia do Aventureiro y como su nombre lo indica es para aventureros. En esta playa no hay calles, no hay restaurants, no hay hoteles ni hostels y tampoco electricidad corriente. Para poder quedarse en Praia do Aventureiro se necesita llevar una carpa ya que solo hay campings (hay algunos que cuentan con habitaciones y camas, pero no hay manera de reservar online por lo que llegar sin carpa puede ser muy arriesgado). Lo que Praia do Aventureiro ofrece es una extensa playa de arena suave y agua transparente a una temperatura justa, todo rodeado por un morro que se alza después de los campings. Pero lo mejor que ofrece este lugar es su tranquilidad, su paz, el hecho de conectar con la naturaleza al cien por cien. Aquí no hay agentes de turismo ofreciendo excursiones por la calle, no hay ruidos molestos de autos, no hay tránsito ni nada que uno encuentre en ciudades playeras como Río de Janeiro. Pero por las condiciones del lugar, nos damos cuenta que no está hecho para el gusto de todos los viajeros.

Como su nombre lo indica, llegar a esta playa es toda una aventura. Primero hay que llegar temprano a Angra do Reis ya que hay que realizar varias cosas para poder ir (una recomendación puede ser dormir allí una noche para luego salir bien temprano la mañana siguiente). Antes de ir al puerto, deberán ir hacia la oficina de turismo de Angra ubicada en la calle Ayrton Senna 580 (si no recuerdan la dirección pueden preguntar y les van a indicar como llegar) y una vez allí van a sacar un permiso para poder dormir en la playa ya que el acceso a la misma está controlado para la preservación de la naturaleza y solo duermen allí 560 personas por noche. ¡Sacar este permiso es gratis pero como solo hay un cierto cupo por día, intenten llegar temprano!

Pero hay otro motivo por el cual tienen que llegar temprano y es porque no hay salidas regulares de botes a Aventureiro. Es decir, hay algunos botes que realizan este trayecto por 50 R el viaje, pero solo realizan la salida si el bote está completo y les rinde el viaje (no van a perder plata por hacer un viaje con dos personas a bordo, es lógico). En mi experiencia personal, con mis amigos llegamos a Angra al mediodía, logramos conseguir el permiso y fuimos directo al puerto a preguntar a la gente si sabían de algún barco que nos llevara a Aventureiro. Logramos conseguir un bote pero que salía a las cinco de la tarde por lo que estuvimos casi toda la tarde en Angra haciendo tiempo (quizás esto lo hubiéramos evitado de haber llegado al puerto a la mañana con el permiso ya sacado). La salida se terminó demorando y salimos casi a las ocho de la noche, haciendo las dos horas de navegación en altamar y de noche, una experiencia inolvidable. Después de todas las vueltas y corridas que habíamos hecho estábamos en el bote yendo a la isla, viendo las estrellas desde el mar y pasando cerca de barcos de carga de ciento cincuenta metros de largo. Un recuerdo que nos quedó grabado: ¡llegando a la playa, el ayudante del capitán salió a la cubierta y lanzó unas cañitas voladoras para avisar que estábamos llegando, a lo que desde la isla le respondieron de la misma manera! Un comentario sobre el permiso: durante nuestra llegada y salida de la playa, nunca nos pidieron el permiso (que es una pulsera que te colocas apenas te la entregan) y mientras estuvimos allí vimos a muy poca gente con la pulsera puesta. Mi recomendación es que, si pueden y tienen el tiempo, vayan a la oficina de turismo y saquen el permiso, no cuesta nada y se quedan tranquilos. Pero también sepan que se puede llegar a la playa sin la pulsera ya que nadie controla la entrada y salida de gente. Por otra parte, si quieren ir desde Vila do Abraão hacia Praia do Aventureiro (o al revés) les va a convenir volver hacia Angra y partir desde allí, ya que el único viaje que va desde Abraão hacia Aventureiro o viceversa, es la excursión que da la vuelta entera a la isla y va haciendo paradas en sus distintas playas, y cuesta más de 100 R.

Algunas recomendaciones más sobre este lugar

No hay supermercados, farmacias, restaurantes, por lo que todo lo que quieran consumir allí deberán llevarlo con ustedes. Algunos campings cuentan con un bar y ofrecen algunas comidas, pero hasta cierta hora del día y a un precio muy elevado, por lo que hay que tener cuidado con esto. Los precios de los campings son muy económicos (25 R la noche promedio) pero se condicen con las instalaciones ofrecidas, cuentan con baños y cocina, pero no mucho más. Hago hincapié en que no hay farmacias, recomiendo llevar un botiquín con algunos elementos de cuidado básicos (curitas, desinfectante, gazas) ya que no solo no tendrán donde comprar, sino que no hay hospitales ni guardias médicas.

¿Que hay para hacer allí?

Descansar, nada más ni nada menos. Los campings dan de frente al mar por lo que uno se levanta con una vista de ensueño, desayuna algo y sale a caminar, o se mete al mar. Quizás suene aburrido pero cualquier persona que haya ido puede decir que no lo es en lo absoluto, cada día pasado en esa playa es un día sumamente ganado. En mi estadía vi grupos de amigos, vi parejas, vi parejas con niños, vi gente que viajaba sola, gente que vive en Aventureiro, hay de todo y la tranquilidad que se respira allí hace que todos los tratos con personas sean de lo más cálido, todos son amables y te responden con una sonrisa. Aunque queda a consideración de cada viajero cuantos días quiera pasar allí, yo recomiendo al menos cuatro. Y, por último, dos recomendaciones: realizar las trilhas de los Mirantes Sundara y de Espía (si se posee la habilidad de levantarse temprano, ir al Mirante do Espía a ver el amanecer).


¿Te gusta? Compártelo con tus amig@s!

Guido Garcia Sztudent
Argentino, estudiante de Comunicación Social, futuro escritor y fotógrafo, y quizás algún día un reconocido periodista. Sueño con recorrer cada rincón del planeta, y por qué no hacerlo?

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comentarios

Seleccionar formato
Cuestionario Trivia
Serie de preguntas con respuestas correctas e incorrectas que intentan verificar el conocimiento
Historia
Texto formateado con objetos insertados y visuales
Lista
Los clásicos listados de Internet
Video
Youtube, Vimeo o Vines